La (falta de) ambición separa los destinos de CBC Valladolid y Paco García

Paco García recoge la camiseta conmemorativa de sus mil partidos, con Mike Hansen a su espalda. /Villamil
Paco García recoge la camiseta conmemorativa de sus mil partidos, con Mike Hansen a su espalda. / Villamil

El técnico quiere continuar pero no a cualquier precio, liderando un proyecto que el club no le puede ofrecer

Luis Miguel de Pablos
LUIS MIGUEL DE PABLOSValladolid

El día después de una temporada plena de intensidad y llena de sobresaltos, triunfales dentro de la pista y preocupantes fuera de ella, deja un vacío por cubrir en el futuro del CBC Valladolid. En lo deportivo, porque en la estructura interna del club las pautas siguen el mismo patrón de los últimos años, apoyadas siempre en la prudencia que aconseja el pasado más turbio de la entidad. No se gastará un euro más del que se ingresa, y eso implica seguir dando pasos –para algunos de tortuga– sin riesgo de padecer de vértigo el día de mañana.

Y en esa filosofía trasladada a los despachos del euro a euro, la ambición de su técnico de dar dos pasos más para colarse entre los candidatos firmes al ascenso antes incluso de que ruede el balón no termina de encajar. Paco García, con contrato hasta el próximo 15 de junio, quiere continuar pero no a cualquier precio. Pretende liderar un proyecto que el club no está en condiciones de ofrecerle. Su idea es que la entidad asuma un salto cualitativo en la partida destinada al gasto de plantilla que no concuerda con el crecimiento presupuestado en un primer boceto de la temporada 2019/20. Desde el club se apunta a un salto de entre un 10 y un 15% –hay un nuevo patrocinador que sumar en ciernes–, teniendo como referencia los 200.000 euros que se han destinado para plantilla este curso, y el margen apunta a insuficiente para las pretensiones del técnico.

Ambas partes se sentarán a hablar la próxima semana y en la reunión, el entrenador que ha llevado al Carramimbre a un paso de la Final a Cuatro pedirá un «proyecto real» que no esté supeditado a los imprevistos y vaivenes propios de la temporada en cualquier club. Paco García no se quita de la cabeza que se ha sentido engañado por parte de la directiva cuando se le vendió a principio de temporada que el presupuesto para la plantilla se incrementaba en un 20%, y que la realidad ha sido otra muy distinta, sin el refuerzo prometido ni un recambio para Bradley Hayes pese al ahorro generado en distintos capítulos.

El técnico lo dejó claro al término del quinto partido de la serie disputado en Melilla. «Si queremos repetir una temporada como ésta, hay que invertir más en plantilla».

Y la respuesta desde el club no apunta en la misma dirección por las limitaciones propias, aseguran, a la hora de encontrar nuevos patrocinadores que mejoren la capacidad económica para afrontar un mayor gasto en fichajes.

Una vez que se han puesto en fila todos los gastos, ingresos y vicisitudes propias de la temporada, el presupuesto total se ha detenido en 560.000 euros, 200.000 de los cuáles han ido para la plantilla lo que supone una de las cuatro cifras más bajas de la competición.

Relación técnico-presidente

Al margen de lo estrictamente deportivo, hay otro asunto que se debe tratar y pulir en la reunión programada la próxima semana. Y es que presidente y técnico, Mike Hansen y Paco García, no se dirigen la palabra desde hace algo más de tres meses, y si no se reconduce la relación entre ambos, la convivencia sería irrespirable la próxima temporada.

Un escenario que no es irreconducible según apunta el propio técnico. «Todo tiene solución. Llegué porque Mike me llamó cuando el equipo había descendido a Liga EBA y no se sabía qué iba a pasar, y si no puede ser pues habré disfrutado de tres años fantásticos en el club de mi ciudad», apuntó ayer en pleno viaje de regreso desde Melilla.

En lo que a la plantilla respecta, el CBC Valladolid tiene a día de hoy cero jugadores para la próxima temporada y se tendrá que mover rápido si quiere acudir al mercado antes que rivales con mayor presupuesto. De momento solo hay una idea, un boceto en mente, en el que el primer paso depende de la decisión de Paco García, el segundo pasa por la continuidad de Sergio de la Fuente y Astilleros, y un tercero por jugadores considerados básicos como Álex Reyes, Mike Torres, Aboubacar o Alvarado.

La plantilla disfrutará este viernes de una comida de despedida antes de iniciar las vacaciones de manera oficial. Todos salvo Kazadi, que cerrará la temporada disputando el 'play-off' por el título de Suiza.