Demostración de fe para certificar la fase de ascenso

Rodrigues, Brakocevic y Casado tratan de impedir el avance de Didac Villar./Antonio de Torre
Rodrigues, Brakocevic y Casado tratan de impedir el avance de Didac Villar. / Antonio de Torre

El Balonmano Nava consigue empatar en el último segundo un duelo que perdía 25-21 a falta de cuatro minutos

QUIQUE YUSTESegovia

Objetivo cumplido. El Viveros Herol Balonmano Nava disputará el próximo junio la segunda fase de ascenso a Liga Asobal de su historia. El punto conseguido en tierras alicantinas por el equipo de Dani Gordo certifica la clasificación matemática de los de Nava de la Asunción, quienes sin embargo dejaron escapar la oportunidad de recortarle un punto al líder de la categoría, el Balonmano Alcobendas.

25 Agustinos Alicante

Paco Padilla, Iván Montoya (5), Natan Suárez (3), Ignacio Mirallave (5), Didac Villar (6), David Soriano, Paco Bernabéu (2), Ulises Bueno, Jorge Jimeno (2), David Stankovic, Aarón Valenzuela, Moll (2), Javier Cardenal, Martín Vaquera, José Muñoz y Paco Martínez.

25 Viveros Herol Nava

Yeray Lamariano, Isma Juárez (4), Agustín Casado (8), Álvaro Rodrigues (1), Bruno (1), Carlos Villagrán (1), Darío Ajo Martín (2), Alberto García, Andrés Alonso (3), Antonio Llopis, Toma Brakocevic (4), Alonso Moreno (1) y Filip Martins.

parciales.
2-2, 4-2, 4-4, 9-6, 10-9, 12-10 (descanso), 13-12, 17-16, 20-17, 22-18, 24-21 y 25-25 (final).

De poco importó. Porque el punto conseguido frente al Agustinos Alicante supo a victoria. En una de las canchas más complicadas de la División de Honor Plata, el Balonmano Nava ofreció un recital de fe. No fue su mejor partido ni en el apartado defensivo ni en el ofensivo, pero supo sufrir en los momentos decisivos y creer, apoyados en un gran Yeray Lamariano, para rescatar un punto que parecía imposible a falta de poco más de cuatro minutos para el final, cuando el electrónico reflejaba un 25-21 favorable a los de casa.

Empezó el bien el equipo de Nava de la Asunción, con un parcial de 0-2 que pronto fue contrarrestado por el Agustinos Alicante. Durante los primeros minutos, la contienda tenía poco ritmo pero mucha intensidad. Los árbitros, discutidos por ambos conjuntos, castigaron con exclusiones a alicantinos y segovianos. Álvaro Rodrigues, el bastión defensivo de los blanquirrojos, vio antes del minuto 10 su segunda exclusión y quedó condicionado durante todo el choque.

Pasaban los minutos con igualad en el electrónico. Se fueron sucediendo los parciales y las alternancias en el marcador hasta que el Agustinos Alicante, pasado el ecuador del primer periodo, cogió definitivamente las riendas del choque. Su defensa 6:0, con muchas salidas para obstaculizar la circulación de balón navera y con Paco Padilla como guardián bajo palos, neutralizó al ataque de un Balonmano Nava lejos de su mejor nivel. Llegaron a ponerse tres arriba los jugadores de Óscar Gutiérrez, pero tras un tiempo muerto solicitado por Dani Gordo los naveros lograron igualar de nuevo la contienda gracias al buen hacer de Andrés Alonso en el pivote.

Con Yeray Lamariano y Padilla ofreciendo un recital bajo palos, el partido se encaminó hacía el descanso con igualdad, pero en dos chispazos los alicantinos lograron marcharse ligeramente en el marcador y encarar el túnel de vestuarios con dos tantos de ventaja (12-10).

El inicio de la segunda parte fue esperanzador para los de Nava de la Asunción. Dos acciones consecutivas de Agustín Casado permitieron a los visitantes poner el empate a doce, pero la tercera exclusión de Álvaro Rodrigues terminó por condicionar a la defensa segoviana. Sin el portugués sobre la cancha, el Agustinos Alicante volvió a tomar la iniciativa en el juego y en el marcador frente a un Balonmano Nava que solo se puso por delante en el electrónico de forma efímera en el minuto 38 (15-16).

Desde entonces, los alicantinos endosaron un parcial de 6-1 a los naveros que Dani Gordo trató de solucionar con un tiempo muerto que no dio los mismos resultados que en el primer tiempo. Cambió a una defensa 5:1 con Alberto García como jugador más adelantado sobre la posición de Didac Villar, el más peligroso de los locales, pero no fue hasta la exclusión de Mirallave cuando los de Nava de la Asunción consiguieron acercarse a dos tantos (22-20).

De nuevo con igualdad numérica sobre la cancha el Agustinos Alicante penalizó las imprecisiones en ataque del equipo segoviano y se marchó cuatro tantos arriba a falta de poco más de cuatro minutos para el final (25-21). Pero apoyados en un Yeray Lamariano que mantuvo con vida a su equipo, el Balonmano Nava logró recortar la distancia en el marcador hasta ponerse a un solo tanto a falta de treinta segundos (25-24). La posesión era de los locales, que ya habían tenido dos pérdidas consecutivas en los anteriores ataques. En esta ocasión, fue Carlos Villagrán el que robó la pelota en el centro de campo y permitió un último ataque de los naveros que acabó en el extremo derecho. Allí recibió el balón Isma Juárez, quien con su calidad habitual, batió por el palo corto a Padilla para poner el 25-25 en el electrónico. Un empate que supo a victoria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos