Baloncesto: LEB Oro

El Betis muerde el polvo en Pisuerga

Mike Torres se dispone a entrar a canasta ante la oposición de Dee. /H. Sastre
Mike Torres se dispone a entrar a canasta ante la oposición de Dee. / H. Sastre

Los de Paco García derrotan al millonario conjunto andaluz desde la pintura

EL NORTEValladolid

Segundo partido en Pisuerga y segundo triunfo de la temporada. El Carramimbre tumbó a uno de los grandes favoritos al ascenso (74-67), Real Betis Energía Plus, y puso la guinda de la victoria a una cita solidaria contra el cáncer de mama que ya suponía todo un éxito para la causa. Los de Paco García dominaron desde el principio aunque sufrieron para sellar un encuentro que encarrilar en los primeros minutos del último cuarto.

74 Carramimbre CBCV

Óscar Alvarado (3), Greg Gantt (10), Carlos Novas (4), Sergio de la Fuente (17), Bradley Hayes (12) -quinteto titular-. También jugaron: Jubril Adekoya (9), Mike Torres (2), Álvaro Reyes (-), Daniel Astilleros (2), Jonathan Kazadi (6), Seydou Aboubacar (0) y Álex Reyes (9).

67 Real Betis Energia Plus

Dani Rodríguez (10), Thobias Borg (7), Thomas Bropleh (10), Obi Enechonya (3) y Matt Stainbrook (12) -quinteto titular-. También jugaron: John Dee (8), Babatunde Olumuyiwa (1), Lluís Costa (4), Pablo Almazán (2), Mamadou Samb (2) y Rinalds Malmanis (8)..

Parciales:
19-18, 25-18 (44-36 al descanso), 9-12, 21-19 (74-67 final)
Árbitros:
Bravo Logroño, Lizana Moreno y Areste Giralt.
Incidencias:
Partido disputado en el Pabellón Pisuerga ante poco menos de 3.000 aficionados. Los jugadores locales lucieron unas camisetas rosas en solidaridad con la lucha contra el cáncer.

En un Pisuerga vestido de gala para la ocasión, Carramimbre y Real Betis se medían en el partido de la jornada y no defraudaron desde el inicio. El conjunto carmesí, teñido de rosa ante los béticos, se sustentó en un colosal Bradley Hayes que impuso su ley en el primer cuarto. El pívot norteamericano reboteó, especialmente en ataque, taponó y anotó hasta alcanzar los diez de valoración en los primeros diez minutos. Su exhibición sirvió para liderar un 10-0 de parcial (10-4) que, sin embargo, no fue suficiente para despegarse de los béticos al término del periodo inaugural (19-18).

El Carramimbre siguió atrapando rebotes ofensivos y haciendo daño en la pintura de los andaluces con la segunda unidad en cancha. Un parcial de 7-0 obligó a Curro Segura a solicitar un tiempo muerto a falta de cuatro minutos para llegar al descanso, pero para entonces la ventaja local ya era de diez puntos (34-24). Los de Paco García, muy activos e intensos en defensa, provocaron un total de 12 pérdidas de los verdiblancos y, liderados por Sergio de la Fuente (14 puntos y 16 de valoración al descanso), cerraron la primera mitad por encima en el marcador a base de músculo (44-36).

Sin Matt Stainbrook en cancha, que tuvo que ser atendido por una brecha en la cara, el Real Betis fue incapaz de parar a los interiores de un Carramimbre que dominó la pintura con autoridad. Con el regreso al parqué del pívot visitante se igualaron las fuerzas y las torres vallisoletanas empezaron a sufrir para sumar puntos. De hecho, sendos conjuntos necesitaron más de tres minutos para anotar la primera canasta de la segunda parte.

Cinco minutos acaban con el Betis

Sin Matt Stainbrook en cancha, que tuvo que ser atendido por una brecha en la cara, el Real Betis fue incapaz de parar a los interiores de un Carramimbre que dominó la pintura con autoridad. Con el regreso al parqué del pívot visitante se igualaron las fuerzas y las torres vallisoletanas empezaron a sufrir para sumar puntos. De hecho, sendos conjuntos necesitaron más de tres minutos para anotar la primera canasta de la segunda parte. Pero una vez se abrió la veda, fueron los béticos quienes empezaron a ver el aro con más claridad y redujeron las distancias antes de afrontar el último y decisivo cuarto (53-48).

Aunque se antojaba unos últimos diez minutos de infarto, el Carramimbre metió la directa y asestó un 15-5 en cinco minutos que prácticamente tumbaron a los andaluces. El partido se había convertido en un correcalles y, tras dos pérdidas consecutivas, Paco García se vio obligado a llamar a la calma. El técnico vallisoletano solicitó un tiempo muerto para enfriar un partido que prácticamente tenía en su mano (68-55 a falta de cuatro minutos) y que no se tiró por la borda, a pesar de que los sevillanos no se rindieran hasta el final (74-67).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos