Baloncesto

La LEB Oro levanta el telón

Pradilla, rodeado de jugadores del Carramimbre. /M- Moras
Pradilla, rodeado de jugadores del Carramimbre. / M- Moras

Palma, Breogán y Gipuzkoa Basket, los tres favoritos al ascenso en una competición en la que crece la clase media

Víctor Borda
VÍCTOR BORDAValladolid

La hora de la verdad. Los 18 participantes esta temporada en la LEBOro velan armas ya a la espera de una competición que vivirá su estreno el próximo fin de semana, aunque la misma arrancará el miércoles con un adelantado Carramimbre Valladolid-Marín Peixegalego. Todo listo para una liga en la que hay una clase noble, otra alta y una amplia media. Descienden tres equipos y dos, uno de ellos de manera directa y otro a través de una 'final four', lograrán plaza en la Liga ACB.

En esa parte noble hay un equipo que esta llamado a ser el Real Betis de la temporada pasada, el anteriormente Iberojet Palma que ha mudado por causa de patrocinio en el B the brand travel Mallorca-Palma. La pasada campaña estuvo muy cerca de ascender y esta ha decidido echar la casa por la ventana para confeccionar un plantel de lujo, con dos quintetos que podrían ser perfectamente primero y segundo en la fase regular. Los insulares, que quieren recuperan la plaza en la ACB que hace ya unas temporadas tuvo Menorca, han fichado a un pívot determinante en esta categoría como Matt Stainbrook, que ya obtuvo el ascenso la pasada campaña con el cuadro sevillano; Alexander Lindqvist, ala-pívot internacional sueco; o Johan Lofberg, alero que proviene del Breogán. El técnico Félix Alonso ha logrado, además, mantener parte del bloque del año pasado con gente como Boris Barac, Erik Quintela o Álex Hernández, entre otros. Es el principal candidato a ascender de manera directa.

Junto a él, aunque con plantillas con menos fondo de armario que el cuadro balear, están los dos equipos que se han descendido desde la ACB: el Delteco Gipuzkoa Basket y el Leche Río Breogán. Los vascos cuentan con un quinteto de nivel, con fichajes de calidad como el base Mikel Uriz, viejo conocido de la afición vallisoletana; el combo Reed Timmer, un jugador de nivel; Johny Dee, un francotirador que ya ha demostrado su excelso nivel en esta liga; y Davis Rozitis, un 'center' de primer nivel en la LEBOro que proviene de Ourense.

Breogán, por su parte, también se ha reforzado para estar en la lucha por recuperar plaza en la máxima competición del baloncesto español. Ha logrado retener a parte del bloque del equipo que jugó el año pasado en ACB como Salva Arco o Christian Díaz, además de fichar a jugadores como Mou Soluade o Rauno Nurger.

Detrás de este terceto hay que colocar a un grupo de equipos con opciones claras de colarse en el 'play-off' y estar cerca del terceto anterior. El primero de ellos es Chocolates Trapa Palencia, un equipo que está diseñado para estar arriba una vez que cierre la contratación de un 'cinco'' de garantías. El objeto del deseo es Felipe Dos Anjos, un 2,18 que siempre ha sido importante. Dani Rodríguez, Travis Bader, Paul Jorgensen, Sangone Niang, Kevin Larsen, Jordi Grimau, Simas Jasaitis o Mindaugas Kacinas forman un plante del excelente nivel a las órdenes de Carles Marco.

En un nivel similar a los palentinos se mueve Liberbank Oviedo, que se ha reforzado con fichajes como Devin Wright, ex de Granada, o Álex Reyes, ex de Carramimbre, manteniendo jugadores importantes como Oliver Arteaga, Santi Llorente o Matti Nuutinen. Covirán Granada es otro de los equipos llamados a estar en 'play-off', ya que mantiene el bloque de la pasada temporada y lo ha reforzado con las incorporaciones de Earl Watson y Diego Kapelan.

También se encuentra en esa zona de equipos con aspiraciones, el Tau Castelló, que ha ontratado a otro viejo conocido de la afición carmesí, Henri Wade-Chatman, una de sus incorporaciones junto a Ignacio Rosa, Josep Puerto y Joey van Zeregen. Ourense es otro de los equipos 'top'. Aunque ha perdido a jugadores importantes como Rozitis, Pepo Vidal o Jhornan Zamora, ha fichado a Óscar Alvarado, Edu Martínez, Darko Balaban o Pol Figueras. Melilla es otro de los importantes, aunque ha perdido peso económico respecto a otras campañas.

Amplio grupo

Detrás viene la clase media, con el resto de equipos, más poblada que nunca. Este año no hay filiales y los equipos que han subido se han reforzado para intentar llevar una temporada con los menos sobresaltos posibles. En este amplio grupo se encuentra el Carramimbre Ciudad de Valladolid. Buena pretemporada en la que han brillado tres de sus nuevas incorporaciones: Bartley, Leimanis y Federico. Mantiene un bloque de cinco jugadores, con Sergio de la Fuente a la cabeza.

De los recién ascendidos, destacar a Almansa, que ha contratado a jugadores contrastados como Rafa Huertas, Nikola Cvetinovic, Jonathan Gilling o Kai Rowley. Alicante mantiene la base del ascenso y Marín, a priori, es una incógnita por las apuestas que ha realizado, lo que le hace un equipo peligroso e impredecible.

El Canoe, pese a perder a su figura, Tyson Pérez, ha confeccionado un plantel con mayor profundidad que el año anterior.