Balonmano

El Aula regresa a la liga después de tres semanas de parón

Miguel Ángel Peñas. /R. Jiménez
Miguel Ángel Peñas. / R. Jiménez

El equipo vallisoletano recibe, con la seria duda de Cristina Cifuentes, al Mecalia Atlético Guardes

Víctor Borda
VÍCTOR BORDAValladolid

Después de tres semanas sin competición en la Liga Guerreras Iberdrola, el Aula Alimentos de Valladolid regresa a la competición como local. Lo hace este sábado, a las 19:00 horas, en Huerta del Rey, frente a uno de los grandes, el Mecalia Atlético Guardés. Es seria dura para enfrentarse a las gallegas la pivote Cristina Cifuentes, que sufre una subluxación en la tibia y el peroné. Será duda hasta el último momento. El equipo vallisoletano suma dos derrotas en el mismo número de jornadas y ocupa la penúltima plaza en la clasificación.

Miguel Ángel Peñas, entrenador del Aula, aseguró que el equipo se encuentra mucho mejor que en los partidos iniciales de la competición. «Necesitábamos tiempo, pues contamos con muchas jugadoras nuevas. Hemos intentado cohesionar el equipo. También la llegada más tarde de Yumis Camejo nos ha complicado algo más la situación. Pero creo que estamos en un buen momento para poder competir», explicó.

El técnico hizo hincapié en que Guardés no es un equipo «fácil de ganar. En casa siempre hemos sufrido para imponernos y en su pista no hemos vencido nunca. Este año ha cambiado su equipo. Ha perdido a sus dos centrales, Espiñeira y Estela Doiro. Son bajas importantes, pero ha intentado reestructurar la plantilla con el fichaje de dos jugadoras portuguesas. La central Lima tiene un estilo de juego muy lindo. Se ha reforzado con tres jugadoras de nivel provenientes del desaparecido equipo de Valencia, sobre todo la zurda Sara Bravo y Estefanía Descalzo. Han hecho un buen equipo, supliendo las bajas de la mejor manera posible».

Peñas tiene claro que el Aula debe tener mucha paciencia. «El Guardés lo ha hecho muy bien en los partidos que hemos jugado contra ellas, pues han realizado ataques larguísimos que nos han hecho perder la paciencia en algunos momentos y que nos han hecho precipitarnos en acciones defensivas. Tenemos que tener paciencia en el aspecto defensivo», subrayó.

Estar en la zona baja de la tabla es algo que no parece preocupar ni al cuerpo técnico ni la plantilla a estas alturas de la temporada y después de haberse medido a dos de los cocos de la competición. «Tanto el cuerpo técnico como las jugadoras llevamos esa situación con normalidad. Estamos seguros de nosotros mismos y nuestra posibilidades», recalcó.