LEB Oro

El Chocolates Trapa insiste en su peor versión ante el Bilbao Basket

Aranitovic trata de taponar a Schreiner. /Fernando Gómez
Aranitovic trata de taponar a Schreiner. / Fernando Gómez

Los 20 puntos de Hermanso fueron insuficientes ante el despliegue ofensivo de los de Álex Mumbrú

FRANCISCO PRIETO (OPTA) Bilbao

Partido muy irregular de Chocolates Trapa Palencia que se ponen por detrás en la eliminatoria. Bilbao Basket aplastó a los de Carles Marco en el rebote y solo una mejora en la defensa en el segundo cuarto con Grimau y Hermanson como casi únicos estiletes ofensivos permitieron a los palentinos tutear al conjunto bilbaíno durante unos cuantos minutos. Pero los palentinos mostraron de nuevo su peor versión al final del tercer periodo y ya les fue imposible dar emoción a un tramo final antes de que mañana se viva el segundo partido de la serie, también en Bilbao.

93 Retabet Bilbao Basket

Schreiner (7), Brown (20), Matulionis (8), Demetrio (12) y Larsen (6). También jugaron: Rigo (3), Cruz (4), Salgado (6), Martínez (5), Lammers (19), Martín y Huertas (3)

73 Chocolates Trapa

Zubizarreta (3), Grimau (17), Gustys (6), Otegui y Vasturia (13). También jugaron: Aranitovic (2), Moussa, Sanz (3), Omeragic (2), Cvetinovic (5), Veljkovic (2) y Hermanson (20).

parciales.
23-19, 18-19 (descanso), 26-20 y 26-15.
ÁRBITROS.
López Herrada, García González y Cañigueral Novella. Sin eliminados.

El Chocolates Trapa Palencia no salió de la manera que más hubiese deseado. Encajó dos triples consecutivos, los dos primeros intentos de canasta por parte de Otegui se estrellaron en el aro y ni siquiera el intento de triple de Zubizarreta abría el casillero visitante. Ni por fuera ni por dentro encontraba soluciones en ataque, mientras su rival certificaba un 8-0 de arranque en los primeros tres minutos. Los hombres de Carles Marco estaban muy fríos y eran superados ampliamente por su oponente en ambos aros. Una canasta de Vasturia rompía cuatro minutos de sequía pero Bilbao Basket seguía castigando con la velocidad del eléctrico Brown y con canastas fáciles tras rebotes ofensivos.

Los castellano y leoneses no paraban de mostrar su falta de concentración y, mediado el primer cuarto, su técnico intentó parar el desaguisado (14-4). Salía entonces la segunda unidad pero la sucesión de errores en juego estático continuaba y, por si fuera poco, la intensidad en una defensa variante no era precisamente la más adecuada. Dos triples consecutivos de Hermanson alimentaban la esperanza pero los vizcaínos aceptaban el intercambio de canastas. Moussa se cargaba con cuatro faltas en un visto y no visto cuando su equipo se acercaba en el marcador (19-15) sin que el entrenador le sustituyera con ese peligro latente. El equipo palentino se había acercado antes del final de un primer cuarto en el que Hermanson seguía tirando del carro a pesar de que el conjunto local había conseguido doce rebotes más que los visitantes en los primeros diez minutos. El Chocolates Trapa Palencia activaron por fin su intensidad atrás con una defensa zonal y llevaron el choque a un ritmo más pausado que, sin duda, les favorecía. Un 2+1 de Vasturia colocaba el empate a 28 a seis minutos para el descanso, empezando así un partido nuevo. Bilbao Basket había perdonado un despegue mayor y los chocolateros lo agradeció con una reacción más que necesaria que no culminaba en voltereta.

Los vascos volvieron a encontrar aire con un triple de Salgado y un contragolpe de Brown pero resultó un ligero espejismo porque los foráneos no estaban dispuestos a dar más concesiones. Se hicieron fuertes en el rebote y una canasta del hiperactivo Grimau, autor de siete puntos en el segundo cuarto ponía un 33-36 que reflejaba un cierto cambio de tendencia. Sin embargo, los del Botxo no dieron tregua y supieron rehacerse para marcharse al final de la primera mitad (41-38).

Grimau

Tras el paso por los vestuarios, se mantuvo durante muchos minutos la ventaja bilbaína estabilizada. Lammers hacía de las suyas en la pintura y, enfrente, entre Hermanson y Grimau evitaban la escapada. Por momentos, el Chocolates Trapa Palencia pareció flaquear pero con varias acciones rápidas supo recuperarse y seguir a rueda de su contrincante. Gustys aparecía imperial ante Larsen pero el equipo palentino entraba en cierto pánico cuando tenía opciones de tomar la delantera en el electrónico. Bilbao Basket no dudó y comandado por un cerebral Schreiner clavaron un 8-0 de parcial, justo al acabar el tercer cuarto (67-58).

Eso fue el principio del fin porque dos canastas consecutivas del pívot danés, nada más reanudarse el encuentro, resultó definitivo. El 71-58 era entonces la máxima desventaja. Faltaban ocho minutos pero Chocolates Trapa Palencia se marcharon psicológicamente del encuentro y los vizcaínos castigaban cada uno de sus errores. Pasaba el tiempo y la ventaja no bajaba de los diez puntos.

La derrota era ya un hecho con un rival en estado de gracia que realizó un severo correctivo (93-73) a un equipo palentino que deberá aprender y mucho de lo sucedido ayer para revertir la situación en un segundo duelo que puede ser premonitorio de lo que suceda definitivamente en la eliminatoria.