Balonmano

El hombro retira a Fernando Hernández

Fernando Hernández. /R. Otazo
Fernando Hernández. / R. Otazo

El extremo vallisoletano dice adiós a 24 años como profesional

Víctor Borda
VÍCTOR BORDAValladolid

Una leyenda del balonmano dice adiós. El hombro, el maldito hombro, le va a impedir despedirse en las pistas como él hubiera querido. Este mediodía, arropado por sus amigos, en la sala de prensa de Huerta del Rey, Fernando Hernández, a sus 46 años, oficializaba su marcha de las canchas después de 24 años como jugador profesional en los que vivido y convivido con la élite del balonmano español e internacional. La lesión de hace más de un año dejó al descubierto los múltiples problemas de su maltrecho hombro. Lo ha intentado con ayuda médica, pero la articulación ha dicho basta.

Un emocionado adiós en el que agradeció a su familia, a sus padres y su hermana, por el apoyo prestado en los buenos momentos y, sobre todo, en los malos momentos; a sus hijas, a las que pidió perdón por el tiempo que les ha robado para dedicárselo al balonmano; a la afición, por su apoyo e interés por la recuperación de la lesión; a los medios de comunicación y a sus amigos, así como al Ayuntamiento y la Fundación Municipal de Deportes.

«Llevo un año y medio desde que me lesioné el hombro. La cosa no evoluciona como hubiera deseado. Siempre he sido muy claro y honesto con todo. He dicho que seguiría jugando mientras pudiera hacerlo con garantías de estar al máximo nivel. Pero por desgracia el hombro no está para poder hacerlo. Tengo muchas molestias todavía, falta de movilidad y dolores. Todo eso no me permite estar en las condiciones de exigencia necesaria para militar en un equipo de alto nivel. Lo he intentado todo: tratamientos, infiltraciones, la operación, pero sigo con molestias y una mala movilidad en el hombro», explicó.

El jugador ha pasado por un tribunal médico y está a la espera del informe del mismo para tener una valoración de las secuelas a consecuencia de su lesión en el hombro.

Fernando Hernández no abandonará el balonmano. Cuenta con el título de entrenador nacional y comunicó que tiene ofertas, algunas de ellas de fuera de Valladolid, para entrenar. Señaló que no se cierra las puertas a regresar al Atlético Valladolid, club al que considera su casa.