Baloncesto

El reajuste presupuestario impide que el Carramimbre pueda reforzarse

Jugadores del Carramimbre Ciudad de Valladolid, durante el encuentro contra Leyma Coruña./Roidrigo Jiménez
Jugadores del Carramimbre Ciudad de Valladolid, durante el encuentro contra Leyma Coruña. / Roidrigo Jiménez

Paco García asegura sentirse frustrado, pero afirma entender la postura del club

V. BORDAValladolid

El Carramimbre Ciudad de Valladolid será uno de los pocos equipos que no se reforzará antes de que el mercado de la LEB Oro se cierre dentro de dos semanas. El reajuste presupuestario que se ha visto obligado a realizar el club, de alrededor de 65.000 euros, impide que la parcela deportiva pueda ejecutar un dinero guardado para fichar un jugador interior antes de que finalizase el plazo para ello. El club comunicó la semana pasada que, ante la necesidad de hacer frente a otros pagos y evitar un posible déficit, había que tirar con la plantilla que hay en la actualidad hasta el final de la competición.

Según explicó Lorenzo Alonso, que estuvo acompañado en la mesa por el también directivo Óscar Mendiluce, el desajuste presupuestario ha sido provocado principalmente por la previsión de abonados, que era de 1.500 socios y que no alcanza los 1.300. A ello se suman los 30.000 euros de una empresa china que no ha cumplido, al igual que les ha pasado a otros equipos de baloncesto españoles, y lo 5.000 de un compromiso adquirido que tampoco ha cumplido con el club. Eso supone un montante de unos 65.000 euros que ha obligado a reajustar el presupuesto para esta temporada.

La cantidad a percibir del Baskonia por la formación del exjugador Miguel González estaba reflejada en una partida presupuestaria del ejercicio anterior. Finalmente, ante la amenaza de que el Ciudad de Valladolid no iba a percibir un euro al haber sentencias contrarias en casos parecidos que dictan jurisprudencia, el club ha llegado a un acuerdo con el equipo vitoriano por el que percibirá 18.000 euros en julio, lo que entrará en el presupuesto de la temporada que viene. Más vale pájaro en mano que ciento volando.

Alonso adelantó que el club vallisoletano ha llevado a la vía judicial tanto el asunto con la empresa china como el otro compromiso adquirido con el club que no ha sido ejecutado en su momento.

Paco García, técnico de las ardillas, manifestó su frustración por no poder reforzarse. «No queda otra. Engañarnos es de tontos. Si no hay, no hay. Esa es la realidad. Prefiero la honestidad de decir que no tenemos y que somos lo que somos antes que caer en los errores del pasado y engordar un globo para que luego acabe pinchando. Evidentemente no puedo disimular mi frustración y mi desencanto, pues, cuando renové la temporada pasada, se habló de un incremento del presupuesto. En algún momento se nos llenó la boca con que el presupuesto subía. Con la prudencia que llevamos en la parcela deportiva, guardamos un dinero para emplearlo ahora, pero debe ir para otras parcelas», explicó.