Experiencia y altura para la joven plantilla del CD Claret

Borja Sanz, Ngouda Kandji y César Soto, durante la presentación./Antonio Tanarro
Borja Sanz, Ngouda Kandji y César Soto, durante la presentación. / Antonio Tanarro

El club segoviano incorpora a sus filas a Borja Sanz y Ngouda Kandji para su segunda temporada en Primera Nacional

QUIQUE YUSTESegovia

Sin querer cortar la progresión de su joven plantilla, la dirección deportiva del CD Claret continúa con la formación del equipo que la próxima temporada volverá a competir, por segundo año consecutivo, en la Primera Nacional. El conjunto segoviano espera que sea un curso de consolidación y asentamiento en la categoría tras una primera campaña en la que sus jóvenes jugadores notaron su falta de experiencia. Por ello, las incorporaciones de Borja Sanz y Ngouda Kandji no suponen una barrera a la progresión del plantel, sino una ayuda tanto para el desarrollo de los jugadores más prometedores del club como para aumentar la competitividad del conjunto verdinegro.

Borja Sanz es un ala-pívot de 31 años que llega procedente de las filas del Baloncesto Cuéllar y con cuatro años de experiencia en Primera Nacional en equipos como el Palencia, el Venta de Baños o el CB Valladolid. Se define como un jugador de ataque capaz de aportar anotación y trabajo al equipo desde el perímetro debido a su buen lanzamiento exterior. Será también el jugador más veterano de la plantilla, una circunstancia nueva para él de la que espera disfrutar. «Va a ser algo nuevo pero espero que sea positivo. Voy a poder aplicar lo que a mí me han enseñado durante tantos años», afirmó Sanz durante su presentación como nuevo jugador del Claret. En ella, indicó que ya tuvo la opción en veranos pesados de fichar por el conjunto segoviano pero no ha sido hasta este año cuando, por circunstancias laborales, ha podido incorporarse a su disciplina. «Vengo con muchas ganas», subrayó.

Pero no llega solo al CD Claret. Lo hace acompañado de otro jugador con el que también se busca dotar de más experiencia y altura a la plantilla. Ngouda Kandji es un alero de 1,96 metros nacido en Senegal que también cuenta con experiencia en Primera Nacional, aunque en su caso en la competición de Castilla La Mancha. Tímido ante los micrófonos, espera contribuir a una buena temporada del conjunto segoviano, equipo al que ha llegado gracias a su amistad con Borja Sanz.

«Son la guinda al proyecto», indicó el presidente del Claret, César Soto, sobre la llegada de los dos nuevos jugadores con los que se completa una plantilla que con Sanz y Kandji gana peso, altura y experiencia. «Nos van a aportar mucho a un equipo con mucho potencial pero tan solo lleva un año en la categoría», añadió. Así, espera que la próxima sea una temporada de asentamiento en Primera Nacional para que, poco a poco, puedan ir pensando en objetivos mayores aunque sin olvidar las limitaciones que existen en Segovia.

Con los dos fichajes la plantilla cuenta ya con trece jugadores. El objetivo es cerrar un equipo con quince fichas y para ello, durante los primeros días de la pretemporada (que comenzará el 19 de agosto), se probarán a dos jugadores de Cuéllar.