Baloncesto

Una plantilla más física y versátil

Las incorporaciones de esta temporada. /CBCV
Las incorporaciones de esta temporada. / CBCV

El Carramimbre aumenta el fondo de armario al contar con doce fichas profesionales

V. BORDAValladolid

El Carramimbre Ciudad de Valladolid ya ha iniciado el trabajo de pretemporada. Jornadas con dos y tres sesiones diarias para que las ardillas carguen las baterías ante una temporada que se presenta tan emocionante como complicada. Hay que recordar que esta campaña bajarán tres equipos de LEBOro, por lo que la lucha por escapar de la zona caliente va a ser salvaje. La categoría de plata del 'basket' nacional se ha convertido en una especie de ACBII, con un buen número de ciudades que disfrutaron en algún momento del privilegio que contar con un equipo en la máxima competición del baloncesto patrio.

Para esta campaña, la parcela deportiva del Ciudad de Valladolid ha optado por mejorar y dar mayor consistencia a un equipo que, en su debut en la categoría, logró colarse en el 'play-off'. Por primera vez, la plantilla contará con doce fichas profesionales. Ello se debe al incremento del presupuesto en un 10% y al gran trabajo realizado por Pepe Catalina, director deportivo del club, y el técnico Paco García. A bote pronto, el plantel ha mejorado debido a ese mayor fondo de armario, a la presencia de varios jugadores que puedan actuar en dos posiciones gracias a su polivalencia, y a una mejora en físico y centímetros. La teoría dice que el equipo es más y mejor que el de la campaña pasada. La competición se ocupará de ratificar o no esta afirmación.

Paco García lo tiene claro: «Ampliar el presupuesto nos ha permitido irnos a una plantilla más profunda, de doce jugadores profesionales». El motivo, «el equipo acabó el año pasado muy justo y por eso nos hemos idos a los doce efectivos. Además contamos con más polivalencia en varios puestos, pues algunos de los nuevos jugadores pueden actuar en distintas posiciones».

No oculta el entrenador vallisoletano que el objetivo era buscar «más físico. A final de la campaña anterior, comprendimos que nos había faltado un poco más de cuerpo. Por eso, hemos buscado alguien grande, que pudiese además jugar de espaldas, que fuese una solución a nuestro juego de ataque y que generase sus propios puntos. Bradley Hayes obedece a esa definición. También hemos optado por un sustituto que nos aportase más físico que Uta. Aboubacar es un jugador poderoso, que en defensa hará que no se note la falta de Hayes. Adekoya es otro físico destacado, con muchos recursos para encestar».

El técnico local no esconde su oposición a que esta temporada todo se complique más en la LEB Oro con tres descensos. «Esto me parece una barbaridad. Condiciona mucho. La delgada línea entre el descenso y el 'play-off' va a estar en dos o tres victorias. Ganar los tres últimos encuentros de liga te mete en la lucha por el ascenso y perderlos te condena a bajar de categoría. Las doce victorias de las que hablábamos el año pasado no valen ahora. Habrá que lograr trece o catorce triunfos para estar fuera de los puestos de peligro».

«El único objetivo es mantener la categoría, que el baloncesto de élite siga existiendo en Valladolid», prosigue García. «Si luego te metes en 'play-off', felicidades para todos».

Al técnico destaca las posibilidades tácticas con las que va contar el equipo, gracias a la polivalencia que ofrecen sobre la cancha los refuerzos que han llegado al club. «Podemos jugar con dos 'cincos', con dos jugadores muy grandes en pista. También pueden hacerlo Sergio de la Fuente y Adekoya juntos, con lo que tendríamos un equipo más veloz. Si buscas un 'cuatro' abierto, ahí está Álex Reyes. Podemos jugar con tres pequeños. Alvarado, Kazadi, Torres y Gantt forman una batería de exteriores muy a tener en cuenta», subraya.

Otro nombre propio es, precisamente, el de Jonathan Kazadi. El base-escolta suizo es uno de los refuerzos destacados que ha desembarcado a orillas del Pisuerga. «Kazadi está llamado a marcar ciertas diferencias. Tiene una clase importante para desempeñar tanto el puesto de base como de escolta. Es grande, mide un 1,95, y nos aporta mucha versatilidad».

Mantener y mejorar

Pepe Catalina, por su parte, incide en la filosofía que ha acompañado a la confección del nuevo plantel. «Aquello que funciona hay que intentar mantenerlo y, si resulta posible, mejorarlo. Hemos intentado que siguieran los que debían hacerlo, empezando por los tres con identificación vallisoletana –De la Fuente, Astilleros y Álex Reyes–. De los que estaban el año pasado, teníamos claro que debían proseguir Alvarado, por todo lo que nos da en pista y su liderazgo, y Gantt, que acabó la campaña muy bien y está involucrado en la ciudad y en la cultura del club. Contar con estos jugadores lo teníamos muy claro», resalta.

El responsable de la parcela deportiva reconoce que se intentó renovar a Wade-Chatman, «pero él tenía claro que no quería continuar en la LEB». Algo parecido sucedió con Jito Kok, «que el final decidió jugar en su país, Holanda».

«Hemos mantenido lo que queríamos y, además, hemos mejorado el equipo. Considero que lo hemos hecho en todos los puestos. En la posición de base, mantenemos a Alvarado. Con Kazadi cubrimos ese 'uno-dos' que nos daba Wade-Chatman. Sin entrar en comparaciones, el suizo no resulta un jugador tan plástico como el americano, pero posee más baloncesto, más bagaje y más clase a la hora de leer el juego. También está Mike Torres, al que hemos seguido desde hace tiempo y que viene para aumentar la competencia y jugar. En el puesto de base, mejoramos en cantidad y también en físico», comenta Catalina.

Sobre los aleros, el director deportivo hace hincapié en que continúen tres conocidos como Gantt, Astilleros y Álex Reyes. «En Carlos Novas encontramos un alero puro. No vamos a tener un atleta tan destacado como con Graham-Bell, pero cuenta con un buen físico. Luego está Álvaro Reyes, que va disfrutar de un rol más residual. Puede jugar de 'tres' y de 'cuatro', y nos va a ayudar mucho en los entrenamientos».

Por último, sobre los interiores, Pepe Catalina valora la continuidad de De la Fuente, «un jugador de sobra conocido», y «la ausencia de un atleta como Kok, aunque ahora contamos con un finalizador y otro jugador que nos aporta presencia físico como Hayes, con recursos en el poste bajo y juego de espaldas. En Adekoya buscábamos un jugador que se puede ir a veinte minutos o más, que haga el 'cuatro' y el 'cinco'. No es un especialista en el tiro de tres, pero puedo lanzar. Logra buenos porcentajes con sus tiros a cinco metros. Aboubacar, por su parte, nos aporta presencia física. Quizá no posee el talento ofensivo de Uta, pero va a darnos mucha intensidad».

El director deportivo considera que el fin perseguido con la confección de este plantel es «ser menos previsibles que el año pasado», en el que el rival lo tenía más fácil cuando lograba frenar a De la Fuente y Wade-Chatman.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos