Baloncesto

Victoria en Huesca y sexta plaza para el Carramimbre

Greg Gantt. /CB Peñas
Greg Gantt. / CB Peñas

El Ciudad de Valladolid se verá las caras con Melilla en los cuartos de final del 'play-off'

ALBERTO BELLERA (OPTA)Huesca

Se cumplió la lógica. Solo una hecatombe en Hueca podía privar al Carramimbre Valladolid de la lucha por el ascenso. Como era esperado, el colchón de 34 puntos -diferencia por la que ganó al equipo aragonés en (84-50) fue suficiente para que el equipo carmesí, que supo gestionar bien los nervios ante un rival que buscó un ritmo frenético para distanciarse en el marcador. El conjunto de Paco García, muy metido desde el inicio, apretó en el último cuarto para llevarse el triunfo (73-74). El bloque carmesí se enfrentará en la primera ronda de los play-off ante el Club Melilla Baloncesto, quinto clasificado tras haber derrotado ayer al COB.

73 Huesca

Dani García (6), Agustí Sans (5), Tyler Haws (9), Gjuroski (6) y Hartwich (8). También jugaron Domper, Johnson (7), Opong (9), De Blas (7), Nurger (11), Demetrio y Karahodzic (5).

74 Carramimbre

Alvarado (18), Gantt (16), Alex Reyes (3), De la Fuente (8) y Adekoya (4). También jugaron Mike Torres (8), Álvaro Reyes (0), Kazadi (11), Astilleros (2), David Fernández, Aboubacar (4) y Novas.

parciales
16-23; 19-15 (35-38 al descanso); 21-11 (56-49) y 17-25 (73-74 al final).
Árbitros
López Herrada (Colegio andaluz), Mas Cagide (Colegio catalán) y Domingo Vilalta (Colegio catalán). Eliminaron a Dani García (min. 39) por parte local.
Incidencias
Palacio de los Deportes de Huesca. 2.100 espectadores.

Los primeros lances del encuentro estuvieron marcados por la intensidad de cada acción en los dos lados de la cancha, en los que se notó la gran presión defensiva por parte visitante que frenó la producción anotadora del Levitec Huesca. No podía jugar en la zona a su manera, y esto le ocasionó varias pérdidas de balón.

De todas formas, los pupilos de Guillermo Arenas no se quisieron quedar atrás, y, aumentando la intensidad de su ataque y defensa, y jugando con el físico, supo sacar partido a tal superioridad sobre sus rivales para imponer un parcial de 8-0 en menos de tres minutos y devolver de esta manera la igualdad al marcador.

A pesar de ello, en los últimos minutos del primer cuarto, las ardillas sacaron sus armas del lanzamiento exterior para poner tierra de por medio y lograr así poner un máximo relativo en el encuentro con una ventaja de nueve puntos, tras la cual los peñistas reaccionaron para, una vez más, darle la vuelta al colchón por medio de consecutivas defensas con éxito y ataques con un gran acierto, lo que provocó que Paco García parase el duelo con algo más de cinco minutos restantes del segundo cuarto con un 31-30 en el luminoso.

Pero el tiempo muerto tuvo efecto en el conjunto pucelano, puesto que incrementó su ritmo de juego, sobre todo en ataque, lo que le permitió dominar las últimas posesiones de la primera parte y utilizar su dominio para marcharse al descanso habiendo vuelto a liderar la contienda, aunque con una renta de tres puntos (35-38) que no le permitiría bajar su nivel.

En el tercer cuarto la dinámica del encuentro volvió con un punto más de viveza, lo que derivó en un juego algo más interrumpido a causa de las numerosas faltas y en que los ataques buscaban crear situaciones de tiro comenzando con el juego en el poste.

A la defensa visitante le costaba parar a algunos jugadores locatarios de alto calibre como los interiores Hartwich o Nurger, lo que se veía reflejado en cómo el conjunto altoaragonés volvía a tomar las riendas del partido. De hecho, cuanto más predominaba el físico, más le beneficiaba al Levitec Huesca, y así fue como permaneció desarrollándose el resto del tercer cuarto.

En el último cuarto los del Pisuerga fueron capaces de ajustar algo más su defensa, y, gracias a varios aciertos de cara al aro, pudieron recordar que todavía estaban en el partido, y que querían llevárselo, por lo que pisaron el acelerador y llegaron a apurar al quinteto oscense, puesto que a falta de poco más de tres minutos ya solo estaban a un punto de los peñistas.

Sin embargo, el Carramimbre CBC Valladolid vio como sus adversarios comenzaban a cometer errores fáciles, lo cual les impulsó a venirse arriba en busca de la victoria más que nunca. Habiendo dado la vuelta al electrónico, se reflejaba en este un 70-72 a falta de 21 segundos. La última posesión fue para el equipo oscense. Lo tuvo en su mano el conjunto anfitrión, pero Dani García falló una cómoda bandeja que no entró, con un punto de suspense, tras haber rodado por el aro.

De esta manera, el Valladolid se aseguraba su puesto en el 'play-off' como sexto clasificado, en los que deberá superar al quinto, el Melilla Baloncesto, si quiere seguir teniendo opciones de ascenso a la Liga Endesa, mientras el Levitec Huesca, que dependía del resultado del partido disputado al mismo tiempo en Granada, finalizaba una complicada segunda vuelta que acababa con sus óptimos resultados en las primeras 17 jornadas de la liga regular.