Baloncesto

El Carramimbre sigue enrachado

Mike Torres es defendido por un rival. /G. Villamil
Mike Torres es defendido por un rival. / G. Villamil

Derrota al Ourense en un partido en el que el equipo de Hugo López fue de más a menos

Víctor Borda
VÍCTOR BORDA

El Carramimbre Ciudad de Valladolid lleva cuatro victorias en el mismo número de partidos. Un pleno que habla muy a las claras la gran pretemporada que están realizando los pupilos de Hugo López. En Íscar volvieron a dar una buena imagen, sobre todo en el segundo cuarto, donde se fueron en el electrónico y el Club Baloncesto Ourense no pudo seguirlos. Tras el descanso, el conjunto carmesí fue perdiendo fuelle, quizá fruto del cansancio o de la relajación de verse muy por encima en el marcador. Los gallegos, liderados por un fantástico Óscar Alvarado, redujeron una diferencia que alcanzó los 23 puntos.

Partido en el que técnico vallisoletano hizo muchas probaturas como utilizar en pista a la vez a sus dos aleros altos, Federico y Rubio, o dar minutos a un equipo con tres bajitos en cancha, Mackenzie, Leimanis y Bartley, o jugar con los dos pívots pequeños, De la Fuente y Adekoya. La pretemporada está para eso.

81 Carramimbre

Mackenzie (4), Bartley (17), Leimanis (9), De la Fuente (11), Granado (4) –equipo inicial–, Adekoya (9), Aboubacar (8), Torres (3), Federico (11), Rubio (3), Astilleros y David Fernández (2).

72 Ourense

Alvarado (23), Pluta (8), Balaban (2), Edu Martínez (5), Tshikaya (10) –equipo inicial–, Serrano (9), Van Wijk (1), Vázquez (7) y Figueras (7).

parciales
22-16, 23-12, 16-16 y 20-28.

El equipo de Hugo López afrontaba en la localidad vallisoletana el cuarto amistoso de la pretemporada frente al conjunto gallego. Después de un pleno de victorias en los tres amistosos anteriores, el equipo carmesí volvía a tener un rival de exigencia enfrente: el COB de un viejo conocido de la afición vallisoletana, Óscar Alvarado, enrolado este verano en las filas del conjunto orensano. El base grancanario fue recibido con cariñosos aplausos por los aficionados que se dieron cita en el Villa de Íscar.

El primer cuarto comenzó con un Alvarado ' on fire'. El base de Ourense anotó los primeros seis puntos de su equipo a su anterior club. Sergio de la Fuente daría respuesta forzando un 2+1 que acabó en susto. El capitán de las ardillas se fue al banquillo con gestos de dolor. Ya no regresaría a la cancha hasta el segundo cuarto. Ourense abrió una pequeña brecha de 3-8 en el electrónico, pero se quedó ahí. El Carramimbre reacciono endosándole un parcial de 15-0 (18-8), reacción local liderada por un Bartley que anotaría seis de ellos. Gonzalo García de Vitoria tuvo que pedir un tiempo muerto para frenar la sangría.

El cuadro gallego reaccionó y acorto diferencias para llegar al final de los primeros diez minutos de juego con los de Hugo López seis puntos por encima (22-16).

En el segundo cuarto, el Carramimbre entró muy centrado. Su defensa causaba muchos problemas al rival. El perímetro de las ardillas hacía daño. Bartley dejaba algunas 'delicatessen' para algarabía de la grada. Ourense perdía balones con facilidad y eso permitía a los hombres de Hugo López poder correr.

A Ourense se le complicó más la cosa cuando Alvarado cometió su tercer falta y tuvo que irse al banquillo para protegerse. La diferencia no iba a bajar de los diez puntos (37-27). El Carramimbre seguía a lo suyo bajo la batuta de Leimanis, perfecto en la dirección y en la anotación. El base carmesí llegaría al descanso con nueve puntos y cuatro asistencias. Un triple del letón dio la máxima renta hasta el momento (45-28), resultado con el que se llegaba al ecuador del encuentro. Las 12 pérdidas de los gallegos tenían mucha culpa de lo que había pasado en los primeros veinte minutos de juego. El equipo de Hugo López había sido muy superior a su adversario.

El Carramimbre prosiguió a lo suyo en la reanudación. Endosó un parcial de 10-4 de salida para conseguir la máxima renta, que engordó hasta los 23 puntos (53-30).

La diferencia se estabilizó alrededor de los veinte puntos. El equipo vallisoletano abusó de los triples, que se negaban a entrar. Ourense, poco a poco, fue limando su desventaja aprovechando cierta relajación en las huestes vallisoletanas. El parcial del tercer cuarto lo dice todo: igualada a 16 puntos. Era el primero que no ganaba el Carramimbre. 61-44 acaba ese cuarto.

En el último capítulo del partido, Alvarado –el jugador más valorado del choque (29) tras anotar 23 puntos y dar dos asistencias– se echó al conjunto orensano a las espaldas. El Carramimbre había perdido gas y frescura, mientras que el COB empujó con todo en busca de una posible remontada. Pero los vallisoletanos no estaban por la labor. Peor que mejor aguantaron el chaparrón. Llegaron a colocarse los gallegos a tan solo siete puntos en los instantes finales, pero el partido ya estaba decidido. Ya espera el Chocolates Trapa en la Copa Castilla y León.