Balonmano

Primera derrota en Huerta del Rey

Adrián penetra para lanzar pese a la oposición de Kusan. /Rodrigo Jiménez
Adrián penetra para lanzar pese a la oposición de Kusan. / Rodrigo Jiménez

El Recoletas se desinfla tras el descanso ante la variedad de recursos del BM Logroño

EL NORTEValladolid

El Recoletas Atlético Valladolid perdió su primer partido de la temporada en Huerta del Rey. Lo hizo ante un poderoso BM Logroño La Rioja (25-30) que no dio opciones a los gladiadores azules en la segunda mitad. Los de David Pisonero brillaron de nuevo en defensa en la primera parte, pero los riojanos la minimizaron con sus múltiples opciones tácticas y la calidad individual de su plantilla.

25 Recoletas Atlético

Javi Díaz (13 paradas), Garza, Turrado, Adrián (3),Serrano (1), Miguel, Víctor (8) -siete inicial- Fernando (2, 1p), Rubén Río (3), Abel (5), Viscovich , Diego Camino (3, 1p), Nico ), César (portero), Roberto.

30 BM Logroño

Gurutz (portero), Sánchez Migallón (5), Muñoz (6, 3p), Garabaya (1), Kukic (3), Del Arco (4), Garciandía (5) -siete inicial- Montoro (1), Kusan (3), Rocha (1, 1p), Paredes, Eduardo (1).

Parciales cada cinco minutos:
2-1, 5-3, 6-6, 8-8, 10-10, 12-15 , 13-16, 15-20, 17-21, 20-24, 22-28, 25-30
Árbitro:
Jesús Escudero Santiuste y Jorge Escudero Santiuste. Excluyeron a Adrián Fernández (10’), Imanol Garciandía (18’), Roberto Turrado (19’), Javier Muñoz (50’), Rubén Garabaya (57’)
Incidencias:
Huerta del Rey (Valladolid). 17ª jornada de Liga Asobal. 1.956 espectadores

Los vallisoletanos no perdían en Huerta del Rey desde el 13 de mayo de 2017, ante Ademar León, y esta temporada no había cedido ninguna derrota en casa. Pero hoy se encontró con un BM Logroño La Rioja en claro ascenso de juego, que dispuso un partido ofensivo con muchas variantes para intentar escapar de la buena defensa del Recoletas.

De hecho, el BM Logroño La Rioja viajó con las bajas del central Juan Castro y el extremo campeón de Europa, Ángel Fernández. Pero a pesar de contar con una plantilla corta ofreció muestras de gran calidad, con muchas opciones ofensivas que desarbolaron la, de nuevo, excelente defensa del Recoletas. Pero no fue suficiente ante un rival que supo encontrar los huecos adecuados y el pase extra en cada momento.

Así, la entrada en la primera parte fue como planeaba el Recoletas Atlético Valladolid ya que pudo mantener el mismo nivel defensivo que mostró en Benidorm y pudo frenar el ataque riojano en los primeros minutos. Por eso tomó la primera ventaja (5-3, minuto 10) con tres goles de un Víctor Rodríguez muy acertado en el lanzamiento durante todo el choque (8 goles en total).

Sin embargo, una exclusión de Adrián Fernández permitió un poco de aire al equipo de Jota y empató el partido (5-5, minuto 12). Las paradas de Javi Díaz y la defensa mantuvieron vivo y por delante a los locales (8-7, minuto 17), gracias también al buen trabajo de Adrián y Diego Camino, que encontraron a Abel Serdio con frecuencia. Sin embargo, el BM Logroño La Rioja comenzó a encontrar y explotar las debilidades de la buena defensa vallisoletana. Primero fue el lanzamiento exterior de Juan del Arco, luego los fintadores, para después encontrar el pase al pivote y, sobre todo, a los extremos, que fueron los que dieron la vuelta al marcador (8-9, minuto 20).

En los minutos finales de la primera parte, el Recoletas sufrió mucho más en defensa y eso también le pesó en ataque, cometiendo muchos más errores que costaron pérdidas y algún contraataque que terminó en gol. La puntilla llegó en apenas dos minutos, cuando se pasó del 12-12 a un 12-15 que desanimó mucho a los locales a pesar del buen trabajo realizado durante tantos minutos.

En la reanudación el panorama continuó igual, con el Recoletas cometiendo pequeños errores, ahora también incluso en una defensa que ya no estaba tan centrada y agresiva como en el inicio. En apenas siete minutos, el BM Logroño se escapó con cinco goles de diferencia (13-18, minuto 37) y David Pisonero pidió tiempo muerto para intentar cortar la sangría.

Los gladiadores azules mejoraron entonces en defensa y se acercaron a tres goles (17-20, minuto 41), pero siguieron cometiendo errores en ataque, en pases y lanzamientos, que les impidieron anotar con fluidez y remontar. El BM Logroño La Rioja mantuvo su ventaja de entre tres y cuatro goles, gracias a su solidez, y ahora a su lanzamiento exterior, sobre todo de Imanol Garciandía. Lo intentaron sin éxito los hombres de Pisonero y a falta de 5 minutos la diferencia ya era demasiado grande como para pensar en remontada (22-28) y el encuentro se fue apagando ya sin mucha oposición local.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos