LEB Oro

El Chocolates Trapa apuesta por la ilusión contra el agotamiento

Urko Otegui entra a canasta en la serie ante el Baloncesto Oviedo. /Álvaro Ocampo
Urko Otegui entra a canasta en la serie ante el Baloncesto Oviedo. / Álvaro Ocampo

Urko capitanea a un equipo morado que afronta el primer partido de la serie casi sin descanso

LÍA Z. LORENZO Palencia

Hay leyendas que se forjan cerca de las cámaras y otras que se fraguan pegadas a la pista. Es el caso de Urko Otegui, el eterno capitán, el jugador capaz de liderar a su equipo en el cuarto partido de la serie ante el Baloncesto Oviedo con unos números de MVP: 24 puntos y seis rebotes. Su influencia dentro y fuera de la cancha ha sido vital para que el Chocolates Trapa esté en semifinales y ahora afila sus colmillos para afrontar la serie de 'play-off' ante el ICL Manresa. Y da las claves para superar el agotamiento que arrastran los jugadores morados, la ilusión. «No resta años, pero si pierdes la ilusión, ya no puedes jugar. Tenemos ganas de luchar y ser competitivos Creo que ellos parten como favoritos. Han hecho una gran liga regular, tienen jugadores veteranos, con físico y talento, y un pabellón que es ACB. Pero nosotros hemos demostrado que podemos sobreponernos si jugamos a nuestro nivel», analiza Urko antes de viajar hasta Manresa.

Desde luego, el Chocolates Trapa Palencia sabe lo que es remar a contracorriente. Primero con un inicio de temporada desalentador, luego con el cambio de entrenador y, finalmente, con la remontada histórica ante el Baloncesto Oviedo. «Estamos muy contentos con el quinto partido. Se puso muy complicado con el 2-0, pero pensamos que podíamos hacerlo. Éramos conscientes que el choque en el Pumarín iba a estar marcado por los nervios y que si conseguíamos una pequeña renta al principio, ellos podían acusar la ansiedad», analizaba el capitán morado.

Sus 36 años no son un obstáculo para su rendimiento y para que mantenga el amor por el baloncesto y por la competición. «Claro que estamos cansados, pero hemos peleado para estar aquí, hemos luchado para poder jugar este tipo de partidos. Es lo mejor de la temporada», explica el jugador, que comparte con otros veteranos esa desaforada afición por competir. Es esa pasión por ganar lo que ha llevado al Chocolates Trapa hasta las semifinales, y ahora, los jugadores morados solo tienen un objetivo, conseguir una victoria en Manresa. «Está claro que queremos ganar un partido allí, pero no podemos olvidar que será complicado. Pase lo que pase quiero animar al público para que venga al pabellón el próximo viernes porque vamos a trabajar hasta el último minuto», aclara. Seguro que los aficionados responderán tras ver a su equipo remontar un 2-0 ante el Baloncesto Oviedo. Porque no hay que olvidar que los morados son el tercer club en la historia de la LEB en conseguirlo. Un dato que demuestra lo complicado que es ganar fuera de casa en un 'play-off' de baloncesto.

Pero esa remontada y la temporada regular forma parte del pasado y el equipo palentino solo se centra ahora mismo en una sola cosa, el Manresa. «Ha sido una temporada complicada. El cese de un entrenador nunca es bueno para la plantilla, pero hemos sabido superar situaciones complicadas. Alejandro llegó con un estilo optimista cuando teníamos una mochila de negatividad. Llegó con un mensaje muy positivo y con su forma de ser y de entrenar nos ayudó a levantarnos», analiza Urko.

El capitán sabe que una de sus armas es esa capacidad que tienen para levantarse y no rendirse nunca, algo vital para afrontar un 'play-off'. Pero el espíritu de trabajo no será lo único necesario para ganar al ICL Manresa. Ante el Baloncesto Oviedo, los tiradores morados no estuvieron acertados y fueron los hombres interiores los que tuvieron que tomar la responsabilidad en los momentos clave ante el desacierto desde el triple. «Cuando llegó Alejandro, nuestros hombres exteriores asumieron mucha responsabilidad, con unos porcentajes muy buenos desde el 6,75. Ante el Baloncesto Oviedo tuvimos más presencia en la pintura, pero cada serie es diferente y tenemos grandes lanzadores. Estoy convencido que ante el Manresa, nuestros jugadores exteriores volverán a tener grandes porcentajes», asegura el capitán, consciente de que ante un equipo con el potencial del Manresa, todo el equipo debe colaborar. «Como jugador, siempre estás muy satisfecho cuando haces un buen partido, pero sabes que tu aportación solo sirve si el equipo funciona, si no, es inútil», señala Urko, que sabe lo duro que va a ser físicamente el encuentro de hoy ante Manresa. «Venimos de jugar cinco encuentros ante un Baloncesto Oviedo con jugadores muy jóvenes, que han puesto el nivel muy alto. Y ahora vamos a enfrentarnos a un equipo más veterano, con jugadores con muchos partidos ACB a sus espaldas. Ambos tienen un físico muy potente, con un gran juego interior. El Manresa es muy peligroso con Nacho González y Trías, y nosotros vamos a tener que trabajar hasta el final», explica Urko.

Desde luego si por algo se caracteriza el capitán y el Chocolates Trapa es por no rendirse nunca, por ser uno de esos equipos que deciden no rendirse. Ese espíritu que destila Urko deberá mover la ilusión que venza al cansancio y al Manresa.

 

Fotos

Vídeos