El Carramimbre gana en Castellón para seguir en la pelea

Sergio de la Fuente se hace con el balón./
Sergio de la Fuente se hace con el balón.

Los de Paco García no fallaron en la cancha de TAU y se jugarán el todo por el todo en las dos últimas jornadas

El Norte
EL NORTEValladolid

Las finales están para ganarlas y así lo hizo el Carramimbre CBCV en su salida a Castellón. Los pupilos de Paco García firmaron un encuentro brillante de principio a fin e impusieron su motivación de cara a los playoffs para llevarse la victoria en la cancha del TAU. A falta de solo dos jornadas, las ardillas tienen en su mano el poder disputar la promoción de ascenso.

83 TAU

Zabas Evaldas (6), Brano Djukanovic (18), Romà Bas (9), Nicholas Washburn (10), Juan José García (12) -quinteto titular-. También jugaron: Tautvydas Sabonis (7), Chema García (0), Joel Sabaté (6), Javi Lucas (13), Víctor Rodríguez (0), Danilo Fuzaro (0) e Isao Kinoshita (2).

94 CBC Valladolid

Óscar Alvarado (5), Greg Gantt (21), Álex Reyes (8), Sergio de la Fuente (13), Jubril Adekoya (9) -quinteto titular-. También jugaron: Mike Torres (18), Álvaro Reyes (-), Jonathan Kazadi (9), Daniel Astilleros (2), David Fernández (-), Seydou Aboubacar (2) y Carlos Novas (7).

Sin apenas margen de error para continuar en puestos de playoffs, la salida del Carramimbre CBCV era catalogada de «final» por el propio Paco García y así quedó patente desde que se lanzó la bola al aire. Con Jubril Adekoya partiendo de titular, los visitantes comenzaron con mayor ritmo que los valencianos y se hicieron con el mando del partido a las primeras de cambio (6-11).

Con la obligada apuesta de un quinteto pequeño y la cautela de mantener fuera de la cancha al único pívot del plantel, Seydou Aboubacar, el conjunto vallisoletano veía con buenos ojos cómo su planteamiento salía cara. Los buenos minutos de Jubril Adekoya (nueve puntos, dos rebotes y 12 de valoración), respondiendo a la confianza de su técnico, le valían a las ardillas para para mantener la renta inicial y despedir un primer acto vistoso y con ritmo que se llevaron los foráneos (17-22).

Sin Joan Faner ni Eduard Gatell, TAU Castelló perdía dos pilares, pero aun así iba a presentar una bonita y dura batalla a un Carramimbre que se jugaba el todo por el todo. Ante las ausencias, emergió la figura de Javi Lucas para anotar siete puntos consecutivos y evitar que el conjunto carmesí se escapase en el marcador (26-29). Los locales, así, mantuvieron la inercia positiva y continuaron liderados por el ala-pívot alicantino (11 puntos y 14 de valoración al descanso) a pesar de los buenos minutos de su par, Sergio de la Fuente (ocho tantos y cinco capturas). Tal fue la igualdad colectiva que la primera mitad terminó con tablas (42-42).

Gantt, el hombre triple

De ese modo, la paridad que se reflejaba en el marcador también se mantenía a nivel estadístico. A pesar de la falta de centímetros en la pintura, el Carramimbre CBCV plantó cara en el rebote y únicamente se resintió en su acierto exterior (2/7 en la primera mitad, 28%), faceta que aprovechó TAU Castelló (5/11) para mantenerse a rebufo, pero que cambió diametralmente tras el paso por vestuarios.

Todos los triples que anotaron los vallisoletanos en los dos primeros periodos, cayeron en el tercero. Greg Gantt sacó el fusil y anotó cuatro triples prácticamente consecutivos, amén de otro logrado por Carlos Novas, para dinamitar el encuentro (52-60) y obligar a Toni Ten a parar el bombardeo. Sin pívots, la larga distancia se erigía como la mejor opción para un conjunto pequeño pero veloz en el perímetro.

El escolta floridano, que había anotado seis puntos en la primera mitad, firmó quince en un tercer periodo descomunal en el que también aportó el capitán Sergio de la Fuente (doble-doble ya y 19 de valoración) para tirar del carro y afrontar los últimos diez minutos (63-69) con muchas opciones de hacerse con la victoria en el Ciutat de Castelló. El sino de la lucha por el rebote también había cambiado (25-33 al final) y los visitantes se agigantaron en esta faceta para evitar la reacción de los valencianos.

Mike Torres fue quien cogió el testigo de los estiletes de Florida y Vitoria para firmar un buen comienzo de primer cuarto y encarrilar, aún más, el triunfo para los de Paco García. Ocho puntos con su sello llevaron al Carramimbre a una máxima de 13 puntos a falta de 4:23 (73-86) que prácticamente sentenciaron la contienda, aunque los castellonenses trataron de evitarlo con todas sus armas. El ritmo del tercer periodo y la motivación que había impreso el técnico vallisoletano a lo largo de la semana espolearon al Ciudad de Valladolid para imponerse en una auténtica final (83-94) que mantiene intactas las opciones de promoción a falta de dos jornadas.