Balonmano

El Recoletas aguanta 30 minutos el vendaval azulgrana

Rubén Río se dispone a anotar su primer tanto ante Moller. /Rodrigo Jiménez
Rubén Río se dispone a anotar su primer tanto ante Moller. / Rodrigo Jiménez

Tras una gran primera mitad de los de Óscar Ollero, el Barcelona arrolló tras el descanso

Miguel Ángel Pindado
MIGUEL ÁNGEL PINDADOValladolid

Era una misión imposible y la lógica se impuso en Huerta delRey en un partido repleto de emociones desde sus prolegómenos con el homenaje a Fernando Hernández, el eterno 10 zurdo, después de 27 temporadas como profesional, o el regreso del pivote Abel Serdio, criado en Huerta del Rey, pero con la camiseta azulgrana.

27 Recoletas Atlético

(15+12): César Pérez (14 paradas), Nico, Turrado (1), Dani (3), Roberto (1), Manu, Víctor (1) –siete inicial– Calle (p.s.), Diego (4), Adrián (5,4 de penalti), Rubén Río (4), Patrianova (3), Álvaro (4,1 de penalti), Miguel Martínez (1), Claudio Ramos.

39 FC Barcelona

(18+21): Moller (12 paradas y 1 gol), Entrerríos (4), NGuessan (3), Aleix Gómez (8,5 de penalti), Dolenec (2), Álex Pascual (3), Fabregas (2) –siete inicial– Pérez de Vargas (p.s.), Sorhaindo, Andersson (2), Ariño (2), Serdio (3), Diocou (2), Petrus, Mem (3) y Cindric (4).

Parciales cada cinco minutos:
3-2, 5-4, 5-7, 9-11, 12-15, 15-18; 17-23, 20-26, 21-28, 21-32, 22-36, 27-39.
Árbitros:
José Manuel Iniesta y Alberto García. Excluyeron a Dani Pérez (min. 21), Turrado (min. 23), Álvaro (min. 31), Manu (min.35), del Recoletas, y a Fabregas (min.37) y Sorhaindo (min.48).
Incidencias:
Encuentro adelantado de la cuarta jornada, disputado en Huerta del Rey ante unos 1.850 espectadores. En los prolegómenos se rindió homenaje a Fernando Hernández, el mítico 10 zurdo vallisoletano, retirado después de 27 temporadas como profesional.

El Recoletas Atlético estaba destinado a ser una víctima más del imperio azulgrana en la Liga Asobal y el marcador no dejó ninguna duda del poderío absoluto y el juego exquisito de un equipo repleto de estrellas que mantiene un nivel a años luz de sus rivales en la liga española. Si el pasado fin de semana los azulgrana pasaron por encima del Celje esloveno (45-21) en la Liga de Campeones,estaba claro que el equipo de Xavi Pasqual llegaba a Valladolid completamente enchufado y dispuesto a no dejarse sorprender. Pero tuvo que ganárselo a pulso. Porque el Recoletas Atlético, sin absolutamente nada que perder, saltó a su pista y ante su público dispuesto a vender cara la más que presumible derrota. Los de Óscar Ollero completaron una gran primera mitad, con acierto en defensa, con un César excepcional y con un ataque fluido ante una zaga azulgrana que no acababa de tomarle el pulso a los gladiadores azules. Y eso sin contar con el concurso del gigante pivote Robin Dourte, con un fuerte golpe en la cadera que recibió en el partido del viernes en León.

Durante los primeros 30 minutos, el Recoletas plantó cara al equipo de Xavi Pasqual e incluso llegó a estar por delante en el marcador (5-3) a los diez minutos obligando al técnico azulgrana a solicitar un tiempo muerto y recomponer su zaga. La igualdad fue la tónica en esta primera mitad, pero los partidos duran sesenta minutos. Y tras el descanso, los azulgrana aprovecharon las dos exclusiones rigurosas del Recoletas para romper el partido y pasar el rodillo por Huerta delRey.

El choque comenzó con un Recoletas muy bien colocado en defensa y sobre todo con un César inspirado bajo los palos. Los de Óscar Ollero movían el balón con fluidez ante la zaga azulgrana, con constantes cambios de dirección y con una gran variedad a la hora de buscar la finalización. El Barcelona no encontraba su sitio y antes de que el partido se complicase, Xavi Pasqual detuvo el partido poco antes de los diez minutos para centrar su defensa. Los del Recoletas se vieron frenados en su ataque y el Barcelona recobró el mando en electrónico merced a sus contragolpes fulminantes. Tienen tan estudiando y ensayado el contragolpe que mientras los del Recoletas amasaban la jugada, buscaban huecos y sus ataques rozaban el pasivo, los azulgrana apenas tardaban cinco segundos en contragolpear para marcar.

