El sueño europeo de Calvin Hermanson y Steve Vasturia

Calvin Hermanson y Steve Vasturia posan en el pabellón municipal de Deportes./Antonio Quintero
Calvin Hermanson y Steve Vasturia posan en el pabellón municipal de Deportes. / Antonio Quintero

Los dos jugadores americanos ilusionan en pretemporada a los aficionados del Chocolates Trapa

Álvaro Muñoz
ÁLVARO MUÑOZPalencia

Los fichajes del Chocolates Trapa Palencia Calvin Hermanson y Steve Vasturia han abandonado, de momento, el sueño americano. Ese que permite a todos los estadounidenses ilusionarse con un futuro mejor, ese que porta el significado de tierra de oportunidades o ese que obliga a muchos inmigrantes a preparar su maleta en busca de un nuevo sueño. Todas estas descripciones no van de la mano con Hermanson y Vasturia, que se han visto obligados a cruzar el charco y cambiar el sueño americano por el europeo. Y dentro de la inmensidad del viejo continente, en una ciudad española pequeña han encontrado un escaparate para asentarse, también de momento, en el baloncesto nacional.

El primero en abandonar su querido Estados Unidos fue Steve Vasturia, que la pasada temporada, defendió la camiseta del Alba de Berlín con Aíto García Reneses como entrenador. Una experiencia que sirvió para que el escolta, que también puede desempeñar las funciones de base, tuviese su primera toma de contacto con el baloncesto europeo. «Es mi segundo año en Europa. Es interesante poder crecer en un sitio nuevo y aprender las costumbres de una ciudad y un país diferente. Me gusta conocer mundo, aunque lo importante es mejorar en el juego», destacó ayer Steve Vasturia.

En la misma línea se muestra su nuevo compañero Hermanson, más comedido al hablar de su primera experiencia europea. «Quiero seguir jugando al baloncesto, aprovechar esta oportunidad al máximo y seguir mejorando», afirmó el alero y máximo anotador de los morados en la pretemporada.

Adaptación

Pero si algo ha sorprendido a los aficionados es su rápida adaptación al esquema de juego de Alejandro Martínez y a la ciudad. Este hecho también lo han manifestado los dos nuevos jugadores del Chocolates Trapa, que agradecen todos los esfuerzos del club y de la plantilla por acercarles la cultura palentina. «Está siendo una adaptación divertida. Cada día aprendo algo diferente de la ciudad. Yo también estoy sorprendido de mi adaptación, que la podría catalogar de suave y cómoda. Los palentinos son muy abiertos», recalcó Vasturia. El mismo discurso se lo atribuye Hermanson, aunque reconoce que está intentando aprender español. «Estoy disfrutando de Palencia. La gente es amable y el país 'mola'. Estoy un poco sorprendido por la rápida adaptación. Los compañeros son estupendos. Ahora también me centro en el idioma. Cada día mejoro un poco más, aunque continúo integrándome más cada día en la cultura española», destacó el alero.

¿Y dónde radica la clave de la rápida adaptación de los dos americanos? En la figura del entrenador morado, Alejandro Martínez, gran valedor de que los dos jugadores defiendan esta temporada la camiseta del Chocolates Trapa. Hermanson y Vasturia clavan sus discursos y elogian a técnicos y jugadores. «Podría decir que nuestra rápida integración es al 100% gracias al entrenador y a los jugadores. Al igual que nos ayudan a conocer todo, estamos aprendiendo muchos conceptos nuevos de baloncesto», agradeció Vasturia. «El entrenador es una persona muy inteligente y está muy pendiente de nosotros. Además, con los compañeros, salimos a cenar y nos aportan y resuelven todas las dudas que tenemos. Cada día aprendemos algo diferente», alabó Calvin Hermanson.

Y es que las dos grandes revelaciones de la pretemporada en el Chocolates Trapa no conocen aún su techo deportivo. La juventud juega otro partido importante en su favor y las ganas de aprender y seguir mejorando se han visto en tan solo cuatro partidos amistosos. Talento, entrega y sacrificio al servicio del conjunto palentino, obligan a los aficionado morados a seguir disfrutando de estos jugadores por si equipos de ACB llaman la próxima campaña a su puerta. «Puede ser un paso previo a dar un salto de categoría, pero ahora solo me centro en ganar los máximos partidos con el Chocolates Trapa. Sé que el equipo tiene mucho talento y también sé que tengo posibilidades de hacerlo muy bien este año», destacó el ex del Alba de Berlín, quien no se olvida de sus raíces y de la mejor liga de baloncesto, la NBA. «No descarto la NBA, pero ahora solo quiero mejorar cada año y Palencia es un buen equipo para lograr ese objetivo», continuó.

Por su parte, Hermanson no esconde su deseo de triunfar en la NBA, aunque ahora solo piensa en morado. «Es muy apetecible jugar en la NBA, pero estoy centrado en el Palencia y en el primer partido el 5 de octubre. Tengo que seguir mejorando para ver lo lejos que puedo llegar», concluyó el ex de la Universidad Saint Mary's Gaels.

Entre las premisas de estos jóvenes americanos está la recogida de migas de pan que en su día tiró por Palencia Nikola Mirotic para terminar triunfando en la NBA. Pero para eso aún queda mucho, pues Calvin y Steve han tenido que abandonar el sueño americano para centrarse en el europeo, aunque muchos aficionados morados esperan que esa fantasía sea palentina por muchos años. De momento, aunque aún es pronto para afirmarlo, están consiguiendo eliminar el recuerdo de Bryce Pressley en la hinchada palentina.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos