Balonmano

El Recoletas apela a la sorpresa para puntuar en Logroño

Rubén trata de penetrar entre Garabaya y Garciandia, en la campaña pasada. /Rodrigo Jiménez
Rubén trata de penetrar entre Garabaya y Garciandia, en la campaña pasada. / Rodrigo Jiménez

Pisonero reconoce la superioridad de la plantilla riojana y pide a su equipo competitividad hasta el final del partido

MIGUEL A. PINDADOValladolid

Desplazamiento muy complicado el que afronta este sábado el Recoletas Atlético con la visita a la cancha del BM Logroño (20:00, Palacio de los Deportes de La Rioja). El conjunto riojano, segundo en la tabla y sin conocer aún la derrota, cuenta con una plantilla especialmente versátil que le permit ofrecer muchas variables para contrarrestar cualquier amenaza rival. Dirigidos esta temporada por el debutante Miguel Ángel Velasco, otro de los técnicos criados en Huerta del Rey, con la colaboración de otro 'expucelano' como Rubén Garabaya en funciones de segundo, el equipo riojano es una continuidad de los esquemas de Jota González con un estilo nacido a las orillas del Pisuerga y exportado a través de esa pléyade de técnicos surgidos en la escuela vallisoletana. Si a las propias virtudes del estilo se unen la calidad de la plantilla el resultado no puede ser otro que un equipo muy bien trabajado y con una enorme eficacia en todas sus acciones, tanto en defensa como en ataque. En ataque cuenta con dos lanzadores extraordinarios, como son el francés Scott Junior y con un Imanol Garciandia que obligan a abrirse a las defensas, dejando terreno libre para que el central Kukic se juegue el uno contra uno, el lanzamiento o bien el juego con el pivote Kusan. Además, la segunda unidad con Sánchez Migallón, Del Arco o Balenciaga cambia por completo el juego, con más capacidad de penetración entre líneas para desbordar a las defensas.

Con estas premisas, David Pisonero confía en que su equipo «pueda competir en la cancha riojana y para ello necesitamos estar muy concentrados, especialmente en el balance. Es una cancha muy difícil, con un equipo muy compensando y con gente de mucha calidad y en un gran momento, como puede ser Garciandía, pero creo que nosotros también tenemos nuestras opciones y podemos dar la sorpresa». El técnico vallisoletano afirmó que «el descanso nos ha venido muy bien porque es cierto que el equipo salió un poco tocado de la derrota ante Guadalajara. Fue un partido en el que no aprovechamos nuestras opciones, creamos pero no finalizamos bien. Se hizo un buen trabajo, pero no tuvo premio y eso siempre afecta. Hemos visto los videos y hemos analizado aciertos y errores. Creo que el equipo está en buenas condiciones para competir».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos