«Ahora me siento más técnico que los últimos años en LEB»

Joaquín Prado, la temporada pasada, en su etapa como entrenador del Chocolates Trapa Palencia./Antonio Quintero
Joaquín Prado, la temporada pasada, en su etapa como entrenador del Chocolates Trapa Palencia. / Antonio Quintero

Joaquín Prado, que se mide a su exequipo este viernes, reconoce que no tiene ningún «resquemor» con el club tras su cese

Álvaro Muñoz
ÁLVARO MUÑOZPalencia

Probablemente Joaquín Prado, exentrenador del Chocolates Trapa, vivió el arranque de una de las temporadas más atípicas del conjunto morado. La falta de patrocinador en el inicio de la pasada campaña y las interminables obras del pabellón obligaron a empezar una temporada, que se recondujo, cuando el equipo, ya dirigido por Alejandro Martínez, se instaló en su nueva casa. Todo ese cambio no lo vivió el técnico asturiano, que el viernes volverá a Palencia (si no hay ningún contratiempo) como asesor deportivo del Força Lleida.

–Cómo le ha cambiado la vida en un año. Por estas fechas le cesaba el Palencia Baloncesto y ahora es asesor deportivo del Lleida y técnico ayudante en la selección con Scariolo...

–Ha cambiado bastante, pero en definitiva es baloncesto. Los profesionales de este deporte estamos preparados para los cambios. En este caso, sí que fue un cambio importante, porque no estoy en un banquillo de forma continuada, aunque sí que hago muchas cosas que me hacen estar ligado a él. Esta siendo una campaña diferente y la disfruto mucho. Soy a asesor deportivo del Força Lleida, que no son directamente las funciones de un director deportivo y, además, trabajo con las categorías de la base, entrenando al equipo infantil. Me lo paso muy bien. Además, sigo ligado a la Federación Española de Baloncesto y este año entrenaré a un equipo (sub 20) y ayudaré a Sergio Scariolo en las ventanas FIBA. Estoy haciendo muchas cosas y disfrutando de todas ellas.

–¿Echa de menos el día a día en un banquillo?

–No lo estoy echando de menos. Vivo muy al día el equipo LEB y con la cantera tengo mucho trabajo. Al final hacemos cuatro días de entrenamientos. No sabía si lo iba a echar de menos y, de momento, han pasado seis meses y estoy disfrutando muchísimo.

–¿Cree que su figura en Força Lleida, la de asesor deportivo, es necesaria en el organigrama del Chocolates Trapa?

–Uff. No sabría responder a esa pregunta. No me atrevo a decirlo. Los directivos, principalmente Gonzalo Ibáñez y Fernando Martínez-Zulaica, tienen suficiente experiencia para decidir ese tipo de cosas. En Lleida es una figura bastante novedosa, ligada al primer equipo y a los 16 equipos de la cantera. Tiene muchas semejanzas a la dirección deportiva, pero, al hacer más cosas con la Federación, le hemos dado esta temporada la nomenclatura de asesoría deportiva.

–Tanto el Lleida como el Chocolates Trapa empezaron la temporada de forma extraordinaria, pero se desinflaron en el ecuador. ¿Cuál ha sido el principal motivo?

–Seguramente por la normalidad de la LEB. No deja de ser una competición similar a la de las temporadas pasadas, en la que hay una enorme igualdad y las dinámicas marcan las trayectorias de los equipos. Es cierto que los dos equipos arrancaron muy bien, aunque ahora han tenido momentos menos positivos a nivel de resultados. Aún así, los dos conjuntos están haciendo una magnífica temporada. En estas trece jornadas, en esta recta final, se verá dónde pueden acabar para ver si cumplen sus objetivos.

–Con estos ingredientes, el viernes, se presupone un encuentro igualado...

–Vamos a ver. Esto nunca se sabe. Ojalá que para Lleida sea un partido igualado. Somos conscientes de que ir a Palencia siempre es visitar una cancha muy complicada, donde el equipo de casa siempre tiene una ventaja. Ojalá seamos capaces de hacer frente. Iremos con esa idea.

–El año pasado, tras su cese, el equipo cambió la dinámica. ¿Podría suceder los mismo con la llegada de Carles Marco?

–Es difícil analizarlo desde la distancia. A mí me cuesta. Tengo un grandísimo respeto profesional por Alejandro Martínez y por Carles Marco. Me parecen dos excelentes entrenadores. Seguro que Marco hará un buen trabajo, porque es un gran técnico, con un gran conocimiento de la competición. Por eso sé que lo hará bien, como el gran trabajo que hizo Martínez en su casi año en Palencia.

–¿A usted se le quedó una espinita clavada al ver el buen final de temporada de su exequipo el año pasado?

–Indudablemente te queda la sensación de que te hubiera gustado que el equipo fuera mejor y tuviera una trayectoria mejor conmigo al mando. En cualquier caso, tenía la sensación de que el equipo podía conseguir buenos resultados y así fue. Me alegré la temporada pasada por ello, tanto por los jugadores como por la afición, que me trató fenomenal durante los seis meses que estuve allí. Mi recuerdo de Palencia es excelente y mantengo una magnífica relación con mucha gente, a pesar del poco tiempo que estuve en la ciudad.

–¿Pagó Joaquín Prado los platos rotos de una temporada atípica?

–Fue una temporada con dificultades. No tengo ningún resquemor, ni ninguna sensación negativa con nadie. Las cosas no salieron lo bien que nos hubiera gustado y mi recuerdo es de agradecimiento y de haberme sentido muy a gusto. Todo el mundo en Palencia me lo puso muy fácil. Desde casi la primera semana, me sentí uno más del club y de la ciudad.

–¿Le decepcionó algún jugador la temporada pasada?

–No. Todas las temporadas tienes expectativas profesionales con unos jugadores u otros, pero pasa todos los años. Pueden ser mejores o peores de las que finalmente suponen el rendimiento del jugador. Pero personalmente no tuve ninguna decepción. Todo lo contrario.

¿Le marcó para no estar entrenando este año?

–No. En este momento me siento mucho más entrenador que el año pasado en Palencia y que los anteriores en LEB. Se planteó esta situación y rechacé varias ofertas de equipos nacionales y extranjeros para seguir entrenado a nivel profesional. Me siento absolutamente realizado. Es una experiencia difícil de repetir.

–Ahora es una persona importante en el esquema del seleccionador nacional...

–Es una experiencia buenísima. Trabajar con Scariolo este tema controvertido de las ventanas es una vivencia inigualable. La semana que viene tenemos otra una nueva concentración. Ya estamos preparando esos días. Con Sergio Scariolo se trabaja mucho y muy bien.

–Precisamente usted ha compartido experiencia con el actual entrenador del Chocolates Trapa, que ya anunció que no estará en las siguientes ventanas...

–Es un handicap por estar en grandes clubes como Palencia o Lleida. Entrenar a nivel profesional tiene muchas ventajas, pero si estás como primer entrenador de un equipo LEB, no puedes irte una semana. Echaremos de menos a Carles Marco. Estaba haciendo un gran trabajo y éramos un cuerpo técnico muy unido. Mantenemos la relación a nivel de informes. Desde el cuerpo técnico le deseamos toda la suerte en el Chocolates Trapa Palencia, porque es un gran profesional y una gran persona.

 

Fotos

Vídeos