Baloncesto: LEB Oro

El Carramimbre vuelve a la senda de las victorias con un gran partido

Aboubacar pelea por la posición con Wright. /Gabriel Villamil
Aboubacar pelea por la posición con Wright. / Gabriel Villamil

Los de Paco García dominaron por completo al Covirán con un Álex Reyes estelar

Miguel Ángel Pindado
MIGUEL ÁNGEL PINDADOValladolid

El Carramimbre se anotó una victoria muy trabajada en un partido vistoso y muy completo por parte de los hombres de Paco García. Supieron reponerse a las tempraneras faltas de sus hombres altos y con una defensa intensa durante los 40 minutos y el acierto en ataque de unos excelentes Reyes y Gantt dominaron durante prácticamente todo el choque a un Covirán que nunca se dio por vencido pero que fue incapaz de volverse a poner por delante después de los dos primeros minutos de partido.

80 Carramimbre

Gantt (15), Kazadi, Alvarado , Aboubacar (7), De la Fuente (6) -cinco inicial-, Torres (9), Alex Reyes (24), Novas (7), Hayes (9), Adekoya (3).

70 Covirán Granada

Rodríguez (2), Wright (4), Rubio (8), Pardina (10), Cobos (3) cinco inicial, Almazán (5), Corts (7), Daniel (11), Pérez (5), Marín (8), Iriarte, Olmos (7).

Parciales:
20-16, 24-23 (44-39 al descanso), 22-19 y 14-12
Árbitros:
Francisco Zafra, Jorge Muñoz y Héctor Baeza.
Incidencias:
El club entregó una camiseta conmemorativa a Sergio de la Fuente por sus 100 partidos. Alrededor de 2500 aficionados en el Pisuerga.

Comenzó el choque muy igualado, con un Covirán Granada que se mostró más eficaz en el lanzamiento, mientras a los de Paco García les costó unos minutos encontrar el aro andaluz. Y fue bajo los tableros donde los del Carramimbre encontraron la forma de sumar puntos, especialmente con la salida a pista de Hayes mediado este primer periodo. Dos canastas consecutivas colocaron a las ardillas por delante y ello tranquilizó el ataque local, que se mostraba fluido aunque no con el acierto necesario. Y ello lo compensó con su habitual intensidad defensiva, frenando en gran medida el potencial ofensivo del Covirán. Esta vez los cambios en el conjunto de Paco García sí ofrecieron soluciones y sumaron para llegar al final de este primer período con un 20-16 merced a un triple casi sobre la bocina de Torres.

Continuó el Carramimbre con su ímpetu en el segundo período, luchando cada balón en defensa, con un Alex Reyes muy enchufado, tanto en las labores defensivas como en los lanzamientos, colocando un marcador de 27-20 que obligó al técnico andaluz a parar el partido para recomponer su equipo. La respuesta volvió a llegar de la mano de Alex Reyes, que con un nuevo triple aumentó la ventaja local. La tercera falta de Hayes le obligó a irse al banquillo, pero su ausencia estaba perfectamente suplida por un Aboubacar muy fuerte en la pintura y acertado en la canasta rival. A pesar del dominio, el Covirán no perdía la cara al partido y forzó la cuarta personal del pívot del Carramimbre, dejando tocada la defensa interior del conjunto de Paco García. El Covirán aprovechó esta continua plaga de faltas sobre los jugadores interiores de las ardillas, incluido Sergio de la Fuente, para reducir diferencias. Paco García colocó en pista a un equipo de bajitos, sin un cinco, con Novas y Adekoya como hombres interiores y Kazadi, Alvarado y Torres para dar mayor movilidad a su juego y ello le permitió aguantar el temporal, aunque fueron los lanzamientos triples los que volvieron a meter en el partido al Covirán merced a despistes defensivos locales (44-39).

A la vuelta del vestuario, el Carramimbre continuó con una defensa muy presionante que le dio sus frutos pese a que el dominio en el rebote correspondía a un Covirán que no era capaz de aprovecharlo. Gantt salió especialmente enchufado a la hora de buscar el aro rival y contó nuevamente con la colaboración de un Alex Reyes que todo lo hacía bien. La presencia de Hayes en la pintura cortó la superioridad bajo los tableros de los andaluces y ello provocó que las diferencias volvieran a aumentar hasta los diez puntos, aunque en el último instante Pérez Tomás colocó el marcador en un 66-58 que dejaba las espadas en todo lo alto para el definitivo cuarto.

Cerró su defensa el conjunto granadino y forzó los errores del Carramimbre en los primeros minutos del último cuarto. Los de Paco García no encontraban el aro y sus ataques se perdían en lanzamientos excesivamente forzados, mientras el Covirán aprovechaba para reducir las diferencias a un peligros 67-63. El regreso de Aboubacar dio más solidez a la pintura local tanto en ataque como en defensa y el regreso de Gantt a la pista en lugar de un desafortunado Kazadi propició que los del Carramimbre hallasen camino hacia el aro, forzando además las faltas de los pivots andaluces (74-63, min 37). Los nervios de los últimos minutos aparecieron de golpe para el Carramimbre, que veía consumirse los segundos de posesión sin encontrar el aro, si bien en defensa, con un enorme desgaste y trabajo de las ardillas forzaban que los andaluces tampoco estuvieron acertados. Así, con errores en ambas canastas se alcanzó el último minuto, con tiempo muerto para el Covirán y un marcador de 78-69 que los vallisoletanos ya no dejaron escapar. De esta forma, el Carramimbre corta su racha de tres derrotas consecutivas y vuelve a mirar con optimismo a la Liga.

 

Fotos

Vídeos