El Balopal dispuesto a hacer historia

Varios jugadores del Balopal en el entrenamiento de ayer en el Pabellón Mariano Haro./Marta Moras
Varios jugadores del Balopal en el entrenamiento de ayer en el Pabellón Mariano Haro. / Marta Moras

Los de Daniel Ibáñez preparan sus últimos entrenamientos para el 'play-off' que se disputará este fin de semana en Luanco

JESÚS GARCÍA-PRIETOPalencia

Las ilusiones del deporte palentino no están solo puestas en lo que pueda hacer este fin de semana el Chocolates Trapa. El equipo del Pizzería La Nonna Balopal disputará, entre el viernes y el domingo en Luanco (Asturias), la fase de ascenso a la Primera División Nacional de balonmano, tras acabar segundos en la liga regular esta temporada. Para el equipo palentino es una magnifica noticia puesto que nunca había sucedido algo parecido. «Nunca habíamos conseguido algo tan grande. Tenemos muchas ganas de poder competir, tanto la directiva como nosotros», señaló Daniel Ibáñez, actual entrenador del equipo.

Palencia aspiraba a poder ser una de las sedes de la fase de ascenso, pero finalmente la localidad asturiana de Luanco acogerá tal evento. «Es una pena que no se pueda celebrar aquí, pero nos ha tocado en Asturias y trataremos que sea como cuando jugamos en casa. Prepararemos todos los encuentros como si de finales se tratase», apuntó Ibáñez, quien espera que también pueda acercarse el público para animar al equipo. «La suerte que hemos tenido es que al ser en Asturias, está cerca para todos los equipos que jugamos por el ascenso. Espero que haya mucha gente de los nuestros», destacó el entrenador.

Precisamente, el equipo palentino abrirá el torneo a las 17:30 horas del viernes, en el encuentro que les enfrentará al Urduliz Eskubaloia. El conjunto vasco peca, junto al Balopal, de ser el equipo más joven de la fase clasificatoria. «Los dos más inexpertos nos tenemos que enfrentar al inicio del campeonato y el primer día muchas veces es clave para definir el resto de la competición. Intentaremos hacer nuestro partido, adaptarnos a su juego, pero siendo nosotros mismos y seguro que tendremos nuestras oportunidades», comentó Ibáñez, quien además recalcó que el calendario no les ha sido favorables debido a este primer enfrentamiento.

El sábado a las 19:30 horas será el turno del segundo choque para los intereses del Balopal, con el partido que les enfrente al Villa de Luanco, el equipo anfitrión. «Los asturianos van a ser el rival a batir. Los partidos en casa siempre tienen esa ventaja para el equipo que juegue como local. Pero nunca se sabe lo que puede ocurrir en este tipo de partidos. Si nosotros jugamos un buen partido y tenemos mucha confianza en lo que hayamos hecho el día anterior, saldremos a ganar sin ningún tipo de miedo, respetando al rival y preparando el encuentro como si fuese otra final», remarcó el técnico del equipo.

Finalmente, el domingo a las 10:30 horas, el Balopal se enfrentará en el último partido al Culleredo gallego. «Esperamos poder regresar con la buena noticia del ascenso. El rival gallego es muy duro, además de ser el líder de su grupo. Todos los rivales serán complicados. Somos cuatro comunidades de mucho nivel en este deporte y esperamos mucha igualdad a lo largo de todo el campeonato. Todo se decidirá por pequeños detalles», afirmó Daniel Ibáñez, quien, como todo el equipo, sueña con la posibilidad de poder militar el año que viene en Primera División Nacional. «Es una categoría preciosa de grandes equipos. Llevamos preparándonos años por momentos como estos y tenemos que aprovechar esta oportunidad que se nos presenta. El equipo está preparado y con muchas ganas, tenemos que trabajar estos días que nos quedan y llegar de la mejor manera posible», añadió.

Lo más importante para los palentinos es la buena imagen que ha demostrado a lo largo de esta temporada. «Las sensaciones son muy buenas. La pena es que desde que acabó la liga regular, hemos tenido que parar cinco semanas. La liga de Castilla y León fue la primera en acabar y eso nos supone perder algo del ritmo de competición. Aunque a lo largo de estas cinco semanas hemos intentado llevar a cabo entrenamientos de mucha intensidad, jugar muchos partidos e incidir mucho en entrenamientos más disputados. Hemos tratado de jugar una mini pretemporada. Además, hemos jugado tres partidos, en los que hemos probado cosas y perfeccionado las bases que habíamos fijado», concluyó el técnico que prepara ya los últimos entrenamientos antes de partir el viernes a tierras asturianas para buscar el ascenso de categoría.