Baloncesto

Sergio de la Fuente: «Tenemos la espinita clavada de no haberles ganado aún en Liga»

Sergio de la Fuente. /R. Jiménez
Sergio de la Fuente. / R. Jiménez

El ala pívot considera clave para el triunfo que el Carramimbre Valladolid sea capaz de llevar el encuentro a su terreno

V. BORDAValladolid

El Carramimbre Ciudad de Valladolid, en pleno de un año 2019 colosal, recibe al Chocolates Trapa Palencia, un vecino que le ha ganado en los tres encuentros ligueros en los que se han enfrentado ambas escuadras. Como reconoce el capitán carmesí, Sergio de la Fuente, hay ganas de conseguir la primera victoria ya frente a los palentinos. Asegura que no será fácil, pero las ardillas pretenden lograr la decimoquinta victoria de la temporada sin pasar de este viernes.

–Llega un partido muy especial contra el equipo vecino.

–Siempre resulta bonito jugar contra Palencia o cualquier otro equipo de la región, ya que existe una rivalidad muy sana. Así me lo han enseñado desde pequeñito.

–De momento, tres partidos ligueros disputados entre Valladolid y Palencia y tres triunfos del conjunto morado.

–Realmente son cinco encuentros oficiales. Les hemos vencido en dos encuentros de la Copa de Castilla y León, pero en liga no. Es verdad que tenemos clavada la espinita de no haberles ganado en esta competición. Los dos encuentros que hemos disputado en su campo los hemos tenido medio ganados y los hemos terminado perdiendo por fallos y errores nuestros. Tenemos muchas ganas de reivindicarnos y poder, por fin, lograr ese triunfo.

–¿Hay cierto temor el potencial palentino? Lo digo porque en Palencia han caído las dos veces teniendo el encuentro encarrilado.

–Tenemos que aprender de los fallos que cometimos. Sabemos que nos medimos a uno de los mejores equipos de la competición. Siempre fichan muy bien y cuentan con un presupuesto importante para poder hacerlo. Todos conocemos el potencial ofensivo que atesoran sus jugadores. Habrá que contrarrestarlo con nuestras armas y ser capaces de llevar el encuentro a nuestro terreno.

–¿Qué teme más del Chocolates Trapa?

–Tiene grandes jugadores. Cuentan con Vasturia y Hermanson, dos grandes efectivos por fuera, y luego lo acompañan con poderío interior, con dos buenos 'cuatros' como Cvetinovic y Urko Otegui y dos 'cincos' intimidadores.

El 'play-off' como objetivo

–Ambos equipos llegan en un buen momento.

–Nosotros tuvimos una racha mala a final del año pasado, pero hemos logrado salir de ella. Estamos en una buena dinámica. Venimos de ganar a un rival que, pese a que esté abajo, va a dar mucha guerra. Logramos una victoria muy importante.

–Ellos han cambiado de entrenador y se han reforzado con dos jugadores nuevos. Con Carles Marco en el banquillo llevan cuatro triunfos consecutivos.

–Todos sabemos lo buen entrenador que es Carles Marco. Lo ha hecho muy bien durante sus temporadas en Oviedo. Es un técnico que controla lo que es esta liga. Sus equipos han estado arriba y jugando un buen baloncesto.

–Han cumplido el primer objetivo, la permanencia. Ahora, con 14 victorias, tienen cerca la posibilidad de repetir en el 'play-off'.

–Por ello luchamos. Somos muy ambiciosos. Tenemos un entrenador que lo es y mucho, que seguro que no nos va a dejar relajarnos. El objetivo siguiente es el 'play-off'.

–¿Dispuesto a seguir una temporada más en la disciplina del Ciudad de Valladolid?

–Si el club está interesado, yo no tengo problema. Estoy muy a gusto en mi casa.

–Este año 2019 están invictos en Pisuerga.

–Desde el inicio de temporada hemos intentado que Pisuerga sea un fortín, que a los rivales les cueste. Excepto en la mala racha, que perdimos ante Ourense y el Barça B, los demás equipos que han venido han caído. Debemos seguir en esta senda.

–¿En cuántas victorias va a estar lograr plaza para el 'play-off'?

–El año pasado bastó con 15, pero este hará falta alguna más. Se necesitarán 16 o 17.

–¿Celebrará de una manera especial ganar por fin en liga al Chocolates Trapa?

–No, solamente se trata de una victoria más. Me hará la misma ilusión que ganar a otro equipo. La rivalidad es sana. Sí que me daría alegría porque nos acercaríamos a Palencia en la clasificación, nada más. Si vencemos no vamos a hacer una fiesta ni un funeral por perder. La competición continúa. Si ganas, muy bien. Si pierdes, a seguir trabajando para sumar un triunfo a la siguiente jornada.