El Palencia se impone al Valladolid en el duelo de veteranos

Sergio Alonso pugna con Mateu por un balón. /Marta Moras
Sergio Alonso pugna con Mateu por un balón. / Marta Moras

Los dos históricos equipos no lograron llenar el Pabellón Municipal de Deportes, que presentó una entrada muy floja

JESÚS GARCÍA-PRIETOPalencia

El público no se sintió atraído por el partido de homenaje a los jugadores que consiguieron hace diez años el ascenso a la LEB Oro del Palencia Baloncesto. Ante un pabellón prácticamente vacío, saltaron a la cancha Juanpe García, Emilio Morán, Carles Bravo, Camilo Riveiro y Sergio Alonso, que tuvieron que ser acompañados debido a que el resto de la plantilla no pudo estar presente, por el actual entrenador del equipo, Carles Marco, el palentino Miguel Ángel Caballero y el preparador físico Raúl Fernández, que suplieron como pudieron a jugadores como Xavi Forcada, Stevie Johnson o Kim Adams.

114 Palencia

Juanpe (12), Morán (10), Bravo (35), Riveiro (12), Alonso (18) -quinteto inicial- Marco (3), Fernández (9), Caballero (15).

68 Valladolid

Tauler (18), Ovelleiro (5), Reyes (6), Del Pozo (14), Martín (8) -quinteto inicial- Campos (-), Millán (8), Tomillo (2), Mateu (7).

Comenzó el encuentro con la posesión del equipo morado, que falló con el primer intento de triple de Juanpe García. Poco le duró la pelota a Valladolid, ya que los morados recuperaron pronto el balón tras un pase erróneo y consiguieron anotar el primer triple merced a un acertadísimo Carles Bravo. Esa sería la tónica de todo el encuentro. Valladolid intentó la igualada en los primeros compases del partido, con una canasta de Charly Martín. Óscar del Pozo puso por delante a los vallisoletanos durante unos segundos (sería el único momento de todo el partido), pero el juego en ataque de Palencia volvió a poner a los de Nacho Lezcano por delante gracias a los robos de Sergio Alonso. Los morados supieron aprovecharse de los errores del Valladolid a mitad del primer cuarto y lograron imponerse gracias al acierto en los libres de Alonso y a los robos de Caballero, que pusieron a los locales con muchos puntos de ventaja sobre el rival. El acierto de cara a canasta en los momentos precisos supuso deshacer la igualdad inicial y anotaron un primer parcial de 31-14 a favor de Palencia.

El segundo cuarto fue quizá el que más sufrió Palencia, que comenzó con algunas imprecisiones en los tiros a canasta, que sirvieron para que Valladolid anotase varios puntos en los libres. El Palencia lo intentaba en los tiros y desde la línea de 6,75 tras la buena racha del primer cuarto, pero las cosas no salían como querían. Tuvo que llegar Carles Bravo para anotar el primer triple a los dos minutos del comienzo del segundo cuarto y poder continuar con las buenas sensaciones del equipo en el primer cuarto, pero poco iban a durar. Parecía como si el Palencia se hubiese contagiado del mal juego del equipo vallisoletano que poco a poco iba anotando y acercándose en el marcador, aunque la ventaja de los morados en el primer cuarto fue suficiente para mantener el electrónico a favor (50-38 al descanso).

Arrancó la segunda mitad de nuevo con un majestuoso triple de Carles Bravo para el Palencia, que aumentaba la ventaja frente al rival y sumaba así los puntos acumulados en su cuenta personal. Palencia recuperó el buen juego y el optimismo de los primeros minutos. Volvió al partido tras un segundo cuarto en el que parecía que no salían las cosas. Tanto es así, que los morados llegaron a ponerse por delante con una máxima diferencia de treinta puntos sobre los vallisoletanos hasta ese momento. El buen juego desplegado supuso alcanzar el último cuarto con prácticamente los deberes hechos (83-54).

Llegada la última parte del partido, puso en juego el balón el Valladolid sin mucho éxito ya que Palencia consiguió recuperar la posesión y volverse a hacer con el partido. De nuevo los triples hacían acto de presencia en el juego del equipo, con dos espectaculares canastas de Caballero que supusieron que Palencia sobrepasase los cien puntos y aumentase aún más la diferencia con Valladolid, que parecía buscar pronto el final del encuentro. El poco acierto en el juego exterior vallisoletano y los robos defensivos de Palencia fueron la clave para que los de Lezcano se hiciesen con el partido.

Resultado final de 114-68 para Palencia, con un espectacular partido de Carles Bravo que consiguió anotar 35 puntos e hizo rememorar los grandes encuentros que disputó con la elástica morada, al poco público que se dio cita en el pabellón.