El Nava busca hacer bueno el pronóstico ante el Amenabar

La defensa del Nava resiste un ataque de Teucro en Copa del Rey. /Antonio Tanarro
La defensa del Nava resiste un ataque de Teucro en Copa del Rey. / Antonio Tanarro

Los segovianos, en puestos de ascenso directo, regresan a su pista ante un rival que aún no ha puntuado a domicilio

L. J. G. Segovia

El Viveros Herol Balonmano Nava regresa a casa y, tras dos visitas de enjundia, conserva a su nombre la única plaza de ascenso directo a Asobal, con un partido menos. El feliz regreso esta tarde al nuevo pabellón de Nava de la Asunción para medirse (18:30 horas) al Amenabar Zarautz, pone a prueba la regularidad de los naveros cuando se cumple el primer tercio de competición. «El equipo tiene ganas de reencontrarse con la afición. Es un partido en el que tenemos que hacer buena la victoria de Ciudad Real», resume su técnico, Dani Gordo.

No se han escapado puntos de Nava de la Asunción en los tres partidos como locales, con casi 33 goles anotados de media. «Llegamos a la jornada 10 y estamos en puesto de ascenso directo. Debemos de trabajar duro todos los días para mantener esa condición privilegiada. Si algo está haciendo bien el equipo respecto al año pasado es que somos más equipo, más unión, hay más alternativas... No dependemos tanto de Agustín como el año pasado y hay más participación anotadora en todos los partidos», analiza Gordo, convencido de que el más regular será el que se lleve el gato al agua.

Con las derrotas también se crece. Y la de Zamora -la única de la temporada- fue dura. «Escuece porque es un derbi ante un rival que va a estar ahí. El equipo no se puede conformar, tuvimos que hacer la autopsia a la derrota y fue una semana difícil». La reacción, en una pista dura en Ciudad Real, fue ejemplar (20-28), con actuaciones de mérito de Ernesto Sánchez en la portería, Toma Brakocevic o Carlos Villagrán, que ofreció, en opinión de Gordo el mejor partido desde es técnico navero.

Por ello es importante hacer bueno el pronóstico ante Amenabar, octavo clasificado pese a haber caído en sus cuatro desplazamientos esta temporada. «Nosotros tenemos que sacar los dos puntos y ellos vienen a rascar algo. Cuando uno va al mucho que ganar y nada que perder, esa necesidad que tú tienes hay que saber enjugarla», apunta el técnico, satisfecho de que su plantilla tenga a jugadores veteranos, pero también de que los Kissilev, Paco Bernabéu o Agus Casado asuman esa exigencia. Las victorias de mérito de los guipuzcoanos en casa ante Zamora o Cisne son una llamada de atención. «Nosotros tenemos una condición de líder y a la gente le gusta hacer el mejor partido posible. Yo me espero un rival peligroso».

El central Irieta es el director de orquesta con junior internacionales por España de gran proyección como Mikel Amilibia, que esgrime un potente disparo. Gordo destaca a perfiles de peso como los hermanos Atorrasagasti, el lateral Xabat Olaizola, que cuajó dos buenos partidos antes los naveros la pasada temporada o un «jugador pata negra cien por cien» como Alberto Aguirrezabalaga, un extremo que vivió grandes épocas en Ciudad Real, León o Pamplona.

Será el primero de tres encuentros como local en 14 días para Nava, que recibe a Villa de Aranda en partido aplazado el 5 de diciembre y al Novás el día 8. «Tiene que servir para que el equipo se siga haciendo fuerte, convirtiendo el nuevo pabellón un fortín, y vaya sumando alegrías». El calendario hasta fin de año lo completan dos duras salidas a Barcelona y Torrelavega. El equipo quiere mantenerse en el vagón delantero pese a la baja de larga duración de una pieza crucial como Adrián Rosales y las molestias de su mejor jugador defensivo, Álvaro Rodrigues, que apenas suma 87 minutos. «El equipo ha sido capaz de unirse ante las adversidades y se ha puesto el mono de trabajo».

 

Fotos

Vídeos