LEB Oro

Cruel desenlace para un gran Chocolates Trapa

Aitor Zubizarreta dirige el equipo ante la defensa de Schreiner. /Marta Moras
Aitor Zubizarreta dirige el equipo ante la defensa de Schreiner. / Marta Moras

Los morados caen ante el Bilbao Basket en el tercer partido de la serie de 'play-off' tras un partido vibrante

LÍA Z. LORENZO Palencia

El deporte siempre esconde una cara cruel, esa que aparece para el que pierde sin merecerlo. Ayer el Chocolates Trapa mereció mejor suerte, pero acabó hincando la rodilla ante un Bilbao Basket con más aciertos en los momentos clave del encuentro (81-87). Ahora, los morados deben ganarel domingo, desde las 12:00 horas, para forzar el quinto y definitivo partido en Miribilla.

81 Chocolates Trapa

Jorge Sanz (8), Vasturia (16), Grimau (14), Urko (7), Gustys (4) -quinteto titular- Kone (2), Zubizarreta (9), Cvetinovic (7), Veljkovic (-) y Hermanson (14).

87 Bilbao Basket

Salgado (13), Matulionis (6), Brown (11), Cruz (10), Lammers (7) -quinteto titular- Schereiner (5), Rigo (-), Larsen (16), Edu Martínez (13), Huertas (-) y Demetrio (6).

Parciales.
21-22, 20-24 (descanso), 16-13 y 24-28.

Y eso que el Bilbao Basket tuvo problemas con la defensa de los de Carles Marco en los primeros minutos. Los bilbaínos eran incapaces de imponer su juego interior y sobrevivían a base de triples. Mientras, el Chocolates Trapa combinaba bien el lanzamiento exterior con el juego bajo el aro, con un inspirado Urko y la conveniente amenaza de Gustys. Con todo ello, los morados consiguieron abrir una pequeña brecha de cinco puntos (11-6) cuando se habían jugado cinco minutos. No era suficiente para dominar con autoridad el partido, pero sí para marcar tendencia. Los de Álex Mumbrú sufrían para anotar y Lammers, su gran baza en la pintura, se cargó con dos faltas personales muy rápido y se tuvo que ir al banquillo. Pero entonces, cuando mejor se había puesto el partido para los de Carles Marco, comenzaron los errores. Los morados empezaron a hacer una selección de tiros precipitada y el Bilbao Basket le dio la vuelta al encuentro en un pestañeo (15-16). Era el recordatorio de que los de Álex Mumbrú son un equipo temible, como bien atestiguó un espectacular triple de Edu Martínez desde casi 8 metros. A pesar de todo, los palentinos aguantaron el envite al final del primer cuarto (21-22).

El partido fue subiendo en decibelios y al espectacular triple de Hermanson contestó Larsen con dos movimientos de bailarina bajo el aro. Pero ahí, el Chocolates Trapa se atascó. Su productividad por dentro desapareció y el Bilbao Basket, aupado por los once puntos de Larsen, obligó a Carles Marco a pedir tiempo muerto tras colocar la máxima ventaja en el marcador (24-31). Los palentinos empezaban a vivir peligrosamente arrastrados por sus fallos en el tiro. Enfrente, el Bilbao Basket se había ajustado para elevar la diferencia hasta los diez puntos (27-37). Los morados estaban lastrados por lo rápido que habían cometido su quinta falta en el segundo cuarto y los bilbaínos buscaban el contacto para que las jugadas terminaran en el tiro libre. Con la lengua fuera por la avalancha de los de Álex Mumbrú, los palentinos se aferraron al partido con uñas y dientes. Gustys cortó la racha anotadora de Larsen y Sanz y Hermanson, con dos triples, acercaron a los locales (35-39) cuando aún restaban tres minutos para que llegara el descanso. Pero el Bilbao Basket tiene jugadores enormes, de la talla de Edu Martínez, que lanzó de nuevo a los bilbaínos con dos triples consecutivos (37-45).

Vasturia recogió el testigo y con seis puntos y una asistencia en los dos últimos minutos mantuvo a su equipo en los momentos más difíciles (41-46). El Chocolates Trapa había comenzado muy bien el partido para terminar resistiendo al ataque del Bilbao Basket. Pero eso es el 'play-off', pequeños partidos dentro de cada encuentro que castigan al máximo cada error que cometes.

Lo sabía Álex Mumbrú, que dibujó la pizarra para que Brown, su mejor hombre exterior durante la liga regular, entrara más en juego tras estar desaparecido durante la primera mitad. El que había calentado era Vasturia, que despertó al Chocolates Trapa para que Jorge Sanz lo lanzara con un nuevo triple (46-47). El partido volvía a la máxima igualdad mientras Brown se contentaba con anotar desde el tiro libre. Los morados habían vuelto a su quinteto inicial – Jorge Sanz, Vasturia, Grimau, Urko y Gustys– y volvían a apretar en defensa. La tercera falta de Vasturia, en una circulación en ataque, obligó a Carles Marco a sentar al escolta y dar entrada a Hermanson, que fue el encargado de empatar el partido (48-48) a falta de cinco minutos para que finalizara el cuarto. Se repetía la historia de la primera parte, con un Bilbao Basket perdido en ataque ante la defensa morada y un Chocolates Trapa aferrado con inteligencia al choque. En la cancha se olía que era el momento de los palentinos y el pabellón empezó a apretar como en las grandes ocasiones para tratar de desequilibrar un partido cada vez más trabado. Una retahíla de faltas paraba el partido una y otra vez mientras que los puntos iban llegando con cuentagotas para apretar aún más el marcador a falta de dos minutos para el final (55-55).

Técnicas

Con la tensión por las nubes llegó una jugada fatídica para el Chocolates Trapa. Jorge Sanz cometió falta sobre Lamers, el colegiado concedió la continuación y el 2+1. A eso se sumó una rigurosa técnica a Jorge Sanz que acabó con un +4 para los de Álex Mumbrú (55-59). El buen trabajo de los palentinos peligraba. Los morados minimizaron los daños con una buena defensa en zona y se fueron al último cuarto solo dos por debajo (57-59). Tras las idas y venidas y la tensión acumulada, todo se iba a decidir en los últimos diez minutos.

Un triple de Hermanson y otro de Brown nada más comenzar dejaron claro que la victoria se iba a vender muy cara. El intercambio de lanzamientos de 6,75 regresó a la cancha y Zubizarreta se erigió como líder cuando asumió la responsabilidad y anotó dos triples consecutivos antes de ver la respuesta de Edu Martínez en la otra canasta (66-67). Con cinco minutos por disputarse, cada punto anotado suponía estar un poco más cerca de la victoria. El Bilbao Basket aprovechó una pérdida de los morados para abrir una minibrecha de tres puntos que Vasturia se encargó de enjuagar con un 2+1 . En medio del intercambio de canastas, el Bilbao Basket abrió una pequeña brecha de cinco puntos cuando restaban 2:44 para el final (74-79). Un triple de Vasturia se estrelló en el aro y la victoria se alejó definitivamente del equipo morado. Sobre todo después de que el árbitro señalara una técnica sobre Carles Marco, desesperado ante lo que entendía que era un campo atrás clarísimo de Schreiner ignorado por los colegiados (79-80). La suerte dio la espalda al Chocolates Trapa en uno de sus mejores partidos, en el que tuteó sin complejos al segundo mejor equipo de la liga regular.