Balonmano

La elite mundial protesta por la carga de partidos

Imagend el video de la EHPU, con la imagen de Raúl Entrerríos. /El Norte
Imagend el video de la EHPU, con la imagen de Raúl Entrerríos. / El Norte

La asociación europea de jugadores pide más descansos y un calendario más racional

Miguel Ángel Pindado
MIGUEL ÁNGEL PINDADOValladolid

Diez partidos en dieciséis días. Esa ha sido la gota que ha colmado el vaso de los jugadores de la elite mundial del balonmano para expresar, primero a través de los medios, su protesta por unos calendarios abigarrados de partidos y unas competiciones cada vez más amplias que obligan a la disputa de más encuentros. Karabatic, Hansen, Entrerríos, Nerea Pena, Sagosen, Landin, Nora Mork, Pérez de Vargas y un largo etcétera de figuras del balonmano mundial, tanto masculino como femenino, han expresado su queja y su protesta contra la enorme carga de partidos que propugna el calendario actual.

En el pasado Mundial de Alemania y Dinamarca, con excelentes datos de audiencia televisiva, los finalistas disputaron diez partidos en dieciséis días. España, que acabó séptima, disputó nueve encuentros en quince días. Debido a ello, la Unión Europea de Jugadores (EHPU), creada hace unos años en Barcelona entre jugadores españoles y franceses y que ahora ya engloba a ocho países, ha presentado un video en twitter bajo el hastag #DontPlayThePlayers (no juegues con los jugadores), en el que sus superestrellas plantean ese grave problema de la carga de partidos, que provocan lesiones y acortan sus carreras deportivas.

Desde la Asociación de Jugadores de Balonmano de España, su gerente Claudio Gómez señala que se trata «por ahora únicamente de una reivindicación. Se ha acudido a las redes sociales como un modo de visibilizar el problema que tienen los jugadores top mundiales y que exigen que al menos se cuente con ellos a la hora de elaborar calendarios y competiciones. No se pueden cometer aberraciones como las del pasado Mundial». En este sentido, Gómez reconoce que «con la EHF nos llevamos mejor, pero con la Federación Internacional no hay ningún tipo de contacto ni negociación».

El balonmano ha tomado un enorme auge en Europa gracias a su modelo de Liga de Campeones, que ha permitido subir el nivel en muchos países, pero también a costa de más partidos. La Federación Internacional, organizadora de los Mundiales, ha visto el filón y ha ampliado los participantes en esta competición, lo que obliga a más partidos en los mismos días porque el calendario no da para mucho más.

«Desde la EHPU solicitamos que se intercalen más días de descanso tanto en los Europeos como en los Mundiales e incluso también en la Final a Cuatro de la Liga de Campeones. En esta final en Colonia tendremos una asamblea de la EHPU y a buen seguro que se tomarán medidas más concretas. También pretendemos una reunión con la IHF, con la que no hay contactos de ningún tipo», comentó Claudio Gómez.

Por otro lado, el director técnico de la Federación de Castilla y León de balonmano y expresidente de la Asociación de Jugadores, Iñaki Malumbres, reconoció sobre este tema que «que existen muchos intereses económicos de distinto signo. Hay que reconocer que un Mundial es un enorme escaparate y el balonmano ha demostrado su fortaleza con el pasado Mundial. Desde hace unos años se está llevando a cabo un plan estratégico para captar países como EEUU, China, etc, donde el balonmano aún debe expandirse y los Mundiales son el mejor reclamo, por lo que es normal que se amplíe el número de participantes. También la EHF ha cambiado su modelo de 'Champions' y la ha hecho más atractiva, pero con más partidos. Los que sufren esta expansión, que también genera las superestrellas, son los propios jugadores de elite».

80 partidos

Malumbres afirma que se han ofrecido un sinfín de posibles soluciones para evitar esa carga de partidos, desde aumentar las plantillas de jugadores, reducir el tiempo de los partidos, dividir los encuentros en cuatro tiempos para tener más descanso, obligar a un cupo de jugadores jóvenes y otra serie de normas para hacer el balonmano más rápido «pero de eso se viene hablando desde hace años y no ha cambiado mucho, y es que también es cierto que es un problema que afecta solo a la superelite, a los que juegan en los clubes punteros y en las diferentes selecciones nacionales. El próximo año, 2020 habrá jugadores que disputarán el Europeo, el torneo preolímpico, Juegos Olímpicos, su liga nacional, la Liga de Campeones, su correspondiente Copa y otras competiciones menores. Una auténtica paliza».

Ycuantificado en partidos serían 30 de la Asobal, 4 (de media) de Copa del Rey, 6 del preolímpico, 20 de 'Champions' si alcanza la final, otros 8-10 del Europeo y otros 6-8 de los JJ OO, por lo que casi rozaría los 80 partidos de primer nivel. Lo que supone, descontando vacaciones y pretemporada, una media de un partido cada poco más de tres días. Ya eso hay que añadir los desplazamientos.

También los torneos de categorías de base, como los sectores territoriales o campeonatos de España, fuerzan a jugar muchos partidos seguidos, aunque Malumbres matizó que «en los sectores territoriales no ocurre porque suelen acceder cuatro equipos, ahora bien en los Campeonatos de España es cierto que los chavales juegan seis partidos en seis días». Otra paliza.

«El calendario es atractivo, pero en los lomos de los jugadores»

David Pisonero, exjugador y ahora entrenador en el Recoletas Atlético reconoce que «por desgracia a nosotros no afecta poco ese problema. Ya nos gustaría jugar más partidos. Desde luego el calendario de balonmano es muy atractivo, con muchos partidos, pero se sostiene sobre el lomo de los jugadores. Anosotros nos afecta en jugadores como Abel que suele acudir a la selección nacional. También es cierto que cada vez hay más demanda de competiciones y eso genera dinero para las Federaciones, los clubes y también para los jugadores». El Recoletas Atlético disputa sus 30 partidos de liga, otros dos de Copa del Rey y otros dos de la Copa de Castilla y por ello David Pisonero no duda en afirmar que «todo lo que sea aumentar la competición nos viene bien, quizás habría que retocar la normativa para promover más descansos para los jugadores».