Carlos Viver: «Espero que el pabellón esté igual de precioso que en el torneo masculino»

El seleccionador Carlos Viver, en el Pabellón Municipal de Deportes de Palencia./Antonio Quintero
El seleccionador Carlos Viver, en el Pabellón Municipal de Deportes de Palencia. / Antonio Quintero

Las Guerreras inician hoy en Palencia el Torneo Internacional ante las selecciones de Serbia, Suiza y Brasil

Álvaro Muñoz
ÁLVARO MUÑOZPalencia

Carlos Viver se levanta cada mañana con la premisa 'carpe diem'. Viver es de los entrenadores que sabe que el futuro se construye desde el presente y como seleccionador de las Guerreras solo tiene en su cabeza el Torneo Internacional que se disputa desde hoy en el Pabellón Municipal de Deportes de Palencia. En el horizonte ya asoma el Mundial y los Juegos Olímpicos, pero esas competiciones son palabras mayores, porque antes de esas citas señaladas en rojo en el calendario hay un importante partido contra Islandia a finales de mayo o principios de junio que servirá para clasificar a su combinado para el Mundial de Japón. Este será a finales de 2019 y antes de esa fecha, en el presente, toca vivir el balonmano en Palencia, esa ciudad que hace unos meses vibró con la cita masculina.

–Palencia, antes de encarar un partido trascendental contra Islandia (clasificatorio para el Mundial)...

–Siempre tienes la visión paralela en los clasificatorios y grandes eventos. Utilizas los torneos internaciones para preparar estas competiciones. Esta es una semana que se diferencia del resto. Precisamente, el próximo año en marzo tendremos la tercera y cuarta jornada de la clasificación para el Europeo. En Palencia no teníamos partidos de relevancia y hemos conseguido preparar un Torneo Internacional, en el que sacaremos un trabajo importante para el futuro.

–¿El seleccionador puede sacar unas conclusiones concretas para ese futuro del que habla?

–Hemos convocado un grupo con jugadoras que vinieron al último Europeo y que atesoran ya muchas horas de trabajo con las Guerreras. Luego hay un grupo de jóvenes que tenemos que aprovechar para integrar en estas citas. Cuanto más amplio sea el grupo con el que se trabaja, los problemas se notarán menos. Tener a la gente preparada para cuando lleguen los campeonatos siempre es bueno.

–En estos últimos días le ha tocado retocar la convocatoria tras varias lesiones...

–Al final estas semanas internacionales vienen precedidas por una jornada con los clubes y eso siempre tiene peligro. Los equipos están en la parte importante de la temporada, donde los éxitos están en juego. La baja de Carmen Campos es sensible, pues estaba trabajando normalmente con nosotros, pero incorporamos a María Núñez, que también es una jugadora que ya estuvo con nosotros en el Mundial de Alemania. Siempre es positivo trabajar con todo el mundo.

–Palencia vibró en enero con el Torneo Internacional masculino. ¿Qué espera de esta cita femenina?

–No pude ver todos los partidos del masculino. El pabellón estaba precioso y la afición vibró de verdad con los Hispanos. Sé que las fechas son diferentes y que no estamos en Navidad, donde muchos aficionados, sobre todo los niños, tenían vacaciones. Esperemos que la gente que venga disfrute mucho y eso depende mucho de nosotros. Tenemos que ofrecer un buen espectáculo. Evidentemente, cuanta más gente venga, mucho mejor. Es muy necesario llegar al público. Venir a Palencia, una ciudad que se volcó con los Hispanos como vimos, esperemos que sirva para que aflore también esa sensación con las Guerreras.

–Rivales duros y complicados. ¿Se necesitan estos enfrentamientos para preparar citas importantes?

–Siempre, cuanta más realidad tengas, mejor. Son rivales exigentes, aunque tenemos que poner todo en su justa medida. Esta semana, como he dicho, viene mucha gente joven. Sí que es verdad que vamos a tener mucha realidad. Suiza es un país emergente y le quedan muchos pasos por dar, pero estará a buen nivel. Serbia y Brasil son dos grandes potencias del balonmano. Serbia, que hizo un gran Europeo, será muy competitiva y nos exigirá el máximo. Brasil, dirigido por Jorge Dueñas, también sabrá estrujarnos al máximo.

–Ahora que menciona a su antecesor en la selección nacional femenina. ¿Está de moda el entrenador español?

–Ahora se valoran a los entrenadores que han salido de la escuela española. Eso es positivo, reseñable y dice mucho. Analizando está situación desde fuera estoy seguro que son épocas. Hace unos años, ese protagonismo lo tenían los entrenadores nórdicos, que eran los que estaban en la punta de lanza. Luego fueron los balcánicos y ahora es el técnico español. Supongo que dentro de unos años, después de los éxitos que tengamos o dejemos de tener, se hablará de la escuela nacional. Pero es verdad que el entrenador español está de moda.

–¿Este Torneo Internacional marcará el camino de la selección?

–Está claro que nos ayudará a lo que viene después. Y eso es una clasificación para el Mundial a finales de mayo o principios de junio. Ahí nos va la vida. Sí que necesitamos ese punto que nos dará el Torneo Internacional de Palencia y ese punto de haber trabajado con bastante realidad, pero a paso a paso. Ahora nos tenemos que centrar en el presente, que es Palencia y el Torneo Internacional, aunque lo que venga por delante también es muy importante.

–Hace un año y medio visitó Palencia con un trabajo determinado en las categorías inferiores de todas las territoriales junto al entrenador masculino Jordi Ribera. ¿Se empieza a ver ya esa semilla sembrada?

–Ese trabajo en su momento estuvo muy bien. En unas jornadas muy intensas, pudimos exponer nuestro trabajo y metodología, además de conocer a los jóvenes. Guardo muy buenos recuerdos de esas tecnificaciones, ya que pudimos visitar casi todas las regiones. Se disfrutó mucho y ese trabajo ha servido para el conocimiento de jugadores que luego hemos visto en campeonatos de España.

–¿Eso quiere decir que sin querer se empieza ya a pensar en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020?

–Los entrenadores a veces somos bastante pesados con esto, pero nuestra cabeza está centrada en el día a día. Evidentemente tenemos una visión periférica de todo lo que viene. Ahora pensamos en esta semana de trabajo, lo siguiente será la clasificación para el Mundial, donde nos gustaría hacer un gran campeonato. Y luego el preolímpico para empezar ya a hablar de la Olimpiada. Hay que dar muchos pasos para llegar a esa posible cita. Siempre tienes un ojo puesto en esa competición, pero lo importante es planificar el cómo llegar a esa cita. Y en eso estamos.

–La selección femenina jugó sus primeros Juegos en el 92 y meses después logró la clasificación para su primer mundial. ¿Después de casi treinta años sería una decepción no alcanzar la cita olímpica?

–Los Juegos Olímpicos los tenemos marcado en el calendario como algo básico. Cada vez cuesta más todo lo que conseguimos. Ahora estamos poniendo las bases para que los problemas nos desestabilicen lo menos posible. Está claro que entrar en unas Olimpiadas sería un hecho muy importante.

–¿Le gustaría volver a entrenar diariamente a un equipo?

–El día a día se echa un poco de menos. La actividad que genera un club es más diaria, aunque la selección también reúne mucho trabajo. Cualquier entrenador que se dedique exclusivamente a ser seleccionador diría lo mismo. Primero quiero cubrir esta etapa y luego ya veremos a ver qué pasa.