Baloncesto

El Carramimbre viaja a Castellón sin margen de error

Adekoya, rodeado de jugadores del Tau Castelló. /R. Jiménez
Adekoya, rodeado de jugadores del Tau Castelló. / R. Jiménez

Una derrota complicaría de manera importante las posibilidades de alcanzar el 'play-off'

Víctor Borda
VÍCTOR BORDAValladolid

Una salida vital. El Carramimbre Ciudad de Valladolid debe atar el 'play-off' y para ello debe ganar al menos dos de los tres partidos que le restan de disputar en la fase regular. Su visita de este domingo (12:00 horas) a la pista del Tau Castelló debe ser el primer paso para conseguir un triunfo que le acerque a repetir por segundo año en la fase de ascenso. No será fácil, ya que el equipo castellonense cuenta con una plantilla de buen nivel, diseñada para estar en el 'play-off', pero cuya irregularidad le ha impedido estar con los mejores. Es verdad que el equipo está salvado matemáticamente, por lo que tiene menos presión que unas ardillas que necesitan sumar su decimoctava victoria del curso.

Será el primer partido sin la presencia del techo del Carramimbre, Bradley Hayes. El pívot americano decidió esta semana rescindir unilateralmente su contrato con la entidad vallisoletana. El cuadro carmesí pierde a su techo y eso deja el juego interior mermado de efectivos, y con solo Seydou Aboubacar como único 'cinco' en un equipo ya de por sí justo de centímetros y kilos dentro de la pintura. El júnior David Fernández completará la convocatoria vallisoletana.

Paco García, en declaraciones a la web del club, resaltó la importancia del encuentro de este domingo: «Es un partido que se ha convertido en una final. Si ganamos, mantendremos abiertas todas nuestras opciones de 'play-off', pero se perdemos quedaríamos relegados a una situación límite en la que estaríamos obligados a ganar las dos últimas jornadas».

Al técnico carmesí le preocupa la influencia que puede tener sobre sus jugadores que el Tau Castelló no se juegue nada en este envite. «Lo primero que le he dicho al equipo es que no quería ni escuchar lo de que no se juegan nada. Todos los equipos tienen algo en juego, ellos juegan en su casa, delante de su público; son profesionales y quieren ganar y agradar, lo que les hace mucho más peligrosos», indicó.

«Tau tuvo un inicio muy complicado, han vivido un año extraño en el que han coqueteado con la zona de abajo, lo que nos tiene que hacer reflexionar también sobre nuestra excelente temporada y nos tiene que dar aún más valor», subrayó.

Sobre el rival, Paco García hizo hincapié en que «tienen un juego interior muy poderoso con Washburn y Juan José García, acompañados de Javi Lucas y Eduard Gatell; luego tienen la experiencia de Romà Bas, el tiro de Djukanovic, la calidad de Fuzaro y de Sabonis y la dirección de Faner, además de la incorporación de Zabas. Son un equipo muy completo y muy peligroso».

El entrenador vallisoletano consideró clave controlar el rebote: «Somos un equipo pequeño y tenemos que estar acertados en esa faceta y aportar con el tiro exterior, ya que adolecemos de un buen juego interior».