El BM Nava da otro paso hacia el ascenso

Andrés Alonso y Oleg Kisselev frenan el avance de Pablo Gayoso. /El Norte
Andrés Alonso y Oleg Kisselev frenan el avance de Pablo Gayoso. / El Norte

Los de Dani Gordo no dan opciones al Cisne BM y se colocan como líderes en solitario tras la derrota del Barça B

OPTAPontevedra

El Viveros Herol BM Nava asalta la cabeza de la División Honor Plata después de un trabajado triunfo ante el Cisne BM y la derrota del Barça B en la cancha de Torrelago.

Los de Dani Gordo cosechan su segunda victoria consecutiva en este 2019 y avanza con paso firme hacia el ascenso. El Cisne BM, que acumula cuatro partidos sin conocer la victoria, no tuvo ninguna opción de hacer daño al equipo navero, que se distanció muy pronto en el marcador y nunca dejó que los locales pusieran en peligro la victoria.

29 Cisne BM

Juan Novas (p), Pablo Picallo, Miguel Simón, José Leiras (2), Álvaro Preciado (3), Pablo Gayoso (6) y Alejando Conde. También jugaron Marko Antelj, Igor dos Santos, Alex Chan (4), Andrés Sánchez (3), Javier Vázquez (7), Guilerme y Daniel Ramos (4).

37 BM Nava

Yeray Lamariano (p), Agustín Casado (10), Bruno Verseda (4), Nicola D'Antino (2), Oleg Kisselev (2), Alonso Moreno y Filipe Martins (3). También jugaron Ernesto Sánchez, Francisco Bernabeu (2), Álvaro Rodríguez, Darío Ajo Villarraso (5), Carlos Villagrán (5), Darío Ajo Martín, Andrés Alonso, Antonio Llopis (2), Bracocevic (2).

Árbitros
Carlos Gude Prego y Juan Gude Prego (Comité vasco). Expulsaron en el minuto 36 a Bracocevic, del Balonmano Nava. Excluyeron a los jugadores del Cisne, Miguel Simón y Alejandro Conde; y a los del Balonmano Nava, Bracocevic y Carlos Villagran.
incidencias
Centro Galego de Tecnificación Deportiva. 200 espectadores.

Comenzó el partido con una posesión eterna para el Nava que, a pesar de la presión del público que reclamaba pasivo, acabó en un lanzamiento de penalti que convirtió Llopis para adelantar al conjunto segoviano. Una renta que no duró mucho, pues en la jugada posterior Pablo Gayoso se encargó de neutralizarla y unos segundos más tarde fue Preciado el que puso al Cisne por delante.

Sin embargo, era el cuadro visitante el que mejores sensaciones ofrecía sobre el terreno de juego. Una superioridad que pronto se trasladaría al marcador. Casado empató el partido y el pivote Filipe Martins, un incordio para la defensa local durante todo el partido, anotó dos tantos consecutivos para poner a los suyos con una ventaja de dos goles.

Triunfo desde atrás

Una renta que no haría más que crecer en los siguientes minutos. El BM Nava estuvo muy seguro en defensa, infalible en ataque y con un Yeray estelar bajo palos. Combinando a la perfección posesiones largas con contragolpes fulgurantes, el contador de los visitantes fue subiendo gracias al acierto de Verseda, Filipe o Villagrán. En el ecuador del primer tiempo, ya presumían de un colchón de cinco tantos.

Pero fue en los minutos finales cuando el Cisne BM despertó. Emergió la figura de Javi Vázquez, con cuatro goles en otros tantos minutos para recortar la ventaja visitante, que de no ser por el talento en ataque de Verseda y Villagrán, no podrían haber aguantado los tres tantos de ventaja con los que llegaron al descanso.

La segunda parte comenzó como la primera, pero esta vez los visitantes no dejaron reaccionar a su rival y en un abrir y cerrar de ojos, los goles de Darío Ajo y Agustín Casado duplicaron la renta con la que los de Daniel Gordo se habían ido al vestuario. No habían pasado ni cinco minutos tras la reanudación del partido cuando Jabato, técnico local, tuvo que pedir tiempo muerto para detener la sangría defensiva de los suyos.

La charla técnica pareció dar resultado porque la reacción del Cisne BM fue inmediata. El pivote Daniel Ramos anotó dos goles consecutivos y en un violento bloqueo sobre Gayoso, Bracocevic acabó expulsado. Los locales se vinieron arriba y de no ser por otra intervención salvadora de Yeray, el sino del partido podría haber sido otro.

A partir de ahí, el encuentro se convirtió en un correcalles en el que cada jugada de ataque acababa en gol. En este intercambio de golpes el Nava demostró ser más eficaz y tras conseguir dos tantos consecutivos, obra de Ajo y Casado para volver a situar al equipo segoviano con un colchón de siete tantos (19-26), Dani Gordo pidió tiempo muerto para exigirle a los suyos un mayor control del partido. Los jugadores supieron ejecutar la orden de su entrenador y el ritmo del choque decayó.

En el último cuarto de hora de juego, un nuevo arreón del equipo local liderado por Álex Chan, volvió a poner una nota de emoción a un duelo que parecía sentenciado. El BM Nava se estrelló hasta en tres ocasiones con los palos de la portería local, y el colchón bajó hasta los cinco goles. La hinchada pontevedresa se volcó con su equipo, pero el equipo navero supo manejar la situación. Cerró filas en defensa y aprovechó las imprecisiones de un rival angustiado por las prisas para sentenciar un partido que dominó de principio a fin.