La última batalla del Palencia Baloncesto en Bilbao

Moussa Koné, Rokas Gustys y Steve Vasturia suben ayer al autobús en las inmediaciones del Pabellón./Antonio Quintero
Moussa Koné, Rokas Gustys y Steve Vasturia suben ayer al autobús en las inmediaciones del Pabellón. / Antonio Quintero

El Chocolates Trapa confía en que el buen juego de los dos partidos de casa sea decisivo este miércoles en Miribilla, donde disputa el quinto y último partido de la serie frente al Retabet

JESÚS GARCÍA-PRIETOPalencia

No hay vuelta de hoja. El Chocolates Trapa tiene hoy la última oportunidad de llegar a la final a cuatro que tendrá lugar en Bilbao el 1 y el 2 de junio. De nada valen el cansancio y el alto derroche físico acumulado en los últimos cuatro partidos, para los jugadores la competición empieza de cero. El favoritismo del Retabet Bilbao se ha suplido por la presión que ahora tiene el conjunto vasco. Un equipo hecho para el ascenso, que no puede permitirse fallos y que, además, tiene consigo el factor de cancha a favor. El Chocolates Trapa puede jugar con eso y asumir que, después de lo vivido en los dos partidos en casa, se puede conseguir la victoria que le dé un puesto en la ansiada final a cuatro. Pero no hay que adelantarse; para estar en Bilbao en junio solo hay una opción, y es la de la victoria en el partido de hoy. El equipo morado no estará solo, cinco autobuses se desplazarán hasta el País Vasco para apoyar al club con los colores morados. Alrededor de 250 palentinos seguirán los designios de la suerte en Miribilla, pero mostrando la ejemplaridad y la unión con la afición vasca, como ya ocurrió en Palencia en el tercer y cuarto partido de la serie.

Para el equipo entrenado por Carles Marco, este encuentro tiene que servir para que la plantilla crea hasta dónde se ha llegado y pueda disfrutar. «Tenemos muchas ganas de que llegue la hora del partido. Estamos disfrutando de cómo estamos compitiendo y a ver si somos capaces de hacer un buen partido, llegar con opciones y poder aprovecharlas. El equipo está muy contento, están cansados, aunque eso es más mental, sobre todo cuando empiece el partido. Si las cosas salen bien no hay cansancio que valga, y menos en un quinto partido», señaló el técnico catalán.

Carles Marco podrá contar con toda la plantilla, pese al poco tiempo entre los encuentros. «Están todos bien, con las molestias de jugar muchos partidos seguidos y con algo de cansancio. Estoy de acuerdo con lo que dijo Álex Mumbrú en la última rueda de prensa hablando sobre el agotamiento físico. El cansancio, cuando vas por detrás en el marcador, se nota mucho cuando tienes cinco partidos en nueve días. Va a ser un partido de cabeza y mentalidad y espero que el equipo llegue a tope», destacó el técnico.

Sobre quien asume la presión en este último partido, el entrenador tiene una opinión algo ambigua. «Vamos a seguir como hasta ahora y a jugar contra ellos pensando en que nos vamos a encontrar a su mejor versión. Ellos comenzarán el partido como lo han hecho en los cuatro partidos anteriores. Serán muy duros e impondrán un buen ritmo, nosotros tendremos que aguantar y mejorar. Tenemos que pensar que ellos van a estar muy bien y nosotros tendremos que hacer las cosas igual de bien si queremos competir», analizó el entrenador, que fijó en las emociones, antes que en las tácticas, el posible devenir del encuentro.

«Los dos equipos ya se conocen. Hay muy poco tiempo entre un partido y otro. Hemos visto y analizado todos los partidos que hemos jugado y alguna cosa tenemos que mejorar. En el cuarto partido se notó el cansancio acumulado. Muchas veces, si no llegas con las piernas, tienes que llegar con la cabeza, y tienes que ser mentalmente duro. Afecta todo, son tres partidos en cinco días y la presión es la que nos queramos meter cada uno. Espero que nuestra mentalidad sea buena, ya que hemos quedado novenos y lo nuestro es un premio, pero queremos realizar el mejor partido posible porque, ya que hemos llegado hasta aquí, lo vamos a intentar con todas nuestras fuerzas», remarcó el entrenador morado, que también hizo mención a los cambios tácticos en los partidos. «Hemos hecho algunos cambios, seguramente más nosotros que ellos, ya que son un equipo con una estructura ya muy hecha».

La afición

En el equipo saben que la fuerza y el apoyo del público no le van a faltar en ningún momento en este quinto partido de la temporada. «El apoyo de los aficionados es fundamental. Siempre se nos pone la piel de gallina en los partidos de casa y, en un día laborable, que vengan casi 250 personas en los autobuses, más los que puedan ir con sus vehículos particulares, es un plus. Si teníamos que darlo todo por ellos, ahora la gente se merece que pongamos todo nuestro esfuerzo en conseguir la victoria», afirmó CarlesMarco con la mirada ya puesta en el último encuentro de la ronda. El que lo decide todo en esta serie entre los que partían como favoritos hace unas semanas y los 'tapados' que pueden lograr imponerse a un club ideado para ascender de categoría desde el principio de la Liga regular. La última batalla está a punto de comenzar y ambos equipos tienen sólidos argumentos para luchar por un puesto en la final a cuatro.