Baloncesto

El Carramimbre compite, pero no le da para ganar al Prat

Las ardillas, en la pista del Prat. /Carla Sam
Las ardillas, en la pista del Prat. / Carla Sam

Cuarta derrota consecutiva del conjunto vallisoletano, que sigue sin poder obtener la ansiada duodécima victoria

EL NORTEValladolid

Otra jornada con 'déjà vu' para el Carramimbre. Al igual que en Vitoria, los vallisoletanos jugaron bien, compitieron bien, pero cayeron de nuevo. CB Prat no dio pie a la campanada de las ardillas (67-57) y asestó la cuarta derrota consecutiva a Paco García y sus pupilos, que siguen ansiando una duodécima victoria que se está resistiendo demasiado. El próximo fin de semana, eso sí, el Ciudad de Valladolid tendrá una nueva oportunidad de conseguirlo en Pisuerga y frente al Actel Lleida.

Mucho más enchufados que los locales, el Carramimbre firmó un fulgurante comienzo de partido en el que se sumaron puntos de todos los colores y muy repartidos entre los titulares de Paco García: los mates de Rowell y Kok, sumados a los dos triples de Gantt y otro de Sergio de la Fuente, otorgaron las primeras rentas a los vallisoletanos (6-15) en un visto y no visto. El acierto exterior fue espectacular (3 de 3), pero el factor sorpresa, sin embargo, se fue diluyendo con el paso de los minutos y emergió la figura de Caleb Agada para liderar a los suyos.

El aro del Joan Busquet se empezó a cerrar para las ardillas y las pérdidas propiciaron muchos puntos fáciles para los locales, que fueron recortando diferencias poco a poco. El segundo cuarto fue vibrante y se vieron varias acciones de bella factura por parte de ambos bandos que hicieron las delicias para el espectador, no así para un paco García que veía como su renta se esfumaba en la última posesión del primer cuarto, que finalizó 21-21.

67 Prat

Andriuskevicius (8), Emmanuel Cate (4) (quinteto titular). También jugaron Gerbert Martí (0), Marc Blanch (11), Pep Ortega (0), Marlon Johnson (14) y Saúl Blanco (2).

57 Carramimbre

Rowell Graham-Bell (6), Sergio de la Fuente (8) y Jito Kok (6) -(quinteto titular). También jugaron Daniel Astilleros (0), Álex Reyes (2), Lamont Barnes (0), Henri Wade-Chatman (4), Cristian Uta (2) y Max Hopfgartner (-).

Parciales
21-21, 16-10, 12-15 y 18-11.
Árbitros
De Lucas De Lucas, Ángel y Sánchez Benito, David.

Los locales aprendieron la lección del primer periodo y salieron mucho más centrados en el segundo y empezaron a demostrar por qué son la mejor defensa de la liga, cortando las líneas de pase y asfixiando a los visitantes. El Carramimbre se atascó a la hora de encontrar los puntos y comenzó a desangrarse con las pérdidas (10 en la primera parte), recibiendo el consiguiente castigo del cuadro pratense que gozó de sus mejores minutos corriendo al contraataque y se colocó con máxima a su favor (31-35). Tras el tiempo muerto solicitado por Paco García y un parcial de 0-4, el encuentro se apretó de nuevo, pero el arreón final de los catalanes les devolvió el mando (37-31) antes de marchar a vestuarios.

Tal y como ocurrió en la primera parte, fue el Carramimbre el equipo que mejor saltó a la cancha. Un parcial de 0-6 volvió a empatar el encuentro y obligó a Arturo Álvarez a solicitar un tiempo muerto para cortar el ritmo de los vallisoletanos. Los pupilos de Paco García no querían hincar la rodilla tan pronto y llegaron con vida al último asalto (49-46) tras mejorar en la circulación de balón y firmar un gran tercer periodo en todas las facetas y por parte de todos los jugadores.

Las buenas sensaciones se esfumaron durante unos minutos que aprovechó un espectacular Marlon Johnson para poner tierra de por medio con los visitantes (55-46). Tras varias posesiones de desconexión, Greg Gantt devolvió al Carramimbre a la realidad, dispuestos a dar la campanada en el Joan Busquets, pero los locales no estaban por la labor de tropezar en casa y perder la estela de los gallitos de la liga LEB Oro. Y fueron capaces de subir una marcha más cuando la situación lo requería.

A pesar de que los vallisoletanos nunca llegaron a estar más de siete puntos por debajo en el marcador desde entonces, tampoco fueron capaces de ponerse por delante y los locales, como acostumbran, se desenvolvieron mucho mejor en un tanteo bajo y apretado. El veterano Marc Blanch emergió en los últimos instantes y dejó el duelo prácticamente visto para sentencia (63-55) a falta de un minuto. Con todo decidido en la recta final, no hubo tiempo para milagros ni debacles y el cronómetro murió con un resultado final de 67- 57. Otro 'déjà vu' para el Carramimbre, que compitió bien, jugó bien, pero perdió de nuevo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos