Baloncesto

El Carramimbre jugará el 'play-off' de ascenso a la ACB

Alvarado trata de agitar a la grada de Pisuerga para animar al equipo. /Gabriel Villamil
Alvarado trata de agitar a la grada de Pisuerga para animar al equipo. / Gabriel Villamil

El Barcelona fue muy superior al equipo vallisoletano, pero el pinchazo de Araberri y Ourense clasifica a las ardillas

Miguel Ángel Pindado
MIGUEL ÁNGEL PINDADOValladolid

El Carramimbre obtuvo el premio de 'play-off' a distancia. No pudo ganar a un Barcelona que fue muy superior en todas las facetas del juego, pero tampoco el Araberri (90-66) ni el Ourense (63-76) fueron capaces de sumar una victoria por lo que los vallisoletanos se alzaron con el último puesto del 'play-off' pese a su sonora derrota ante los azulgrana, y a falta de una jornada, que ya no tienen ninguna trascendencia para las ardillas.

El primer cuarto fue un portento de acierto anotador por parte de ambos conjuntos. Los diez jugadores que saltaron a la cancha anotaron puntos en este cuarto. Todo lo que se lanzaba practicamente se anotaba y a la eficacia de Gantt, autor de los primeros diez puntos del Carramibre, respondía el FC Barcelona con una eficacia similar. Las defensas intentaban evitar los lanzamientos, pero el balón entraba desde cualquier posición. Así, el marcador crecía a pasos agigantados a la espera de algún error. Y estos llegaron por parte del Carramimbre, evidenciando que el rebote era de color azulgrana lo que le permitió algunos ataques más y conseguir una mínima ventaja de seis puntos. Paco García intentó recomponer su defensa dando entrada a Bell, Astilleros y Chatman y en los dos últimos minutos de este cuarto el marcador se tomó un respiro para concluir con un 24-28.

Y si el primer cuarto fue un festival anotador, en el segundo ambos equipos cambiaron por completo el chip y pasaron a defender. El Barcelona, consciente de la necesidad de victoria para evitar el descenso, con una presión en toda la cancha y el Carramimbre cerrando su zona. La lucha por la posición se convirtió en una auténtica obsesión, ya nadie tenía tiros cómodos ni encontraba facilidades para mirar el aro. La presencia de Uta en la zona intimidaba por altura, pero no por su capacidad para rebotear, lo que volvió a ofrecer ventajas a un Barcelona que las aprovechó para mantener su ventaja de seis puntos. Además, un par de decisiones arbitrales en la lucha bajo los tableros, con faltas de los locales, comenzó a disparar las diferencias, pese a los esfuerzos anotadores de Chatman (12 puntos en este cuarto), mucho mejor en el lanzamiento que en la dirección. En el Barcelona, Herun se erigió en auténtico machacador del aro local. Un triple de Gantt, una antideportiva sobre Alvarado y un lanzamiento sobre la bocina de Chatman, redujeron las diferencias en el último minuto para los del Carramimbre a un 45-49 con el que se llegó al descanso.

El Carramimbre necesitaba evitar las pérdidas de balón y frenar la aportación ofensiva de un Herun que asumía continuamente la responsabilidad anotadora de los azulgrana. Afortunadamente, Paco García había movido el banquillo con habilidad para evitar que sus hombres se cargasen con personales de cara a los veinte minutos que faltaban por disputarse. Pero el tercer cuarto se convirtió en un suplicio para los vallisoletanos. Ni les entraba nada ni eran capaces de superar la defensa individual y especialmente agresiva de los azulgrana.Una sola canasta de Gantt en cinco minutos aumentó la diferencia a los diez puntos (48-58), que obligó a Paco García a pedir un tiempo muerto para intentar solucionar el desaguisado y poner un poco de orden porque el equipo era incapaz de atacar con un mínimo de criterio la canasta azulgrana. Bell asumió la responsabilidad de partir la defensa azulgrana con sus penetraciones y forzando personales que consiguieron que al menos no se ampliasen las diferencias. Así, con un mal tercer cuarto, el Carramimbre afrontaba los diez minutos decisivos con trece puntos abajo, tras las dos canastas consecutivas de Diagne y los errores locales (56-69).

Y el último cuarto comenzó con un triple de Kurucs que prácticamente decía adiós a las aspiraciones locales,porque necesitaban un cuarto perfecto, casi como el primero para intentar la remontada. Pero ayer no fue el día y quizas la actitud de Paco García en la banda, sin apenas gesticular, dejaba bien a las claras la imposibilidad de la hazaña.

Un mate de Reyes tras un robo de balón de Alvarado (60-75) encendió a una grada del Pisuerga que reaccionó demasiado tarde para volcarse con su equipo. Los últimos cinco minutos fueron un penar del Carramimbre.

La sorpresa y la buena noticia llegó desde Melilla, donde perdió el Araberri, y desde Ourense, donde los gallegos cayeron ante el Palma. Sin ganar, con una derrota, el Carramimbre lograba el premio del 'play-off' y sobre todo la recompensa a una temporada excelente en su debut en la Liga LEB Oro.

 

Fotos

Vídeos