El Handvall tira de cantera para continuar la progresión en Plata femenina

La juvenil Natalia (18), Laura (24), Alicia (7) y Marina (9) forman la defensa en Gijón. /Menchu Rodríguez
La juvenil Natalia (18), Laura (24), Alicia (7) y Marina (9) forman la defensa en Gijón. / Menchu Rodríguez

El equipo que dirige Rubén Carrasco inició la temporada con una sorprendente victoria a domicilio ante el Balonmano Gijón

Miguel Ángel Pindado
MIGUEL ÁNGEL PINDADO

No pudo comenzar mejor la temporada para el HandVall de la División de Honor Plata femenina. El equipo de Rubén Carrasco, en su tercera campaña en la categoría de plata del balonmano femenino consiguió una meritoria victoria por la mínima en la cancha del Balonmano Gijón, a priori uno de los equipos gallitos de la categoría.

El Hand Vall se ha reforzado este año con Rafaela Bergara, procedente del Aula, y con varias juveniles de la propia e inagotable cantera del club. Y es que el Hand Vall cuenta con casi cuatrocientas fichas entre escolares y federados, que abarcan todo el arco de edades y categorías, desde la propia División de Honor Plata, a la categoría regional, provincial, senior, juvenil, cadete, infantil, alevín, benjamín y prebenjamín, tanto en chicos como en chicas, incluso doblando equipos en algunas categorías. Así pues, con el bloque del año anterior que logró sin apuros la permanencia con un noveno puesto, Rubén Carrasco aspira a crecer y mejorar en esta temporada 2018-19, aunque es consciente de que es uno de los equipos con menor presupuesto de la categoría. «La permanencia ya es un premio, pero siempre aspiramos a llegar lo más alto posible», defiende Rubén en su tercera campaña al frente del equipo.

En Rondilla

Si el año pasado, por diversos motivos, disputaron sus partidos en La Cistérniga, este año regresan a la capital para jugar en el polideportivo Rondilla, donde seguramente contarán con un mayor apoyo.

El grupo A, donde milita el Hand Vall se ha demostrado como muy competitivo y mucho más igualado. «En nuestra primera temporada había mucha diferencia entre los equipos de arriba y los de abajo, en el siguiente se fue reduciendo y ahora mismo, aunque hay equipos que por presupuesto van a terminar arriba, lo cierto es que deportivamente hay más igualdad gracias al buen trabajo dentro de los clubes y cualquiera puede sorprender». comenta Rubén Carrasco, que ya ha dado la primera sorpresa al vencer a domicilio al BMGijón (21-22).

En el grupo A militan cinco equipos gallegos (Rodavigo, Chapela, Coia, Lavadores Vigo y Carballal), tres asturianos (Siero, Gijón y Oviedo), tres equipos canarios (Tejina, Lanzarote Zonzamas y Juan Toledo Lanzarote), el Cleba León y el Palencia Turismo.

«Sin duda la presencia de los equipos canarios suponen más que un problema deportivo, un dilema logístico, porque hay que cuadrar bien los calendarios y los viajes, que no son fáciles en Lanzarote. Siempre nos falta alguna jugadora que no puede perderse todo un fin de semana», comenta el técnico Rubén Carrasco, que también ejerce como presidente del club, delegado, etc.

Pese a todo, el club sueña con alcanzar la fase de ascenso, que ya sería un enorme premio para el Hand Vall. «Esta temporada hemos perdido a importantes jugadoras como Laura Vega, Marina Escudero, Lucía o Melina Cozzi, que fichó por el Aula, pero se han incorporado jugadoras jóvenes, con menos experiencia, pero unas ganas inmensas por hacerlo bien. Son gente de cantera, que vienen de los equipos juveniles y cuya máxima ilusión es jugar en el primer equipo del club. Sin duda hay unos buenos mimbres, pero hace falta ese punto de experiencia para saber controlar los partidos en los momentos clave», afirma Rubén Carrasco.

«Lo bueno que tiene el equipo este año es que han formado un buen grupo, un buen equipo en el que todas aportan tanto en ataque como en defensa. Siempre están las veteranas como Elisa Méndez, Alba Herranz o Isabel Colías, que pueden llevar más el peso, pero es todo el grupo el que se necesita para ganar los partidos», analizó Carrasco

Ahora solo está pendiente del fichaje de una guardameta, ya que el año pasado, por culpa de las lesiones, tuvieron que echar mano de una jugadora de campo durante buena parte de la temporada.

El Hand Vall cuenta con pequeños colaboradores, la ayuda institucional y las cuotas de sus jugadores para mantener un club con casi cuatrocientas licencias, aunque siempre confían en algún patrocinador privado que quiera sumarse a este proyecto para difundir y jugar al balonmano que es HandVall.