Baloncesto

Las bajas condicionan

Jito Kok entra a canasta pese a la oposición de un defensor. /H. Sastre
Jito Kok entra a canasta pese a la oposición de un defensor. / H. Sastre

Paco García no puede contar con sus pívots Jito Kok y Cristian Uta, convocados por sus respectivas selecciones

Miguel Ángel Pindado
MIGUEL ÁNGEL PINDADOValladolid

Mermados de efectivos por culpa del denominado 'virus FIBA' o por ser más precisos por las denominadas 'ventanas FIBA', el Carramimbre Ciudad de Valladolid se desplazará este viernes hasta Lleida para medirse al conjunto local, el Actel Força Lleida (21:00 horas, pabellón Barris Nord), un partido que se presume igualado, dada la situación de ambos conjuntos en la tabla, pero que las bajas y las circunstancias especiales han desvirtuado, con perjuicio principal para el conjunto vallisoletano.

Paco García no puede contar para este partido con sus dos pívots, Jito Kok y Cristian Uta, que están disputando los partidos con sus respectivas selecciones. Así pues, el Carramimbre solo podrá contar con ocho jugadores seniors en Lleida, más dos juniors (Eduardo Castaño y David Paniagua) que completarán la expedición. Hombres como De la Fuente,Hopfgartner o Graham-Bell deberán multiplicarse aún más si cabe para suplir las bajas de sus compañeros en la pintura. En el Lleida la única baja es la de Herme, pero para ello han fichado al letón David Rozitis.

Paco García mostró en primer lugar un agradecimiento muy especial al conjunto zamorano del Virgen de la Concha, de Liga EBA, que ha cedido a su jugador Alioune Senghor para entrenar esta semana, ante la ausencia de pívots en el conjunto vallisoletano.

«Hemos cambiado algunos detalles y habrá que hacer cosas diferentes ante la ausencia de centímetros. Sergio y Hopfgartner tendrán que jugar de pívots y Álex Reyes y Graham-Bell harán de 'cuatros'. Es complicado cambiar de golpe tu estilo de juego. Seguiremos defendiendo a muerte e intentar correr el contragolpe», afirmó el técnico vallisoletano, que buscará «un partido lo más abierto posible, mi equipo esté preparado para competir y si luego los centímetros se imponen, pues que le vamos hacer».

Otra locura de la FEB es poner un partido el próximo martes, cuando los internacionales apenas han podido regresar de sus respectivas convocatorias. «Tenemos los dedos cruzados para que Jito Kok y Cristian Uta puedan llegar el lunes y entrenar al menos por la tarde parar preparar el partido del martes ante el Cáceres», comentó Paco García visiblemente enojado por la incongruencia de una gestión federativa que solo perjudica al baloncesto. «No entiendo por qué la Liga Endesa o la Liga Día femenina paran por los compromisos internacionales y nosotros no, y nos ponen otra jornada inmediatamente después para que en Pisuerga haya 500 personas y no los 2.000 habituales porque tenemos que competir con la 'Champions', o que dos clubes como Lleida y Valladolid acuerden un aplazamiento del choque y la FEB lo haya rechazado. El propio mundo del baloncesto se pone tantas zancadillas, que quizás ello explique la LEB Oro no tenga patrocinador ni promoción mediática televisiva».

Nada más acabar la rueda de prensa, Paco García tenía sesión de video con sus hombres.