El Chocolates Trapa Palencia pierde su segundo partido del 'play off'

Garrido encara a Santana durante el encuentro. /LOF
Garrido encara a Santana durante el encuentro. / LOF

Un nefasto último cuarto en Oviedo obliga a los palentinos a ganarlo todo para pasar la eliminatoria

OPTAOviedo

No pudo ser. A la segunda no fue la vencida y el Chocolates Trapa Palencia volvió a caer derrotado en Pumarín, en ese pequeño infierno que sube de temperatura cada ve que juega allí el Unión Financiera Oviedo. De nuevo, el ambientazo del polideportivo hizo imposible que los jugadores se pudieran comunicar y el choque acabó con un resultado de 91-76 que obliga a los palentinos a ganar todos los partidos que restan de eliminatoria para no verse fuera de esta fase de ascenso a la Liga ACB. El remodelado pabellón municipal de Palencia tendrá que convertirse este viernes en un fortín para que los hombres de Alejandro Martínez den la vuelta a una tortilla que los oventenses se han encargado de quemar en los dos encuentros disputados en su feudo.

El partido de ayer comenzó con Santana inaugurando el marcador gracias a un triple y, dos minutos después, llegó la canasta que puso el electrónico en 5-0. Parecía que a los de Alejandro Martínez les costaba atacar la defensa planteada por el cuadro ovetense que, con la solidez por bandera, no concedía tiros fáciles. Hasta el minuto cuatro no llegó la primera canasta del Chocolates Trapa con un tiro de Ruffin que puso el 5-2. Luego, Santana robó un balón y Garrido tuvo que hacer una falta antideportiva que dejó las cosas en 8-4 en el minuto 5. Grimau a continuación con una canasta de media distancia subió el 8-8 en el marcador. La igualdad y el intercambio de canastas fue la tónica de este primer cuarto, momento en el que los entrenadores aprovecharon para hacer rotaciones.

Con el 19-12 en el minuto 9 llegaba la máxima ventaja local hasta ese momento. Pero dos buenas acciones del Chocolates Trapa dejaron el marcador a final del cuarto en 19-16. El partido no comenzó tan bien como hubiera gustado a los palentinos, pero los ovetenses estaban a un triple de distancia y parecía que los errores se podían llegar a pulir.

Miso, con dos triples consecutivos, iniciaba el segundo período colocando el 21-22 en el electónico. El juego no era divertido ni vistoso y ninguno de los dos equipos parecía estar dispuesto a hacer un baloncesto más alegre, quizás por la enorme presión. Ni los palentinos ni los ovetenses encontraban buenas acciones en ataque y no había casi circulación de balón. En el Chocolates Trapa Palencia, solo Miso lo veía claro y con una nueva canasta suya se llegó al 26-27 en el minuto 15.

Tras un rebote en ataque de Urko, que tiró tras aro pasado, el 30-30 subió al electrónico en el minuto 17. Las numerosas faltas que hicieron ambos equipos obligaron a que se parara el juego para ir continuamente a los tiros libres. Alguna decisión arbitral protestada por los locales animó al público, que se encendió para presionar a los colegiados. La igualdad era máxima (34-33 en el minuto 18) y ninguno conseguía anotar fácil, los triples no entraban y solo se conseguían canastas desde la línea de personal. Con un tiro tras un rebote ofensivo de Chema González se llegó al descanso, con un 39-35 en el electrónico que dejaba mucho espacio para soñar. Una desventaja mínima para el conjunto de Palencia que trataría de salvar tras el intermedio.

Tras la reanudación, el partido arrancó con un triple de Garrido (39-38, minuto 21). El Oviedo Baloncesto buscaba el juego interior sobre Arteaga una y otra vez, y lo que no había pasado en los minutos previos, el acierto desde el perímetro, ocurrió. Grimau seguía en racha, con siete puntos consecutivos, y una canasta de Garrido daba la vuelta al marcador, que reflejaba un esperanzador 46-47 en minuto 24.

Grimau seguía a lo suyo, comandando la nave palentina, y con dos tiros libres que llevaron su firma se llegó al 49-49 en el minuto 25. Este final de tercer cuarto fue de intercambio de triples mientras Santana puso el 57-55 para que el choque se cargase aún más de intensidad. Miso, en la última jugada de este período, se jugó la canasta en el último segundo tras un bloqueo y anotó un triple que dejó el marcador en 62-62.

Las defensas seguían siendo muy duras en este último cuarto (68-67, minuto 33). Por el Oviedo Baloncesto, Arteaga mantenía a su equipo con canastas debajo del aro y Geks lograba su primer triple colocando el 74-67 en el minuto 34. Los ovetenses parecían más enchufados en los últimos compases y esto provocó un tiempo muerto solicitado por Alejandro Martínez. La diferencia se iba a seis puntos y solo quedaban cinco minutos. Arteaga siguió enchufado y consiguió un nuevo 2+1 para colocar el 76-67.

El parcial local llegó a ser de 15-0 en cinco minutos, con canastas consecutivas de Romaric y Arteaga. El partido se escapó del control palentino y el choque acabó con intercambio de canastas y un alley-hop sobre Romaric al final que dejó el marcador en el definitivo 91-76. Toca remontar y para eso el nuevo pabellón necesita ser un fortín.

 

Fotos

Vídeos