Balonmano

Castilla y León estrena internacionalidad con triunfo

La selección de Castilla y León saluda a la de Groenlandia al principio del partido. /A Mingueza
La selección de Castilla y León saluda a la de Groenlandia al principio del partido. / A Mingueza

La selección absoluta de Castilla y León derrota con comodidad a Groenlandia

VÍCTOR BORDAValladolid

Valladolid. El balonmano de Castilla y León se estrenó a nivel internacional y lo hizo con victoria. La selección regional, comandada por Juan Carlos Pastor, doblegó sin demasiados agobios a una selección groenlandesa que se encuentra en tierras españolas ultimando su preparación para los Panamericanos.

34 Castilla y León

Castilla y Léon: César Pérez (7 paradas), Mario López (5, 2p), Juanín García (2), Diego Camino (3), David Fernández, Chema Rodríguez (1), Turrado –equipo inicial–, Lorasque (3), Carrillo (7, 2p), Jorge Martín (2), Castro, Roberto Pérez, Andrés Alonso (1), Ismael Juárez (5, 2p), Eduardo Fernández, Octavio Magadán (3), Javier García (3) y González Teijón (6 paradas).

27 Groenlandia

Isak Olsen (5 paradas), Sandgreen (1), Angutimmarik Kreutzmann (1), Lyberth (1), Kristiansen (1), Nuka Heilman (5, 2p), Dahl Hoegh (6, 2p) –equipo inicial–, Lorentzsen, Miki Heilman (4), Ingelman (3), Geisler (3), Milan Olsen (2), Lings, Sorensen, Moller, Akutaaneq Kreutzmann y Villadsen (2 paradas).

Marcador cada cinco minutos:
4-3, 8-4, 10-7, 14-9, 15-10, 20-13 (descanso); 22-15, 25-17, 28-19, 30-20, 32-24 y 34-27.
Árbitros:
Antonio Merino y Antonio Martín. Excluyeron dos minutos al castellano y leonés Carrillo y a los groenlandeses Dahl Hoegh y Geisler.
Incidencias:
Partido amitosos organizada por la Federación regional de balonmano a beneficio de Inclusport. Alrededor de un millar de aficionados en Huerta del Rey.

La selección que prepara Ingi Olsen dejó patente un escaso físico que solventa con mucha rapidez y dinamismo en sus acciones, aunque a veces eso le supone jugar con un peligroso exceso de revoluciones. Castilla y León, con un equipo más avezado y con jugadores de enorme calidad como Chema Rodríguez, Juanín García, Mario Carrillo o Mario López, entre otros, abrió pronto una diferencia que le permitió afrontar el partido sin sobresaltos.

Pastor, siempre experto en sacar provecho de sus potencialidades, arrancó el partido con dos centrales en pista, Chema Rodríguez y Diego Camino, ante la falta en la izquierda de un lanzador poderoso. Además optó por una defensa 5-1, con Camino y Carrillo como adelantados, para complicar la movilidad de la primera línea rival, una virtud mostrada por los dos Heilman y el lanzamiento de su cañonero Dahl Hoegh. Tras el 0-2 de inicio, la defensa castellana y leonesa comenzó a complicar la vida al ataque groenlandés. Robos de balón y la velocidad de Juanín, Mario López, Carrillo y Juárez en los extremos fueron abriendo la brecha. La renta local alcanzó los siete goles en el tramo final de la primera mitad, diferencia con la que se iba a llegar al descanso (20-13).

En la segunda parte, con un Javier García acertado en los seis metros, Castilla y León entró en un intercambio de goles con su rival. El seleccionador de Groenlandia decidió entonces optar por un ataque con siete jugadores de campo. El experimento no funcionó y Olsen decidió volver a un ataque convencional, ya que los hombres de Pastor no tenían mayores problemas para mantener la renta e incluso incrementarla.

El 30-20 en el electrónico supuso la mayor ventaja del combinado regional. Quedaban diez minutos y Castilla y León se dejó ir un poco, lo que aprovechó Groenlandia para recortar esa diferencia máxima. Con ello, el conjunto americano igualaba el parcial goleador con los anfitriones en la segunda parte, con 14 tantos para cada uno de los dos equipos. El combinado regional se imponía sin excesivos agobios a una selección que, como reconoció su ténico, le faltan partidos de nivel.

«Una bonita experiencia»

Juan Carlos Pastor, seleccionador de Castilla y León, agradeció lo primero el 'fair play' de Groenlandia y destacó que había sido «una bonita experiencia». «Cuando hemos ajustado más la defensa, cerrando mejor a los lanzadores, hemos robado balones y hemos cogido una ventaja suficiente para jugar mejor en ataque, continuar hacia nuestros extremos y romper el partido en la primera parte», señaló el técnico vallisoletano, que destacó que había «jugado todo el mundo, con minutaje parecido por puesto, menos David Fernández y Castro que tenían molestias».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos