Balonma

Miguel Camino recibe el alta médica y se recuperará en casa

Miguel Camino posa en Huerta del Rey en una reciente entrevista. /Rodrigo Jiménez
Miguel Camino posa en Huerta del Rey en una reciente entrevista. / Rodrigo Jiménez

El extremo envía unas palabras de agradecimiento ante las muestras de cariño recibidas: «Un ¡gracias! se queda corto»

EL NORTEValladolid

Miguel Camino, jugador del Recoletas Atlético Valladolid que sufrió un accidente de tráfico el pasado domingo, ha recibido el alta médica del hospital y ya se encuentra en su domicilio, donde deberá continuar su recuperación.

El extremo vallisoletano sufrió un accidente de tráfico al salirse de la calzada el vehículo que conducía y dar varias vueltas de campana. El jugador, que tuvo que ser excarcelado del vehículo, fue trasladado al Hospital Clínico Universitario donde, afortunadamente, tan solo diagnosticaron diversas contusiones, cortes y una gran brecha en la cabeza. Su evolución en estos días ha sido positivia y ha recibido el alta médica del hospital, aunque aún deberá esperar unos días para recuperarse totalmente y poder volver a los entrenamientos con sus compañeros.

Miguel Camino ha recibido numerosísimas muestras de cariño por parte de toda la afición al balonmano y al deporte y por ello ha querido transmitir un mensaje de agradecimiento.

«Gracias... Gracias a la vida por darme una segunda oportunidad. Pero sobre todo gracias a vosotros, amigos del Atlético Valladolid, amigos de Zamora, de Castroverde, de Valladolid, del balonmano de toda España. Gracias a mi familia por estar ahí siempre. En definitiva, gracias a todo el mundo por estar y hacerse notar ahí», dice en su mensaje Miguel Camino.

El extremo del Recoletas Atlético Valladolid concluye en su misiva: «Seguramente en mi vida no haya hecho tanto para recibir tanto cariño y afecto estos días. Volveré, a disfrutar del balonmano, a disfrutar de todos vosotros y a disfrutar de la magia de la vida, volveré más fuerte. No me quiero extender, solamente decir a todo el mundo que un ¡Gracias! se queda corto».