Balonmano

El Aula Alimentos de Valladolid sale derrotado de su tercer choque de pretemporada

Una jugadora del Aula Alimentos de Valladolid se prepara para ejecutar un lanzamiento a puerta. /EL NORTE
Una jugadora del Aula Alimentos de Valladolid se prepara para ejecutar un lanzamiento a puerta. / EL NORTE

El conjunto vallisoletano pierde por 31-28 ante el Mecalia Atlético Guardés

EL NORTEValladolid

El Aula Alimentos de Valladolid cosechó la primera derrota de la pretemporada (31-28) en su visita a 'A Sagriña' en el partido que disputó ante el Mecalia Atlético Guardés. Un Mecalia que ha revolucionado su plantilla con siete bajas y seis altas.

31 Mecalia Atlético Guardés

Meriem Ezbida (ps), África Sempere (5), Sandra Santiago (-), Martina Mazza (4), Carmen Campos (2), Lorena Pérez (2), Sara Bravo (1), Estefanía Descalzo (1), Paulina Pérez Buforn (5), Patrícia Lima (4), Cristina Barbosa (-), Rosario Victoria Urban (2), Sarah Valero (3), Carla Gómez (2), Marisol Carratú (p), Laura Morais (-)

28 Aula Alimentos de Valladolid

Elba Álvarez (8), María G. Niño (1), Ángela Nieto (2), Agustina López (2), Cristina Cifuentes (2), Teresa Álvarez (1), Lourdes Guerra (p. 1 gol), Iara Grosso (5), Joana Bolling (-), Sara Molés (1), Elena Cuadrado (3), Paula Rey (2), Marina del Castillo (-), Rafaela Bergara (-), Carmen Sanz (ps).

Las de José Ignacio Frades, que disputaban su segunda prueba de pretemporada tras imponerse al AD Carballal de Plata (11-32), salieron a la pista con ganas de agradar a su parroquia y de poner en un aprieto a las vallisoletanas dirigidas por Miguel Ángel Peñas.

Tras el empate ante el Balonmano Zuazo (29-29) y la victoria ante el Balonmano Alcobendas (31-21), las de Peñas encontraron en esta tercera prueba de pretemporada a un rival de su mismo nivel, que disputará al igual que las vallisoletanas la Challenge Cup.

Por eso, el partido no fue sencillo y las gallegas obligaron a las vallisoletanas a entregarse al máximo sobre la pista en un partido igualado en el que la batuta la llevó siempre el Guardés aunque las vallisoletanas trataron por todos los medios de hacerse con el control del partido.

Comenzó el choque con una salida muy buena de las locales, que vieron cómo gracias a un parcial de 3-0 las cosas se las ponía de cara. De esta forma, las de Peñas tuvieron que remar a contracorriente en los primeros compases del encuentro. Buscaron cómo ajustar la defensa y la primera línea trató de mover con seguridad el esférico para llegar hasta la portería rival, pero le costó a las vallisoletanas poder perforar la red gallega, donde Marisol Carratú se hizo un gran partido.

Sin embargo, no desistieron las vallisoletanas, que encontraron en el Guardés a un rival exigente. Cuando la defensa del Aula Alimentos de Valladolid consiguió ajustarse el trabajo ofensivo también comenzó a notarse sobre la pista y la diferencia en el electrónico se fue reduciendo gracias a los goles de Elba Álvarez, que con cuatro dianas en la primera mitad fue la máxima anotadora del partido.

De esta forma, cuando los colegiados indicaron la llegada del descanso las vallisoletanas habían conseguido ponerse a tan solo un gol del Guardés (13-12) para poder comenzar de nuevo con la reanudación del encuentro.

La segunda mitad del partido fue prácticamente un calco de la primera parte. El ataque gallego funcionó bien y Paulina Buforn encontró espacios para anotar goles mientras que la defensa de las pupilas de Frades complicaban el trabajo del Aula, que parecía por momentos reñido con el gol.

Hasta una ventaja de siete tantos llegaron a disfrutar las gallegas, sin embargo, una vez más, el trabajo en bloque fue la clave para desatascar el partido y los goles pucelanos comenzaron a llegar. A los goles de Elba, otros cuatro en esta segunda parte, se sumaron los de Iara Grosso, que con cinco (tres en la segunda mitad) fue la segunda anotadora del equipo.

El esfuerzo y la remontada en los minutos finales no fueron suficientes para las pupilas de Miguel Ángel Peñas, que no pudieron darle la vuelta al marcador y sumaron así la primera derrota de la pretemporada ante un buen equipo que exigió mucho sobre la pista.