Baloncesto

El Carramimbre despide la temporada con otra muestra de coraje (51-58)

Kok machaca el aro de El Prat. /Alberto Mingueza
Kok machaca el aro de El Prat. / Alberto Mingueza

El Prat, que fue siempre fue por delante en el marcador, demostró ser un equipo potente, sólido y de enorme calidad

Miguel Ángel Pindado
MIGUEL ÁNGEL PINDADOValladolid

El Carramimbre finalizó su temporada con un partido que refleja lo que ha sido este curso. Una pelea constante, una defensa excelente que le ha dado muchas alegrías, y un ataque irregular y con carencia de acierto. A pesar de todo, el equipo ha cuajado una espectacular temporada, con el colofón del regalo de un 'play off' complicadísimo y que, hoy por hoy, le quedaba muy largo al conjunto de Paco García. Los vallisoletanos lucharon a tope y se merecieron el aplauso y el reconocimiento de su fiel, pero escasa afición. El Carramimbre se jugaba continuar con vida en esta 'play-off' pero la respuesta del público vallisoletano no fue ni mucho menos la esperada. Una entrada de partido liguero normal, con poco más de dos mil espectadores no ayudó al equipo a sentirse realmente respaldado por su afición. Y más aún cuando enfrente está un equipazo con la mejor defensa del campeonato, una plantilla de indudable calidad y un fondo de armario casi infinito.

Comenzó muy bien en defensa el Carramimbre, maniatando al gigante Andriuskiev y evitando los lanzamientos exteriores, pero a la contra, los de Paco García se mostraron especialmente fallones en los lanzamientos. No les entraba casi nada, pero al menos mantenían la intensidad defensiva y evitaban el despegue del Prat. La cuestión era saber quien de los dos comenzaría a acertar y por desgracia fueron los catalanes los que encontraron el aro. Un tiempo muerto de Paco García para intentar buscar mayor efectividad no dio resultado y fueron los catalanes, con un par de triples y la aportación de Cate en la pintura, los que empezaron a ensanchar el marcador hasta un 9-20 con el que acabó el primer acto.

Volvió el Carramimbre a la pista con la intención de evitar los lanzamientos lejanos y probar fortuna dentro de la zona aprovechando los cambios en el equipo catalán. Y funcionó, por que los vallisoletanos, peleando bajo el tablero, cortando por dentro, comenzaron a reducir diferencias mientras los catalanes se dedicaban a dar mamporros a diestro y siniestro con la aquiescencia arbitral. Y si algo le gusta al Carramimbre es la pelea. En el cuerpo a cuerpo, los de Paco García le hicieron un parcial de 11-2 que dejó el marcador en un 20-22 que alimentaba las esperanzas. El Prat no lo dudó y volvió a su quinteto de gala. Las cosas ya no estaban tan claras y la lesión de Graham Bell, dejó cortados a los vallisoletanos que intentaron de nuevo los lanzamientos lejanos sin absolutamente ninguna fortuna. El regreso de Andriuskiev devolvió el poderío a El Prat, aunque el Carramimbre no le perdió la cara, manteniendo cortas diferencias y marchándose al descanso con un esperanzador 27-33, tras una nueva y última jugada polémica que los colegiados no apreciaron.

Tras el descanso, Paco García apostó por dos bases, Alvarado y Chatman, con Gantt de alero y Kok y De la Fuente bajo los tableros, que tan buenos resultados le había dado en el segundo cuarto. El partido estaba donde quería el Carramimbre, en la lucha, en la brega bajo los tableros, forzando con su defensa los errores en el tiralineas de El Prat que, a pesar de todo, mantenía su escasa renta. Un par de polémicas decisiones calentaron al público y aumentó el coraje del equipo. En el minuto 27 anotó el Carramimbre su primer triple de la mano de Chatman para colocar el 37-38, pero poco le duró la alegría a los vallisoletanos, ya que El Prat devolvió la moneda con un triple de Saúl Blanco y dos puntos más de George. Además, el regreso a la pista de Andriuskiev frenó en seco la aportación ofensiva local (37-43).

Todo quedaba abierto para el último y definitivo cuarto. El Carramimbre estaba acoxtumbrado a marcadores bajos, pero la defensa del Prat asfixiaba a los locales y les impedía los lanzamientos exteriores. Sorprendio Paco García con una defensa zonal 3-2 en las primeras acciones que permitió volver a ponerse a tan solo un punto con el segundo triple del equipo de la mano de Gantt (42-43), pero por enésima vez, los de El Prat encontraban soluciones y acierto desde la línea de tres para volver a distanciarse. Paco García paró el partido, a falta de cuatro minutos para intentar la heróica de remontar los diez puntos de desventaja (45-55) con su cinco de gala. Dos canastas consecutivas llevaron a Arturo Alvarez a pedir un tiempo muerto para poner un poco de orden en su equipo y salvar los escasos minutos que faltaban. Y toda la presión y lucha que puso el Carramimbre, la desbarató Cate con un triple forzado para después fallar dos tiros libres. No hubo tiempo para más. El Prat demostró ser un equipo con un enorme potencial y continuara en busca del ascenso. El Carramimbre puso punto y final a la temporada.

 

Fotos

Vídeos