Balonmano | Liga Asobal

Un buen Atlético Valladolid vence en Puente Genil

Un buen Atlético Valladolid vence en Puente Genil
El Norte

Abel Serdio fue el máximo anotador del encuentro, con siete goles

OPTAPuente Genil (Córdoba)

El Recoletas Atlético Valladolid logró un nuevo triunfo para su casillero particular en el Pabellón Alcalde Miguel Salas de Puente Genil, un recinto que este año ha pasado de su habitual condición de fortín para los locales a un lugar del que casi todos los visitantes se fueron con puntos en el zurrón.

El envite, con poco ambiente en las gradas, arrancó con pujanza pucelana, con tantos de Rubén Río y Abel Serdio en los primeros minutos, situando una renta que se mantendría, con el habitual intercambio de goles, hasta el minuto diez. Ahí el cuadro de Julián Ruiz mejoró y vivió buenos minutos de balonmano y con aportaciones de Rudovic, Alonso, Cuenca o Barros, logró un parcial 4-1 con el que alcanzó su primera ventaja del encuentro (8-7, min. 14).

25 Puente Genil

De Hita, Matheus Costa (3), Sergio Barros (2), Rudovic (5), Chispi (1), Víctor Alonso (3) y Leo Almeida (2) - siete inicial - Lombés (ps), David Jiménez (2), Chaparro, Cuenca (2), Juan Castro (4, 1p), Moyano (1), Pablo Martín y Consuegra

28 Recoletas Atlético Valladolid

César Pérez; Diego Camino (1), Dani Pérez (6), Rubén Río (3), Abel Serdio (7), Manu García (2), Víctor Rodríguez (2) - siete inicial - Calle (ps), Adrián Fernández (5p), Álvaro Martínez, Turrado (1), Héctor González, Roberto Pérez (1), Serrano y Nico López.

Parciales:
2-4, 4-5, 8-7, 10-11, 11-14 y 12-16 (descanso) 14-18, 14-20, 18-22, 21-25, 23-25 y 25-28 (final).
Árbitros
Peñaranda Ortega y José Antonio Yagüe Moros descalificaron al brasileño del Ximénez Leo Almeida con azul en el minuto 53 y además excluyeron a los locales Chaparro y Pablo Martín, así como a los pucelanos Víctor Rodríguez y Roberto Pérez.
Incidencias
Partido de la vigésimo octava jornada de la Liga Asobal, disputado en el pabellón Alcalde Miguel Salas ante unos 400 espectadores.

Los locales mantendrían su iniciativa durante algunos minutos más, pero, tras un tanto de Rudovic, motivado sabiendo que vive sus últimos partidos como pontano, el Valladolid pareció dar por acabadas las concesiones. El equipo de David Pisonero mejoró en todas las facetas, logró atascar el ataque de los locales y firmó un parcial de 0-5 para encarrilar el encuentro.

Los pontanos estuvieron cerca de siete minutos sin ver portería, en una de sus habituales desconexiones que tanto le hicieron sufrir esta temporada, y no reaccionaron ni con un tiempo muerto de su banquillo. Todo lo más que pudieron hacer ante el firme conjunto visitante fue ir al intercambio de golpes para cerrar el primer acto con esa misma desventaja de cuatro dianas (12-16). 

En los albores de la segunda mitad la tónica no cambió significativamente. La renta se movió entre los tres y los cinco goles, con César Pérez atinado bajo palos, incluso en lanzamientos desde la línea de siete metros. Esa acción en ese tramo inicial, con la que el Ximénez buscaba ponerse a tres de diferencia, pareció clave, porque el cuadro vallisoletano se marcó otro parcial 0-3 con aportaciones de Dani Pérez, Rodríguez y García que casi rompió el encuentro (14-21, min. 40).

Sin embargo, quedaba tela por cortar en el partido. Porque el Ángel Ximénez reaccionó de manera notable, tanto que ni un tiempo muerto pucelano pudo frenarle. Se marcó un parcial 5-1, con Castro, Rudovic o Costa en la anotación, y puso el marcador en un pañuelo (21-23, min. 47). Entonces, una sanción de dos minutos a Almeida cortó las alas de los locales y sendos tantos visitantes sofocaron la insurrección. Serdio que no fallaba desde su posición de pivote.

Pese a todo los pontanos siguieron luchando y entraron en los últimos cinco minutos sólo dos abajo, diferencia que supieron administrar los hombres de David Pisonero, pidiendo un tiempo muerto final a 33 segundos del final y anotando el 25-28 final