Baloncesto

Un sensacional Carramimbre recupera el factor campo

Álex Reyes defiende a un jugador melillense. /Nuria Rioja
Álex Reyes defiende a un jugador melillense. / Nuria Rioja

El Ciudad de Valladolid remonta en la segunda parte un encuentro en el que llegó a perder de 20 puntos

MIGUEL ÁNGEL GUILLÉN (OPTA)Melilla

El Carramimbre recupera el factor cancha en un partido en el que los hombres de Paco García supieron dominar tras el descanso. Gran partido coral de los vallisoletanos que derrotan con todo merecimiento a un Melilla que fue de más a menos y sufrió con la zona que colocó el técnico castellano.

76 Melilla

Urtasun (5), Dos Anjos (13), Rubio (3), Gjuroski (-) y Franch (8). También jugaron Marín (5), Balaban (8), Vucetic (9), Agada (20) y Gilling (5).

78 Carramimbre

Gantt (13), Alvarado (6), Reyes (18), De la Fuente (16) y Adekoya (19). También jugaron Torres (-), Kazadi (4), De la Fuente (2), Aboubacar (-) y Novas (-).

parciales
19-13; 23-19; 14-23; 20-23.
Árbitros
Francisco Javier Bravo Loroño, Pol Franquesa Vázquez y Cristóbal Sánchez Cutillas. Sin eliminados.
Incidencias
Pabellón Javier Imbroda, ante 1.200 espectadores.

El primer cuarto comenzó con dos equipos muy fríos, quizá por el ambiente que había en el pabellón. Hubo un intercambio de canastas, aunque era el equipo de Valladolid quien llevaba una ligera ventaja gracias a los triples de Gantt y De la Fuente (6-8). Melilla, poco a poco, despertó con el paso de los minutos. Un triple de Rubio puso a los locales por delante (10-8). También lo hacía Franch hacía lo propio y aumentaba la ventaja a favor del Melilla, pero Valladolid no quería descolgarse del partido y otro triple de Gantt recortaba las diferencias hasta el 12-11. Solo en la recta final, con un triple de Vucetic y cuatro puntos seguidos, dos de Dos Anjos y dos de Marín, daban el mejor resultado hasta el momento para los locales (19-13).

En el segundo cuarto, el conjunto melillense entró mejor en pista que el conjunto de Paco García. La presión le causaba efecto y Agada anotaba de dos (21-13). Aunque Valladolid ponía la réplica con dos puntos de Astillero, Marín anotaba desde el tiro exterior para poner el 24-15, que junto a una canasta de Agada obligó a pedir al técnico del cuadro pucelano un tiempo muerto a falta de 7:39. Sin embargo, ese parón no hizo despertar al equipo de Valladolid, que soportaba un parcial de 10-0 con otra canasta de Agada y un triple de Gilling (31-15). El conjunto vallisoletano no estaba dispuesto a vender tan barata la derrota, y De la Fuente anotó cinco puntos seguidos para firmar el 31-20. Melilla intentaba frenar el juego exterior de los pucelanos y lo conseguía. Agada volvió a aparecer para robar la posesión y anotar de dos.

Los locales jugaban sus mejores minutos y Franch anotaba de tres para el 38-20 que redondeaba Urtasun con otro tiro de dos para poner la máxima de partido. Un parcial de 0-5 con un triple de De la Fuente y otro de dos de Reyes hacían pedir tiempo muerto a Alejandro Alcoba, pero el minuto de arenga táctica no le vino bien a Melilla, ya que Reyes y Adekoya le dieron cuatro puntos más a Valladolid para obligar a otro tiempo muerto local (40-29). Balaban anotaba solo bajo aro tras la reanudación, pero Adekoya cerró el cuarto antes del descanso con un triple (42-32).

El tercer cuarto arrancó con un Melilla que parecía querer romper el choque con canasta de Balaban y un triple de Urtasun, pero a partir de ahí desapareció y el conjunto vallisoletano metió una marcha más. Cinco puntos consecutivos de Adekoya, los dos primeros de tiro libre y los siguientes de un triple, y un tiro de tres de Gantt pusieron el marcador 47-40 a falta de 6:48. Comenzó a entrar el miedo en la grada del Javier Imbroda. Sin embargo, no se quedó ahí y los pucelanos seguían apretando. Otro triple de Adekoya acercó más a los suyos y, de nuevo Gantt, pusieron el parcial en 0-12 con tiempo muerto de Alejandro Alcoba. Valladolid quería más y dos tiros libres de Adekoya empataron el choque a 47 a falta de 4:30.

Los vallisoletanos estaban imparables con un juego muy fluido y moviendo muy bien el balón en el perímetro, lo que propiciaba buenos lanzamientos desde la línea de 6'75 como el que hizo Reyes, que puso a los suyos por delante (48-50) a falta de 3:50. Melilla apenas anotaba y podía mantenerse dentro del partido, demasiados errores no solo en defensa, sino también en la selección de tiro. Tras dos puntos de Agada y otros dos de Gilling, con el marcador en 56-52, Reyes anotó un triple sobre la bocina para poner el 56-55 al final del tercer cuarto.

El Valladolid llegó al último cuarto con claras opciones de ganar el partido y tras dos puntos iniciales de Balaban, el equipo de Paco García se enfundó el mono de trabajo. Un dos más uno de De la Fuente más otros dos puntos de Kazadi pusieron de nuevo al equipo vallisoletano por delante (58-60). El choque entró en una fase de intercambio de canastas donde el Valladolid salió beneficiado gracias a su acierto desde la línea de tres puntos. Alvarado anotó de tres y Agada intentó poner la réplica con dos puntos para mantener a su equipo en el partido (64-65), pero otra canasta de Kazadi obligó a Alcoba a pedir tiempo muerto (64-67) a falta de 6:52.

El Melilla intentó recomponerse con una defensa en zona que no causó efecto, ya que el Carramimbre siguió anotando desde lejos. Las diferencias son mínimas y una canasta de Agada hace pedir un tiempo muerto a Paco García (70-69) a falta de 3:21. Le salió bien el minuto de descanso al maestro, ya que Alvarado anotó de tres en la siguiente jugada (70-72). Dos Anjos solo anotó un tiro libre, pero Melilla fue capaz de recuperar el balón donde Agada hizo el resto colándose hasta la cocina para hacer dos nuevos puntos (73-72). Pero cuando parecía que Melilla iba a ver la luz, Valladolid golpeó con un nuevo triple, esta vez de Reyes (73-75) a falta de 1:03 con tiempo muerto local. Reyes volvió a anotar tras una recuperación pucelana y Melilla volvía a reaccionar con una jugada de dos más uno de Franch (76-77) a falta de 28 segundos. Un tiro libre de De la Fuente tras una personal forzada de Melilla puso el 76-78 con 20 segundos por delante para el equipo local, que podía intentar el triple o forzar la prórroga. Sin embargo, por unos segundos, Franch se quedó solo bajo aro, pero el base melillense no fue capaz de anotar. Así terminó el partido con victoria del Valladolid, que consigue lograr una victoria crucial en el 'play-off' para obtener el factor cancha.