LEB Oro

Duelo de aspirantes al MVP

Vasturia anota ante el Carramimbre. /Marta Moras
Vasturia anota ante el Carramimbre. / Marta Moras

Nacidos en 1995, Steve Vasturia y Ben Lammers han liderado a sus equipos a lo largo de la temporada

LÍA Z. LORENZO Palencia

Sus caras de niño bueno americano pueden despistar, pero los aficionado a la LEB Oro saben que Steve Vasturia y Ben Lammers son cualquier cosa menos chicos cándidos. Son duros, fuertes y con una espectacular capacidad de liderazgo a pesar de su juventud. Ambos nacieron en Estados Unidos en 1995 y han sido la referencia del Bilbao Basket y del Chocolates Trapa durante toda la temporada.

Su destino era verse las caras en este 'play-off', aunque lo harán en la distancia. Con su 2,08 Lammers ha sido el dueño de la pintura desde que empezara la liga para promediar 10,1 puntos, 6,6 rebotes y 2,1 tapones por partido. El pívot no ha sido la referencia ofensiva del Bilbao Basket, de eso se ha encargado Brown, pero sí que se ha convertido en el hombre clave para el juego de los de Mumbrú.

Su capacidad de intimidación dentro de la zona ha puesto en relieve el acierto de los bilbaínos, que apostaron por un jugador novato que se ha convertido en el pilar de sus sistema. Y en el terror de los rivales. Porque sus tapones y su superioridad física han cambiado las perspectivas de muchos de los equipos que se han enfrentado a sus centímetros.

Juego interior

Su conexión con Javi Salgado ha sido espectacular y de ahí han nacido las mejores jugadas del Bilbao Basket esta temporada. Su envergadura impone a todos los rivales, como bien saben los palentinos, que se han visto las caras dos veces y saben cómo se las gasta el americano cuando se siente cómodo en la pintura.

En el Pabellón Municipal, Lammers anotó 15 puntos, con un 6/8 en tiros de 2, y atrapó nueve rebotes, dos de ellos en ataque. No pudo evitar la derrota de los bilbaínos, pero los aficionados palentinos pudieron vislumbrar lo que el pívot estadounidense era capaz de hacer. Las cosas han cambiado mucho desde entonces. En diciembre, el Chocolates Trapa era segundo, solo por detrás del Real Betis, que empezaba a acumular victorias sin parar. Los de Alejandro Martínez dominaban el juego ofensivo, anotaban sin problemas y soñaban con pelear el primer puesto a los béticos. Los bilbaínos, por su parte, aún no habían encontrado su mejor momento y trataban de acoplar su nuevo grupo de jugadores. Con el paso de las jornadas, los de Mumbrú empezaron a crecer, mientras que los morados se atascaron y acabaron con un nuevo entrenador.

Influencia

Lo que ha permanecido inmutable con el paso de los partidos es la espectacular temporada de Steve Vasturia, una de las grandes sensaciones de esta LEB Oro. El jugador del Chocolates Trapa también ha estado inmerso en la pelea por el MVP de la liga regular hasta el final gracias a sus números: 16,2 puntos, 5,5 rebotes y 3,3 asistencias por partido. Pero, al igual que pasa con Lammers, la influencia de Vasturia en el equipo y en la liga va más allá de las estadísticas.

El escolta criado en Notre Dame ha revolucionado la LEB Oro y ha recibido los halagos de muchos de los entrenadores que han pasado por el Pabellón Municipal. Tal vez el más elocuente fue Paco García, que sufrió la determinación del chico de los ojos de hielo en el partido que el Carramimbre perdió en la prórroga ante los morados. «Un jugadorazo. Hay jugadores en la ACB bastante peores que este. Este es un jugadorazo como la copa de un pino», aseguraba el entrenador vallisoletano después de caer ante el empuje de un Steve Vasturia que firmó 31 puntos, 12 rebotes y 6 asistencias, para lograr 42 de valoración y destrozar a los pucelanos.

No ha sido la única exhibición de Steve Vasturia que, aunque no ha podido frenar la caída en la segunda vuelta de los palentinos, ha sido decisivo en todas las victorias del Chocolates Trapa. Cada vez que el equipo se atasca, cada vez que aparecen las dudas, Vasturia asume la responsabilidad y va directamente hacia canasta. Porque, más allá de su capacidad defensiva, el escolta americano ha aportado desde todos los puntos al juego ofensivo de los morados. Desde fuera y con su penetraciones, Vasturia cambia la cara del Chocolates Trapa.

Tanto él como Lammers se juegan mucho en esta primera serie del 'play-off', al igual que el resto de equipos y de jugadores que pelean por el ascenso y el MVP final. Fran Guerra en el Iberojet Palma, Guille Rubio en el Covirán Granada, Oliver Artega en el Liberbank Oviedo, Davis Rozitis en el Río Ourense Termal, Caleb Agada en el Melilla, y Óscar Alvarado en el Carramimbre Valladolid son el resto de aspirantes a ser el jugador más valioso de este 'play-off'.

Pero eso aún queda muy lejos. Hoy solo importa el primer asalto entre el Chocolates Trapa y el Bilbao Basket, el primer cara a cara entre los dos americanos que han sorprendido a toda la LEB Oro esta temporada.