En vista de que el Barcelona le había tomado la medida al ataque local, el técnico vallisoletano optó por jugar sus ataques con siete hombres, algo ciertamente inusual en el conjunto local, pero que se había ensayado especialmente para este rival. Y funcionó. Durante los primeros ataques, el Recoletas volvió a estrechar el marcador, pero el Barcelona no perdona los errores y aprovecha a la perfección cualquier situación. Así, dos exclusiones casi seguidas de Dani Pérez y Turrado, cuando el marcador estaba en un 10-11, permitió al Barcelona tomar una leve ventaja (12-15). El Recoletas no se vino abajo, pero las pérdidas de balón se transformaron en goles directos desde la defensa o incluso el portero azulgrana. A los del Recoletas les costaba un mundo traspasar la defensa 6-0 de los catalanes, pero estos anotaban en unos segundos sin apenas esfuerzo.

Con todo, el Barcelona no conseguía abrir brecha y al descanso el marcador de 15-18 reflejaba lo ocurrido sobre la cancha.

Pero todo iba a cambiar en la segunda mitad. Los azulgrana cuentan con una plantilla espectacular donde el que se queda en el banquillo es tan bueno o mejor que el que está sobre la cancha, lo que permite mantner un ritmo imposible de seguir para sus rivales. Nuevamente dos exclusiones rigurosas del Recoletas en los primeros cinco minutos de la reanudación hicieron mucho daño a los de Óscar Ollero y el Barcelona comenzó a despegar. El ataque de siete contra seis ya no encontraba huecos ante una zaga azulgrana que se tomó el partido como un ensayo de defensa en inferioridad para futuros compromisos. Cortando las líneas de pases a los pivotes y evitando sus bloqueos, propició numerosos contragolpes directos que fueron abriendo una brecha insalvable. El Recoletas no bajó los brazos y su afición disfrutó con el partido, pero tuvo que rendirse a la evidencia. Ahora, a pensar en el Benidorm.

«Hemos hecho una buena primera mitad y nos hemos vaciado», afirmó Ollero

:: Miguel A. Pindado

Había que reconocer la superioridad azulgrana y Óscar Ollero se mostró resignado por el resultado, pero satisfecho del trabajo de su equipo ante un rival a años luz del nivel habitual en la Liga Asobal. El técnico vallisoletano dividió el partido en dos mitades. «En la primera parte hemos hecho un buen trabajo, hemos plantado cara, con un marcador igualado y ellos no han podido marcharse en el electrónico. Ahora bien, en cuanto hemos tenido pérdidas de balón, el Barcelona nos machacó. En la segunda mitad ha sido imposible».

A pesar de todo, el técnico alabó el trabajo de sus hombres. «Nos hemos vaciado y en este sentido estoy satisfecho con mis jugadores porque hemos competido muy bien durante 30 minutos. No es fácil jugar ante una plantilla plagada de estrellas».

Sobre la utilización del ataque en superioridad de 7 contra 6, el técnico vallisoletano reconoció que «es algo que hemos trabajado para este encuentro y que puede servirnos para otros partidos y quizás les hemos sorprendido durante muchos minutos. Les hemos planteado una defensa 5-1 que también les ha generado problemas y pensábamos que nos iban a atacar también en 7 contra 6, como en otros partidos anteriores, pero no lo hicieron».

Óscar Ollero reconoció que tras el descanso, «la defensa azulgrana se ha cerrado sobre el centro y los pivotes y nos ha dificultado las líneas de pases. Nos han robado muchos balones, han conseguido goles fáciles y han roto el partido».

La ausencia de Robin Dourte, el pivote francés de 206 centímetros se debió segund el técnico a que había sufrido un fuerte golpe en la cadera en el partido del pasado viernes en León. «El doctor comentó que sería un riesgo que jugase porque podría sufrir una recaida y estar en el dique seco tres o cuatro semanas. Ahora tenemos diez días hasta el próximo partido e intentaremos recuperarle. Solo nos queda empezar a pensar en el próximo encuentro ante el Benidorm».

Un placer jugar en Valladolid

Xavi Pasqual, el técnico azulgrana, reconoció que «siempre es un placer jugar en Huerta del Rey y más en un día en el que se ha rendido homenaje a Fernando Hernández, un grandísimo profesional y amigo. Es un hombre que se merece lo mejor porque lo ha dado todo en los equipos en los que ha militado, entre ellos el Barcelona. Me alegro poder haber asistido a este homenaje».

Sobre el encuentro afirmó que su equipo había estado fallón en los lanzamientos en la primera parte. «No hemos hecho una mala primera parte, pero no hemos estado acertados en la finalización, en parte por la excelente portería del Recoletas. En la segunda, sin tantos fallos, hemos cobrado enseguida una ventaja y se ha roto el partido».

Respecto al ataque de 7 contra 6 del Recoletas, afirmó que «más que sorprendernos, quizás les hemos sorprendido nosotros por no utilizarlo. Ante su defensa 5-1 podíamos haberlo hecho, pero preferí que el equipo se vaya adaptando a las diferentes defensas que nos propongan», finalizó Xavi Pasqual.