Mundial de China 2019

Una Francia coral sepulta a EE UU

Gobert machaca el aro. /Ye Aung Thu (Afp)
Gobert machaca el aro. / Ye Aung Thu (Afp)

Los galos, sustentados en la intimidación de Gobert, la solvencia ofensiva de Fournier y un excelente último cuarto de Ntilikina, tumban al campeón de los dos últimos Mundiales y se citan con Argentina

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

Una Francia coral, sustentada en el poderío en la zona de Rudy Gobert (21 puntos y 16 rebotes), la solvencia ofensiva de Evan Fournier (22 puntos, 3 rebotes y 4 asistencias) y la magistral dirección en el cuarto decisivo de Frank Ntilikina (que terminó con 11 puntos y una exhibición en los minutos de la verdad) fagocitó el anhelo estadounidense de defender la corona planetaria que detentaba el 'Team USA' desde que se la ciñera en el Mundial de Turquía allá por 2010.

Por primera vez desde que la por entonces anfitriona cayese en cuartos de final del Mundobasket de 2002, Estados Unidos queda apeado de la lucha por las medallas. Será la selección que tutela Vincent Collet la que desafíe a Argentina el viernes en semifinales gracias al repaso que le dio a un combinado que pagó la ausencia de pívots de relumbrón con los que contrarrestar a una selección plagada de jugadores con experiencia en la NBA y peso específico en la mejor competición del planeta, caso de un Gobert que se merendó a cuanto hombre alto situó Popovich en busca de respuesta al gigante de los Jazz pese al recital de otro puntal de la franquicia de Salt Lake City, un Donovan Mitchell cuyos 29 puntos, 6 rebotes y 4 asistencias resultaron insuficientes a falta de escuderos de altura.

El duelo comenzó con un intercambio anotador entre Mitchell y Fournier, autores de los cinco primeros puntos de cada bando. Vigilancia especial del cuadro de Popovich sobre Gobert, que cargó pronto con dos personales a Turner, lo que provocó la entrada en pista de Brook Lopez para intentar sacar al gigantón de los Jazz de la zona, si bien el de los Bucks hizo aguas desde el perímetro. Tardó Gobert más de nueve minutos en anotar su primera canasta en juego pero dio una lección cargando el rebote y anotando desde la línea de personal, preludio de lo que estaba por venir.

79 Estados Unidos

Walker (10), Mitchell (29), Barnes (4), Harris (5), Turner (2) –quinteto inicial-. White (4), Smart (11), Brown (9), Plumlee (-), Lopez (-), Middleton (5).

89 Francia

Ntilikina (11), Batum (6), Fournier (22), M'Baye (2), Gobert (21) –quinteto inicial-. De Colo (18), Albicy (5), Labeyrie (-), Lessort (3), Toupane (1).

Parciales:
18-18, 21-27, 27-18, 13-26.
Árbitros:
Locatelli (Brasil), Poursanidis (Grecia) y Pascual (Filipinas).
Incidencias:
Partido de cuartos de final del Mundial de China 2019, disputado en el Dongguan Basketball Center.

La presencia del 'center' de los Jazz intimidaba en cada penetración de los estadounidenses, obligados a librar un pulso a cara de perro frente a una selección también muy física y con suficiente fondo de armario para aguantar las rotaciones de Popovich.

Estados Unidos, que había encajado 66 puntos de media hasta cuartos, concedió 45 sólo al descanso ante Francia

Muro reventado

Francia que cerró el primer cuarto con empate a 18, mandaba por cinco antes del ecuador del segundo cuarto cuando su seleccionador dio el descanso del guerrero a Gobert, lo que aprovechó enseguida el combinado norteamericano para ponerse de nuevo por delante con un parcial de 7-0, apoyado en la eficacia de Mitchell y la buena labor de Brown. Suficiente aviso para que el técnico francés alistase de nuevo a su estrella. Cinco puntos de Fournier y dos tiros libres de Gobert elevaron a siete la renta de Francia (29-36), que le metió el miedo en el cuerpo al combinado de las barras y las estrellas, incapaz de dar con el antídoto al sólido planteamiento del equipo europeo y con Brown y Mitchell como únicos anotadores regulares. Al desacierto exterior se sumaban las grietas defensivas de una selección que había basado su periplo mundialista en su buen hacer atrás. De ellas se sirvieron Fournier y Gobert para que su equipo se marchase al descanso con 6 puntos de ventaja que pudieron ser más de no mediar la gran labor de Mitchell.

La inferioridad en el rebote era una rémora para los estadounidenses, que de conceder 66 puntos de media hasta cuartos pasaron a encajar 45 sólo al descanso ante Francia. Un triple de Batum más tiro libre adicional situó en diez puntos la máxima ventaja del equipo de Vincent Collet al poco de iniciarse el tercer cuarto, disparando todas las alarmas estadounidenses. Nada funcionaba en el combinado norteamericano, con pésimos porcentajes en los triples, continuas pérdidas y Gobert y Fournier campando a sus anchas. Era Mitchell contra la legión francesa, ante lo que Popovich optó por reclutar a Middleton en busca de más colmillo. Un triple del alero de los Bucks y otro del incombustible Mitchell reflotaron a Estados Unidos, que emergió con el intercambio de golpes y niveló el marcador cuando restaban más de dos minutos para el final del tercer parcial, que cerrarían por delante los estadounidenses (66-63).

La apuesta por la electricidad para dinamitar la zona francesa le dio réditos a Popovich, que vio cómo sus soldados respondían mientras Francia se sumía en la precipitación. Un parcial de 17-7 favorable a los estadounidenses dibujó un partido nuevo, con Mitchell desatado.

Alcanzó el escolta de los Jazz el último cuarto con 29 puntos, 5 rebotes y 3 asistencias, pero a partir de ahí se secó y nadie le secundó más allá de unos instantes en los que Walker y Barnes tomaron su relevo para situar 7 arriba a Estados Unidos (72-65). Amenazaba con el colapso total el cuadro galo, pero recuperó el temple y volvió a engancharse al partido con ocho puntos de Ntilikina, incluidos dos triples, que pusieron las tablas (76-76). Pendía de un hilo el duelo, pero Fournier y Gobert tenían aún cartuchos guardados y terminaron llevando a sus selección en volandas a unas semifinales en las que retará a Argentina en pos del duelo por el oro.