Cvetinovic guía al Palencia Baloncesto en su segunda victoria

Los jugadores del Chocolates Trapa agradecen a la afición el esfuerzo a la conclusión del encuentro./Marta Moras
Los jugadores del Chocolates Trapa agradecen a la afición el esfuerzo a la conclusión del encuentro. / Marta Moras

El Chocolates Trapa muestra su peor cara desde la línea de triple y tira del serbio para doblegar a un Barça B que maniató a los morados

Álvaro Muñoz
ÁLVARO MUÑOZPalencia

Sin triples no hay paraíso. Y si no, que se lo digan al Chocolates Trapa Palencia, que anoche anotó su primer lanzamiento de tres cuando restaban 7 minutos para el final del partido. Hasta ese momento, los morados se acercaban en el marcador a la par que se alejaban y el temple y el corazón de Nikola Cvetinovic, como le define Alejandro Martínez, sirvieron para dar la vuelta a un encuentro que se había encasquillado, como los pistoleros palentinos, desde el salto inicial.

86 Chocolates Trapa

Sanz (-), Urko (7), Gustys (7), Hermanson (10), Vasturia (16) -quinteto titular- Kone (11), Zubizarreta (9), Cvetinovic (20), Toledo (6).

83 Barça Lassa B

Figueras (2), Bolmaro (6), Diagne (10), Martínez (8), Rawson (22) -quinteto titular- D. Font (10), A. Font (17), Zizic (-), Fernández (8).

No empezó bien el partido el Chocolates Trapa. Ya lo anunciaba antes del encuentro su entrenador, que constataba que el primer encuentro en casa siempre es peligroso. «Confiamos en quitarnos esa presión en los primeros minutos», aseguraba el lunes. Esos nervios no desaparecieron y las imprecisiones reinaban en el ataque morado. El baloncesto que tanto había asombrado a su afición durante la pretemporada no aparecía y la ya tan manida premisa de rebotear, correr y anotar no pululaba por el Pabellón Municipal de Deportes.

Quien sí campaba a sus anchas en Palencia en los primeros compases del encuentro fue Diagne, que se apoderaba de su pintura con dos tapones en los primeros diez minutos. En el otro campo, Rawson era el encargado de dominar la faceta anotadora y con nueve puntos sembraba las dudas en el seno del Chocolates Trapa. Tan solo la salida de Cvetinovic apaciguaba un poco el potencial de los catalanes en este primer cuarto (10-20).

El segundo cuarto empezó con un Chocolates Trapa más enchufado. Poco a poco, la distancia psicológica de los diez puntos iba menguando hasta llegar a los tres. Los puntos de Kone y Cvetinovic mantenían a los palentinos en el encuentro hasta que Diego Ocampo solicitó un tiempo muerto, que volvió a despertar a los suyos.

Fue en ese momento cuando empezó el festival anotador de los hermanos Font. Aleix y David, acompañados de Diagne, destapaban su tarro de las esencias para volver a superar los diez puntos de diferencia. Tan solo el pundonor de Toledo recortaba puntos antes del descanso (36-43).

Con otra mentalidad arrancó el Chocolates Trapa la segunda mitad. Un Gustys (con tiro libro anotado y celebrado por el público) enrachado fue limando la diferencia. Vasturia también hacía acto de presencia, pero el triple seguía sin llegar y eso lastraba a los morados. Precisamente fue Gustys el encargado de igualar el encuentro y Urko el de poner por delante por primera vez en el partido a su equipo con un tiro libre. Faltaban 4:30 para el final del tercer cuarto y se veía otro Chocolates Trapa, menos atenazado y más tranquilo.

Carácter ganador

Pero el Barça no había viajado ayer hasta Palencia para desconectarse. Su entrenador, Diego Ocampo, no dejaba que sus prometedores pupilos se dejaran ir en el partido y les insufló ese carácter ganador que persigue al gallego. Esto volvió a dar una ligera ventaja a los catalanes, que se iban al último cuarto con una ventaja de cuatro puntos (60-64). Todo por decidir y los triples de los morados seguían sin aparecer por una cancha palentina que estrenó iluminación.

Con la tensión en el ambiente y un público asfixiante comenzaron los últimos diez minutos. Un cuarto que arrancó mejor para los catalanes gracias al acierto de Rawson, que con un triple desde más de siete metros mandó callar a la grada. No gustó eso a la afición palentina, que se despertó aún más. Quien estaba bien espabilado era Cvetinovic, que, con doce puntos en el último cuarto, fue el artífice de que su equipo hoy duerma con dos victorias y ninguna derrota. Aunque ese derroche anotador del serbio se pudo ir al traste en los minutos finales, cuando los catalanes se pusieron a falta de un punto con tres tiros libres de Fernández. El acierto de Zubizarreta y las imprecisiones del filial blaugrana en los últimos segundos, cuando tenían la bola para empatar, solventaron el encuentro.

Ahora, el Chocolates Trapa ya se preparara para viajar el próximo sábado hasta tierras asturianas, donde se enfrentarán al Oviedo en El Pumarín. Duelo por todo lo alto para saber dónde está el verdadero potencial de los morados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos