Baloncesto

Suerte para España en el sorteo del Mundial de China

Los grupos de la primera fase del Mundial de China 2019. /FIBA
Los grupos de la primera fase del Mundial de China 2019. / FIBA

Puerto Rico, Irán y Túnez serán sus rivales en la primera fase y evitará a Estados Unidos hasta una hipotética final

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZMadrid

La suerte sonrió a España en el sorteo del Mundial de China 2019, ya que no sólo afrontará una primera fase muy cómoda, contra Puerto Rico, Irán y Túnez, sino que sólo se enfrentaría a Estados Unidos en una hipotética final. La selección que dirige Sergio Scariolo, número dos de la clasificación mundial, debe pasar como líder, con tres victorias, a la segunda fase, donde se encontrará seguramente con Serbia e Italia, pero dado que para cuartos de final accederán los dos primeros de grupo, la lógica augura a una primera eliminatoria directa contra Argentina o Rusia y una previsible presencia de España en semifinales.

El objetivo de España en el que será el último Mundial de Pau Gasol (del 31 de agosto al 15 de septiembre) será conquistar medalla y sacar el pasaporte para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, para los que se clasificarán los dos mejores equipos europeos. El reto parece ahora más factible, después de salvarse de Estados Unidos en los cuartos de final.

La mano de Kobe Bryant, embajador del Mundial que sacó la primera bola con el nombre de España, fue generosa con la selección. España quedó encuadrada en la primera fase con tres selecciones muy accesibles, que ocupan el puesto 16 (Puerto Rico), 27 (Irán) y 51 (Túnez) en el ranking mundial y con un camino relativamente despejado antes de los cruces, aunque Scariolo advirtió que «la segunda fase es muy complicada, en un grupo con el rival más fuerte tras Estados Unidos (Serbia)».

En una competición en la que debutará contra el equipo norteafricano, para enfrentarse después a puertorriqueños e iraníes en la ciudad de Guangzhou, España, como una de las cuatro cabezas de serie en el sorteo (junto a EE UU, Francia y la anfitriona), ya esperaba una primera fase sin dificultades. Sin embargo, cuando su mayor temor era verse obligada a cruzarse con la campeona mundial y olímpica en cuartos, el destino quiso separar a ambas, con la posibilidad de encontrarse de nuevo en la lucha por el oro, como ocurrió en las memorables finales olímpicas de Pekín 2008 y de Londres 2012.

Estados Unidos, dirigida por Gregg Popovich, se enfrentará en la primera fase a Turquía, República Checa y Japón, mientras que en la segunda es probable que se encuentre con Grecia y Brasil, para vislumbrar después a Lituania, Australia y Canadá, que quedaron emparejadas en un verdadero 'grupo de la muerte', junto a Angola. En cualquier caso, sea cual sea el enemigo de la selección estadounidense en la primera eliminatoria directa, se da por hecho que los norteamericanos no faltarán al cita decisiva en Pekín, donde se disputarán las semifinales y la final.

En cuatro sedes

En el caso de España, que suele ir de menos a más en los grandes campeonatos, caso de alcanzar las semifinales en las que se pondrán en juego las medallas, tendrá que pasar nada menos que por cuatro sedes, ya que después de Guanzhou le espera Wuhan para afrontar la segunda fase y posteriormente los cuartos en Dongguan o Shanghái. En Pekín es donde se podría reeditar la inolvidable final de la cita olímpica de hace 11 años, considerado el mejor partido de la historia, en el que se enfrentaron, entre otras grandes estrellas, Pau Gasol y Kobe Bryant, entonces compañeros en los Lakers. Entonces, España llevó al límite a la todopoderosa selección de Estados Unidos y acarició la hazaña dos años después de haber conquistado el primer Mundial absoluto de su historia con la generación de oro de los 80 que está llegando a su fin.

Gracias a la fortuna que le deparó en Shenzhen el mítico jugador angelino España puede afrontar con mucho optimismo este Mundial que debe comenzar con un pleno de triunfos en una primera fase contra Túnez, liderada por el pívot Salah Mejri, exjugador del Real Madrid; Puerto Rico, que con seguridad no podrá contar con su principal figura, el veterano Juan José Barea, que se encuentra lesionado y no llegará a tiempo; e Irán, encabezada por el pívot Hamed Ehdadi Haddadi. La exigencia comenzará después, en un grupo con la potente Serbia y la peligrosa Italia, que aunque sea irregular, habitualmente pone en problemas a la selección española.

Como primera o segunda de grupo, España debería sellar sin excesivas dificultades el billete a cuartos, ya a partido único. Es en ese primer cruce decisivo en el que no tendrá derecho a fallar, después de haber sellado con contundencia su pase en las polémicas ventanas de clasificación que han abierto las puertas de la selección a jugadores que han hecho méritos más que suficientes para estar en el Mundial -junto a las grandes estrellas de la NBA y la Euroliga-, caso de Quino Colom, Jaime Fernández, Javi Beirán o Fran Vázquez.

La primera fase:

Grupo A: Costa de Marfil, Polonia, Venezuela y China.

Grupo B: Rusia, Argentina, Corea del Sur y Nigeria.

Grupo C: ESPAÑA, Irán, Puerto Rico y Túnez.

Grupo D: Angola, Filipinas, Italia y Serbia.

Grupo E: Turquía, República Checa, EE UU y Japón.

Grupo F: Grecia, Nueva Zelanda, Brasil y Montenegro.

Grupo G: República Dominicana, Francia, Alemania y Jordania.

Grupo H. Canadá, Senegal, Lituania y Australia.

«Es un grupo bastante asequible», reconoce Scariolo

«Es un grupo bastante asequible», reconoció el seleccionador nacional, Sergio Scariolo, aunque el técnico italiano destacó que «es más importante lo que vendrá después», a partir de la segunda fase, «en la que habrá que afrontar a algunos de los dos grandes candidatos», en alusión a serbios e italianos. «Serbia es el segundo coco del Mundial, e Italia, con todos sus jugadores de la NBA y de la Euroliga, presentará un equipo muy competitivo», aventuró Scariolo. «Tenemos que clasificarnos e intentaremos quedar lo más arriba posible», añadió el seleccionador, para quien «los tres primeros rivales son de nivel medio, que no son imposibles, aunque tampoco son equipos sin experiencia en una competición de este calibre».

«Es un sorteo que a priori podría parecer asequible, aunque todos sabemos el desarrollo en estos países (Puerto Rico, Irán y Túnez) que históricamente no tienen tanto potencial. El equipo puertorriqueño juega un baloncesto alegre con varios jugadores de la NBA y puede complicar a cualquiera un partido. Pasaríamos a una segunda fase en la que ya son rivales de máxima entidad, como Italia o Serbia, candidata a todo en este Mundial», advirtió por su parte el presidente de la Federación Española de Baloncesto (FEB), Jorge Garbajosa. «Nos nos ponemos límites, pero tampoco debemos perder esa ambición que nos ha caracterizado siempre», reclamó el dirigente madrileño, para quien, a cinco meses y medio del inicio del Mundial, «lo más importante es que los los jugadores acaben la temporada lo mejor posible, sin ningún tipo de problemas físicos». A la expectativa se encuentran jugadores que durante la clasificación han hecho méritos más que suficientes para estar en el Mundial -junto a las grandes estrellas de la NBA y la Euroliga-, caso de Quino Colom, Jaime Fernández, Javi Beirán o Fran Vázquez.