Balonmano femenino

«Soy una luchadora con un gran deseo de superarme y ser mejor»

María Prieto O'Mullony, junto a sus libros preferidos, los de Harry Potter. /Ramón Gómez
María Prieto O'Mullony, junto a sus libros preferidos, los de Harry Potter. / Ramón Gómez

Es la zurda de oro del Aula, la mejor jugadora de la liga, la máxima goleadora y aspira a colgarse una medalla en los Juegos Mediterráneos

Miguel Ángel Pindado
MIGUEL ÁNGEL PINDADOValladolid

Ha disfrutado de una temporada para enmarcar y aún piensa ponerle el colofón en los Juegos Mediterráneos con un puesto en el podio e incluso el oro con la camiseta de las Guerreras. María Prieto O'Mullony (3-10-1997, Zamora), en su tercera temporada en el Aula, se ha destapado como una auténtica estrella del balonmano español. Máxima goleadora con 228 tantos (70 más que la segunda, la veterana Ivet Mussons), a una media de más de ocho goles por partido, también ha sido elegida mejor jugadora de la competición. En plena vorágine de éxito, María Prieto O'Mullony sigue con los pies en el suelo, ha renovado con el Aula y espera confirmar su excelente año la próxima temporada.

–El seleccionador Carlos Viver se refiere a usted como María Prieto, ¿como le gusta que le llamen?

–Él me suele llamar María o María Prieto, pero en el Aula las compañeras me llaman Omu y yo también prefiero que sea Omu.

–Su convocatoria para los Juegos Mediterráneos estaba cantada.

–Mentiría si dijese que no esperaba la llamada, pero eso es cuestión del seleccionador. También tenía ilusión por ir al Europeo. Ahora ha decidido dar más oportunidades. No es lo mismo tener buenos informes que verte jugar y en este sentido debutamos varias jugadoras con las Guerreras.

–¿Cómo explica la impresionante progresión en esta temporada?

–Quizás porque la anterior me la pasé entre lesiones y molestias. Tenía problemas de espalda y, cuando estaba recuperando y volviendo a coger ritmo, me partí un dedo y vuelta al dique seco. Apenas disfruté. Esta temporada empecé con muchísimas ganas, totalmente recuperada y ello me dio un alto ritmo de juego. También influye la mejor preparación para evitar lesiones.

–El Aula parece estar a expensas de una única jugadora estrella, Amaia, Arderius y ahora Omu.

Si hay alguien que asume la responsabilidad y las cosas funcionan hay que mantenerlo. Antes era Amaia, luego fue Arderius y este año me tocó a mí, aunque jugadoras jóvenes como Elena también han asumido responsabilidades anotadoras.

–¿Que destacaría de O'Mullony?

–La ilusión por volver a empezar la competición cada año. Soy una luchadora, con un enorme deseo de superación, de ser cada vez mejor. Puedo mejorar en cuanto a fortaleza física, en defensa y también en evitar lesiones. En definitiva, me gustaría ser más profesional.

–Lo de profesional en el balonmano femenino suena a sarcasmo.

–Quiero decir que me lo tomo como si fuese mi trabajo. Le dedicas muchas horas al día entre entrenamiento, físico,fisios, etc. Además también es una actitud, un afán de superación, de ser mejor. Desde luego con un 'sueldo' de 150 euros al mes no se nos puede calificar de profesionales, aunque por otro lado gracias al deporte disponemos de alojamiento en una residencia o en un piso, una beca deportiva, etc, que te muestran ese camino profesional. Lo que sí es un sarcasmo es la diferencia entre deporte de chicos y de chicas. Entrenamos las mismas horas, nos esforzamos lo mismo y nos entregamos lo mismo, pero lo más sangrante e incomprensible son las diferencias en las subvenciones oficiales.

–¿Cuanto tiempo dedica al balonmano a la semana?

–Entre entrenamientos, pesas, horas en el gimnasio Proporciona para prevenir lesiones, etc, son cerca de cuatro horas diarias

–¿Cómo calificaría la temporada del Aula Valladolid?

–Nos quedamos con la miel en los labios del puesto europeo, pero fue por culpa nuestra. Perdimos partidos tontos. Con todo, logramos récord de puntos y el mejor puestos, quintas, de la historia del club.

–¿Qué le falta al Aula para alcanzar los tres primeros puestos?

–Sería deseable mantener en el equipo la experiencia de jugadoras veteranas que otorgan confianza. Luego necesitamos saber llevar el ritmo de los partidos. En ocasiones nos ofuscamos por mantener un ritmo muy alto y fallamos demasiado.

–¿Qué le falta a O'Mullony para ser una jugadora completa?

–Mejorar en defensa. Este año, el desgaste ofensivo era muy grande, por lo que en defensa me colocaba en el extremo, donde se puede 'descansar'. La próxima temporada quiero defender en el lateral, lo que también implicará más relevos. Para una jugadora es fundamental saber atacar y defender y evitar problemas en el balance.

–¿Que destacaría de lo que ha aprendido en el Aula?

–He aprendido de todo, pero lo más visible ha sido asumir la responsabilidad de anotar. Antes lo hacía Amaia o Arderius, y ahora me ha tocado a mi y me ha dado muchísima confianza.

–¿Qué ha cambiado de aquella chica de 17 años que llegó al Aula?

–¡Ufff! Cuando llegué a Valladolid era una cabeza loca, cometía demasiados errores por individualista. He aprendido a jugar en equipo, a actuar mucho más tranquila y a saber manejar los tiempos. Me gusta ver los vídeos y rectificar. Miguel Ángel Peñas e Israel Maniega me ha ayudado muchísimo.

–¿Cuál será el objetivo del Aula Alimentos de Valladolid?

–Debe ser alcanzar uno de esos tres primeros puestos que se nos han escapado de las manos. Si seguimos trabajando como este año, podemos estar arriba y luchar por la plaza en Europa. Tenemos un equipo de gente muy joven, pero que se ha implicado muy bien. El ambiente del vestuario ha sido magnífico, por lo que la próxima temporada estoy segura de que será muy positiva.

–¿Y su futuro?

Me encantaría ser más profesional y vivir como jugadora del balonmano. Bueno, me gustaría completar mi carrera de jugadora, vivir del balonmano incluso en el extranjero. Pero soy consciente de que hay que formarse para cuando llegue el final deportivo. Me queda un año para acabar mis estudios de Laboratorio Clínico y Biomédica y me gustaría dedicarme a ello después de vivir una intensa carrera deportiva, pero ya en España. Para vivir prefiero España.

De Harry Potter a Valladolid

:: M. A. P.

Abierta, sincera, directa y buena conversadora, a sus 20 años, María Prieto O'Mullony no rehusa ninguna cuestión y es un exponente de una juventud preparada y exigente consigo mismo.

–«Soy una auténtica friki de Harry Potter, me encanta todo lo que rodeo al personaje, me he leído los libros, he visto todas las películas, todo».

–«Me encanta Valladolid. Para mi es la ciudad perfecta, tiene de todo y todo está muy a mano».

–«Antes vivía en la residencia Río Esgueva y compartía habitación, pero ahora vivo en un piso. Estoy mucho más cómoda, aunque hay que hacer la comida y esas cosas».

–«Me gusta cualquier tipo de música, menos el rock y la clásica. Bueno, la música clásica la pongo para estudiar porque no me distrae».

–«Mis vacaciones comenzarán tras los Juegos del Mediterráneo y ya tengo hecho mi 'planning'. Comenzarán el 2 de julio. Iré a los sanfermines con Nekane, luego a Barcelona y después unos días a Villalba de la Lampreana y otros a Trujillo, los pueblos de mis padres. Y creo que no dará tiempo para más porque empezará la pretemporada».

–«Me sienta fatal que me hagan defensa individual. Me enfada porque me gusta atacar»

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos