El Nava busca ante Antequera su mejor racha de victorias en Plata

Agus Casado, en el encuentro ante el Sant Marti. /Antonio Tanarro
Agus Casado, en el encuentro ante el Sant Marti. / Antonio Tanarro

Los de Dani Gordo, intratables en casa, quieren mantener su puesto de privilegio con el que sería su sexto triunfo seguido

LUIS JAVIER GONZÁLEZSegovia

El Viveros Herol Balonmano Nava buscará un hito más en la visita esta tarde del Antequera. La victoria sería la sexta consecutiva, superando el mejor registro del club en División de Honor Plata, que data de la temporada pasada. Su entrenador, Dani Gordo, describe el hambre de una plantilla que siempre supo levantarse: «Lo mejor que tiene este equipo es que responde muy bien a los pinchazos. Primero, ha venido con una inercia de querer hacer algo grande después de lo vivido el año pasado en la fase de ascenso. Y este año, las mejores versiones que hemos tenido han sido después de algún despiste». Después de la derrota en Torrelavega, el equipo aprovechó el parón navideño para cargar las pilas y ha ganado los últimos cinco partidos por una media de seis goles. «Queremos alargar esto lo máximo posible».

La estadística se derrite ante la temporada del Nava, que ha ganado sus ocho partidos como local y lo ha hecho por una diferencia media de 7,5 puntos por encuentro. «Nosotros estamos en un buen momento de forma y somos conscientes que los partidos de casa son los que nos tienen que acercar a nuestro objetivo», apunta Gordo respecto a su equipo, que ostenta el único puesto de ascenso directo a Asobal -es líder con cinco puntos de ventaja y un partido más que el Ciudad Real- y volvió a rendir con solvencia la semana pasada en Santoña (26-29).

Salvo Teucro, que se impuso en Copa del Rey, nadie ha perdido por menos de cuatro goles en Nava, por donde deberán desfilar en las próximas semanas quienes desean ser candidatos al ascenso. «Serán rivales de nuestra liga y alguno que no se ha desenganchado de sus objetivos». La afición juega un papel esencial en la ecuación. «El público está aportando más que nunca por la instalación recién estrenada y el equipo agradece esa fiesta cada fin de semana dando lo máximo».

Gordo destaca que Antequera viene de empatar en Zamora -una de las tres pistas que ha visto caer a Nava- y que ostenta la segunda mejor defensa de la Liga con 25.4 goles encajados, uno más que la segoviana -24.4-, la más sólida de la categoría. A eso hay que añadir el fichaje de un portero veterano como Diego Moyano y un conocido del vestuario navero como Álex Tello, un buen lateral izquierdo al que no le faltará motivación. Los segovianos se impusieron en tierras malagueñas por 19-21 en un competido partido en la primera vuelta, la primera de esas victorias de prestigio que cimentan la excelente temporada del Nava rumbo a Asobal. «Queríamos dar un paso fuera de casa y el equipo lo celebró con muchísimo ímpetu». Después vinieron otras como Ciudad Real, Palma del Río, Sagunto o Cisne. Con currículos así, todo es más fácil.

El técnico navero mira más allá de la clasificación que sitúa al que el curso anterior fue tercero -solo un gol de Sinfín en el último segundo le apartó en semifinales de la fase de ascenso- en la undécima posición actual. «Se presentaban con credenciales de repetir la hazaña del año pasado, pero para mí es uno de los equipos que mejor balonmano hace; los tres enfrentamientos que hemos tenido se han decidido en los últimos minutos y espero un partido similar aquí». Los malagueños cuentan con Santamaría como el gran cerebro de su juego. Su flanco derecho no desmerece con Nacho Soto y Alberto Castro. Su juego defensivo y su control del ritmo se completan con un pivote de entidad como José Jiménez y el dinamismo de Mario Dorado en el extremo izquierdo.

Nava se presenta sin incidencias en el parte médico y podrá contar con todos los efectivos de las últimas fechas.

Ante las 12 jornadas que vienen por delante y el panorama de ascender a la máxima categoría del balonmano español, Gordo resalta la capacidad anímica de un vestuario muy maduro para saber compaginar esa ambición de ganar cada partido con la humildad de poner los pies en tierra firme. «Los primeros que son conscientes de lo dura que es esta categoría y lo difícil que es sacar cada partido, juegues en casa o fuera y sea quien sea el rival, son los propios jugadores». De ahí que la continuidad del grueso del curso pasado sea esencial; por la experiencia y por la cuenta pendiente de perder una fase de ascenso como organizador. «Todos somos conscientes. Muchas veces no se trata de convencerles, sino al revés. Son los propios jugadores quienes te alertan de posibles situaciones que en un momento determinado pueden hacerte despistar y tropezar».

La esencia navera es el camino recorrido hasta ahora. Las derrotas son difícilmente evitables, pero el aprendizaje de ellas es esencial para que no se repitan. «Lo que tenemos que intentar es levantarnos lo antes posible y con la mayor fuerza posible. Lo primero, intentar no tenerlo. Si lo tienes, salir con honor de la pista y recuperarte lo antes posible. No puedes elegir cuándo perder, sino la forma en que te levantas». Por eso no es casual que a una derrota sigan cinco victorias seguidas. Hoy podrían ser seis. Una cita más con la historia en Nava de la Asunción.