El Palencia se despide esta temporada del sueño de ascender a ACB

Urko Otegui penetra a canasta ante la oposición de Nacho Martín. /Antonio Quintero
Urko Otegui penetra a canasta ante la oposición de Nacho Martín. / Antonio Quintero

El Chocolates Trapa se desconecta en la segunda mitad y despide una temporada atípica

Álvaro Muñoz
ÁLVARO MUÑOZPalencia

'Game over'. Se acabó la temporada para el Chocolates Trapa tras perder ayer el tercer partido de la eliminatoria contra el ICL Manresa. No ha sido el día de los palentinos, que en la segunda parte se desconectaron del encuentro y no supieron reaccionar ante el acierto anotador de los catalanes, que, liderados por un incombustible Nacho Martín, esperaron su momento para hincar el diente a los morados. Con esta derrota, el conjunto morado tendrá que aplazar un año más el ansiado ascenso a ACB, a pesar de la buena imagen que ha dado en la fase de ascenso.

Comenzó el partido con el Chocolates Trapa dominando la pintura y el tempo del partido, queriendo demostrar las buenas sensaciones que dejó en Manresa. De esta forma, Busma se empezaba a apoderar de la pintura y del aro, pues los cuatro primeros puntos fueron del pívot lituano. El Manresa, por su parte, estaba desconectado. Las imprecisiones en el ataque eran la tónica de los catalanes en los primeros compases del encuentro. De hecho, su primera canasta llegó pasados los primeros tres minutos de partido con un triple de Lluis Costa. A partir de ese momento, los catalanes se desperezaron y empezaban a igualar el encuentro.

El partido era un fiel ejemplo del poderío en la pintura de los dos equipos. Urko y Nacho Martín creaban el peligro para sus equipos y eran los encargados de llegar las riendas del juego, sobre todo en la faceta anotadora. El intercambio de canastas se sucedía, aunque los palentinos dominaban en el marcador con una renta que rondaba que oscilaba sobre los cinco puntos. Con la igualdad que ha precedido a todos los encuentros de esta eliminatoria, se llegó al final de los primeros diez minutos con una ligera ventaja para los palentinos (22-20).

El segundo cuarto empezó con un fantástico acierto del Chocolates Trapa desde el perímetro. Garrido y Toledo daban la mayor ventaja hasta el momento para los palentinos (siete puntos). Tan solo Nacho Martín, jugador de una categoría mayor, era capaz de mantener a su equipo en el partido, pero un nuevo triple de Garrido obliga a Diego Ocampo a solicitar el primer tiempo muerto del encuentro, que sirvió para reactivar al conjunto catalán, que pico y pala empezaba a reducir la distancia palentina con el acierto de jugadores como Lundberg, Álvaro Muñoz y un imperial Nacho Martín, máximo anotador del encuentro al descanso y al final del partido.

Fueron los peores minutos del Chocolates Trapa, pues cierto nerviosismo se apoderó de los jugadores morados que se reflejó en varias pérdidas de posesión. Esa incertidumbre la aprovecharon jugadores como Gintvainis para poner por primera vez por delante en el marcador a los catalanes. Pero para apagar el arreón del Manresa emergió la figura de Pino, que, con cinco puntos consecutivos, volvía a poner por delante a los morados al filo del descanso (40-39).

Tras el descanso, los palentinos parecían que tenían el encuentro controlado, sobre todo cuando los colegiados señalaron de forma consecutiva una técnica a Diego Ocampo y otra a Trías, que venía buscando la técnica desde el primer cuarto. Los morados, con un triple de Pressley, se volvían a ir de siete, pero Martín, al igual que en Manresa, no dejaba que esa diferencia no superase los 10 puntos psicológicos. Pero hasta aquí dijo Manresa, o mejor dicho, hasta aquí dijo Hamilton, que engrasó su muñeca y empezó a echarse al equipo en ataque a base de triples, que empezaban a sembrar ciertas dudas entre los aficionados palentinos.

Y es que Manresa quería solventar por la vía rápida la eliminatoria, pues una derrota en la cancha palentina serviría para dar un soplo de aire fresco a la moral de los morados, hecho que ya sucedió en la serie contra el Unión Financiera Oviedo. La experiencia de Martín en estos partidos y el acierto de Hamilton fueron determinante para finiquitar un encuentro, que al final del tercer cuarto ya mostraba una ventaja de ocho puntos.

En los últimos diez minutos se vio el 'quiero y no puedo' del Chocolates Trapa, que puso el corazón y la garra para intentar igualar un partido que se había escapado en el tercer cuarto. Jordi Trías ponía un más doce a falta de 6:35 minutos para el final. Las uñas entre los aficionados palentinos mermaban, al igual que las fuerzas de los jugadores morados, que se mostraron más erráticos en el tramo final del enfrentamiento. Aún así, el Chocolates Trapa mostró, una vez más su orgullo, al no dejarse ir en el partido con dos triples de Pressley y Pino, dos de los mejores jugadores en el 'play-off'. A pesar de ese ligero acercamiento en el marcador, los catalanes no temieron por su partido y ya esperan en la final del 'play-off' a Melilla o Prat.

Con el pitido final, el pabellón fue un mar de lágrimas de los jugadores y la afición agradeció el esfuerzo y la entrega de los jugadores con una sonora ovación. Con la conclusión de la temporada, el club se centrará ahora en la próxima temporada con el objetivo claro, volver a intentar el ansiado ascenso a ACB.

 

Fotos

Vídeos