Balonmano

El Aula se deshace ante el Mecalia

Sarah lanzó al poste esta falta pese a la barrera del Aula. /Alberto Mingueza
Sarah lanzó al poste esta falta pese a la barrera del Aula. / Alberto Mingueza

Las gallegas, que controlaron el partido, se llevaron el VI Trofeo Ciudad de Valladolid Memorial Alfonso Rodríguez

Miguel Ángel Pindado
MIGUEL ÁNGEL PINDADOValladolid

El Mecalia Atlético Guardés deshizo a su favor el empate con el Aula en esta pretemporada, se apuntó la segunda victoria ante las vallisoletanas muy merecida por la solidez de su equipo, el orden demostrado a lo largo de todo el partido y porque supo mantener el tipo en los momentos complicados, y se llevó el Trofeo Ciudad de Valladolid Memorial Alfonso Rodríguez.

26 Aula Alimentos de Valladolid

Carmen (6 paradas), Elba (2 de penalti), Ángela (1), Tina López (4), Cris (2), Teresa (2), Sara (1) –siete inicial–, Lulu (6 paradas), Bea (4, 2 de penalti), Iara (2), Joana (1), Yunis (2), Elena (4), Ana Viloria (1), Rafi Bergara y Marina.

29 Mecalia Atlético Guardés

Marisol (8 paradas), Lorena (2), Sara (2), Martina (3), Carmen Campos (7), Estefanía (1), Paulina (2, 1 de penalti) –siete inicial–, Meriem (6 paradas), África (3), Rosario (3), Sandra (3, 1 de penalti), Patricia (1), Cristina (1), Sarah y Carla (1).

Parciales cada cinco minutos:
2-3, 3-6, 4-6, 6-8, 7-11, 9-14, 11-16, 14-19, 17-22, 21-26, 24-27 y 26-29
Árbitros:
Javier Moyano y Gabriela Marinela. Excluyeron a Rafaela Bergara (min. 18 y 23) y a Israel Maniega (min. 23) y a a Lorena (min. 10) y Martina (min. 59), y descalificaron a Patricia (min. 25, 29 y 36).
Incidencias:
VI Trofeo Ciudad de Valladolid Memorial Alfonso Rodríguez. Alrededor de 350 aficionados en Huerta del Rey.

Enfrente se encontró con el peor Aula de esta fase de preparación, fallón en el pase y en el lanzamiento, confundiendo velocidad con precipitación, con muchos agujeros en su defensa y haciendo de sus ataques estáticos un mar de confusiones y caos. Qué duda cabe que correr es el ADN del Aula y en las ocasiones en las que pudo lanzar el contragolpe parecía que podía hacer daño a las gallegas, pero en cuanto estas conseguían replegarse al Aula se le hacía de noche. Y todo ello pese a contar con jugadoras que han llegado para marcar las diferencias y ofrecer una mayor variedad a la estrategia del equipo. Pero todo parece fluir exactamente igual que la temporada pasada y no se obtiene el suficiente rendimiento de las nuevas incorporaciones, ni las nuevas jugadoras ofrecen más soluciones al estilo del Aula. Así pues, un equipo con un enorme potencial se diluyó como un azucarillo por sus propios errores y por el orden y la disciplina táctica de las gallegas.

Y con estos mimbres, el partido comenzó con un agujero en el centro de la zaga local que Carmen Campos aprovechó para colocar las primeras diferencias en el marcador. En estos inicios el Aula intentaba jugar con orden y creaba ocasiones pero los extremos no tenían su día y ni sus lanzamientos ni sus caprichosas vaselinas encontraban las redes gallegas. Y así se desaprovechó la primera superioridad a los diez minutos que hubiera permitido apretar el marcador. Los cambios no ofrecieron mejoría y mientras el Mecalia jugaba con un exquisito orden, con variaciones en sus finalizaciones, el Aula comenzaba a descomponerse con errores infantiles en los pases y pérdidas absurdas.

Y cuando parecía que se atisbaba una leve mejoría, el colegiado la tomó con Rafi Bergara, que recibió dos exclusiones casi seguidas, más otra al banquillo por protestar que dejó al Aula con cuatro jugadoras de campo. El Mecalia olió la sangre y endosó un parcial de 2-6 que dejó el marcador en el descanso en un 9-14 muy difícil de levantar.

Se esperaba una reacción en la segunda mitad de un Aula que aparentaba un enorme potencial pero que sobre la cancha era incapaz de sacar rendimiento a sus grandes posibilidades. Así, la reanudación se convirtió en un simple intercambio de goles. Un Aula que quería correr y un Mecalia que quería templar el juego. Los primeros quince minutos (17-22) no ofrecieron ninguna mejoría y Miguel Ángel Peñas optó por colocar al equipo del año pasado en pista. Por momentos, a base de contragolpes y algunas paradas de Lulu, la grada se ilusionó con la posibilidad de la remontada, pero lo cierto es que ni siquiera llegó a acercarse a menos de tres tantos de un equipo gallego sólido en defensa ante el caos del Aula.

Afortunadamente solo se trataba de un amistoso pero mucho deberá mejorar y asentarse el equipo ya que tan solo le falta por disputar otro partido de pretemporada antes de recibir al campeón de liga Rocasa el día 11 en Huerta del Rey.