El Nava acoge la Copa de Castilla y León con la ambición del anfitrión

Oleg Kisselev lanza a portería ante el Ciudad de Logroño. /Fernando Álvarez
Oleg Kisselev lanza a portería ante el Ciudad de Logroño. / Fernando Álvarez

Los segovianos se miden al Villa de Aranda en busca de una plaza en la final del domingo ante Ademar o Valladolid

Luis Javier González
LUIS JAVIER GONZÁLEZSegovia

Nava de la Asunción acoge por primera vez la Copa de Castilla y León de Balonmano. ¿Es un amisto? ¿ Es un título? «Un poco de todo. El club ha hecho un esfuerzo importante para la organización y nosotros tenemos que estar a la altura de esa circunstancia», asume el técnico navero, Dani Gordo. «Tiene que servir para ir probando de una manera definitiva situaciones de cara al sábado que viene [fecha del debut en Asobal ante el Valladolid]. Hay que ir ajustando todo, metiendo todo el repertorio. Lo importante es disfrutarlo por la ilusión que esta copa está generando en Nava, que es mucha». Los naveros se miden este sábado al Villa de Aranda en la primera semifinal (18:00 horas); Valladolid y Ademar León buscarán a las 20:00 otro billete para la final del domingo (12:15 horas).

Tras el contundente triunfo ante el Guadalajara, es buen momento para ejercitar el músculo de la afición. «Hay que transmitir a nuestra afición que estamos ahí, que les necesitamos. Que esta temporada los partidos de casa van a ser muy importantes. Igual que nosotros nos tenemos que poner a punto, la gente tiene que ir entrando en ambiente y sentirse importante, porque realmente lo son. La afición va a ser fundamental para sumar en casa».

¿Es la pretemporada –hasta el momento cuatro victorias y un empate– tan buena como dicen los resultados? «Quizás ha sido un pelín menos exigente que la de la pretemporada pasada. Jugar contra dos rivales como Oporto (campeón portugués) y CSM Bucaresti (campeón del tercer título europeo) marcó un antes y un después. Nos hizo ver cuál era nuestro nivel y esos dos partidos de alta intensidad nos han faltado». Pese a ello, Gordo, que el año pasado incidía en el nuevo pabellón como elemento diferencial, esgrime continuidad. «El equipo es más equipo. Llevar tres años juntos tiene muchas ventajas; también algún inconveniente, no lo discuto. Este año el mejor fichaje para que podamos cumplir nuestro objetivo va a ser el ambiente de grupo. Se ve desde el primer día, por eso hemos sido competitivos desde el inicio».

En caso de empate, el duelo se decidirá en penaltis para evitar riesgos en la salud de los jugadores a una semana de que arranque la Asobal. Gordo lanza unas pinceladas para definir a cada uno de los tres rivales. De Villa de Aranda destaca su continuidad y sus refuerzos en portería y pivote. «Es una plantilla que mantiene el bloque, muy competitiva y está llamada a estar el año que viene en Asobal». Del Valladolid alababa su estructura. «Es un equipo muy ordenado que practica un buen balonmano, bien dirigidos por Diego Camino y Adrián Fernández. Tácticamente son bastante disciplinados y harán valer su condición de equipo con cierto poso».

De Ademar León, el equipo en el que se formó como entrenador y persona, destaca la vuelta de Manolo Cadenas al frente del banquillo. «Hace que el club recupere un poco la esencia de intensidad, defensa, contraataque y acciones de garra. Para mí va a ser un honor recibirles en el pabellón y ser el anfitrión de un club en el que estuve 10 años. Que vivan lo que se siente en Nava. Hay que ponerse las mejores galas y tener la casa lo más limpia posible porque tenemos visita».